29 octubre 1995

,
«En esta región mi oficio es un superviviente». 
Jesús Juez [maderista] 

Jesús Juez nació en la localidad palentina de Cervera de Pisuerga, en el barrio de Arriba. Aunque en la actualidad es un importante maderista, su verdadero oficio es carretero. Juez, que hizo carros y ruedas, compró la primera subasta con un carnet prestado. Fue alcalde de la villa entre 1979 y 1983 con el primer Ayuntamiento democrático.
Jesús es un hombre campechano, abierto, sencillo, que hace bueno cualquier renglón de nuestro refranero. Cuenta que empezó con una cepilladora, cuando las dificultades para establecerse por cuenta propia eran mayores, dado la escasez de materiales. Jesús quiso lanzarse a la aventura: "Yo nunca miraba lo que ganaba, miraba lo que aprendía». Un día le contó a su amigo Felipe Calvo, por quien bebìa los vientos, que en cierta ocasión alguien le había traído una escopeta a reparar, con tan mala suerte que se rompió el muelle, ¿Cómo le iba a entregar así la escopeta a su dueño?». Y así fue como se dispuso a elaborar un muelle nuevo, lo que supuso muchas pruebas hasta dar con el temple adecuado. Felipe Calvo, que era un personaje abierto a todos, captó el mensaje y tanto le impresionó que quiso llevarle a dar una conferencia a la Complutense. "Tú tranquilo -le dijo- he cursado cincuenta invitaciones». A la 1,30 de la tarde me llaman de Televisión. Yo estaba pendiente de todos. Aquello era demasiado, nunca pasé un trago peor». Jesús Juez llegó al locutorio y se lo encontró abarrotado. La gente de pie, contra la pared, como podían, dos mil personas, los pasillos llenos, los focos encima, las cámaras de la primera cadena de TV sobre la cara, sin perderse los movimientos de un herrero de pueblo que iba a disertar sobre cómo fabricar muelles de escopeta. Los expertos lo calificarían después como un casa insólito y la experiencia le quedó grabada porque al final todos de pie, aplaudieron sin cesar a aquel personaje que sin querer se había ganado un puesto en la Universidad.



 
Froilán de Lózar CERVERA DE PISUERGA


¿Cómo se hizo carretero?
Entonces era muy difícil establecerse. Había que cortar los hierros usados con la tajadera para hacer pletinas, debido a la escasez de materiales. Tenìamos que empalmar en trozos las llantas de los carros.

¿Entonces, podemos decir que... usted fue carretero antes que fraile?
Así me consideran todavía hoy los que vienen de diferentes puntos de Castilla y León para preguntarme, como superviviente de carreteros. La ventaja es que yo lo montaba todo. Reformaba los ejes para hacerlos nuevos.

¿Aquel oficio tenía salida?
Yo tenía un trabajo tremendo. Tuve hasta doce carros encargados.

¿Cuánto tiempo llevaba hacer un carro?
Doce o quince días, depende de cómo fuera el sistema, bien de cañas y estadonchos o de tablero. Nunca miraba lo que ganaba, sino lo que aprendía.

¿Cuánto costaba un carro?
El carro completo, con armadura y freno, se cobraba unas 4.500 pesetas.

¿Después se tiró al monte?
Los cornienzos míos fueron difíciles. Empecé sin una peseta. Me refugié en el carretero de Salinas. A base de trabajar a mano, metiendo muchas horas, hasta que pude comprar el eje de la cepilladora. Lo demás lo hice yo. Claro que tenía que tener dos motores porque metía muchas horas y eso reventaba las máquinas.

¿Qué opinión tiene como miembro que fue de la Reserva Nacional de Fuentes Carrionas?
Yo he opinado a este respecto que el reparto sea proporcional con las hectáreas aportadas por cada pueblo y el dinero que les corresponda sea entregado directamente a cada Junta Vecinal de la zona. ¿Por qué tienen luego que andar pidiendo para una cosa y para otra...?

¿Qué es lo que más recuerda de sus años como alcalde de Cervera de Pisuerga?
Mi mayor satisfacción fue la traída de aguas de Rebanal de Las Llantas. Luego, quiero quitarle hierro a algunos comentarios que he visto, señalando que Cervera de Pisuerga siempre sonaba bien en Palencia. Nunca pedí audiencia al gobernador. Cuando lo necesitabas ibas y siempre eras bien recibido.

¿Qué obras quedan pendientes en su opinión?
Poner en marcha la central de Ruesga. Ello reportaría unos beneficios para el pueblo, bien vendiendo o ejecutando el consumo del alumbrado público.

¿Y cómo ve usted la concentración parcelaria?
La concentración parcelaria va a suponer un paso adelante para la vida de los pueblos. Siempre se trabajarán las fincas agrícolas con menos esfuerzo que tal y como se labran en la actualidad. Eso debe estar realizado con mucho acercamiento a quienes viven aquí Hay que hacelo donde procede y no donde ellos estudien desde la mesa...

¿Para usted el pantano de Vidrieros estaba ya condicionado?
Hombre, al pantano no hay que decir que no. Efectivamente, hay que condicionarlo y que reviertan beneficios en la zona. Hacer el pantano y no acordarse de esta gente para nada, eso es inhumano...



Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

22 octubre 1995

,
«El descenso de natalidad y el cierre de minas están destrozando Cervera».
+Abundia Álvarez [Empresaria]

Abundia Alvarez nació en Pozancos, un pueblo cercano Olleros de Pisuerga. Nadie sabe su edad. Se levanta con el gallo y se acuesta con el Telediario de Mariñas. Pocas personas conocen el nombre de pila de esta mujer, que me recuerda sus historias. Su memoria es impresionante: «La madre de tu mujer era de Polentinos. El padre, Fernando, de Herreruela; Pepe, su primo, es hijo de Felipe, que vive en Bilbao ...
Una presentación similar a ésta que me hizo a mí puede hacerla con cualquiera de los que viven o vivieron en la comarca palentina. Mujer amable, agradecida, se desborda en recuerdos, cosa que ya ocurriera con alguno de los protagonistas anteriores, y sólo la confianza que se genera en el ambiente te da pie para que la conversación no se te pierda. Mantenemos la charla en un rincón del bar, con un chupito de orujo sobre la vieja mesa, mientras va y viene el personal. 
Cuando llego a la cita, acaban de salir una veintena de personas que, invitados a una boda de un joven de Tremaya, después de salir de misa, han venido donde "La Cascarita" a comer escabeche. Su abuela Lorenza hizo esta casa hace ciento cincuenta años.



Froilán de Lózar. CERVERA DE PISUERGA



-¿Cuántos años lleva regentando este local?
-Soy sucesora de Pío y llevo aquí cincuenta y cinco años vendiendo vino, bacalao y harina. (En este punto tiene un recuerdo para su marido, Valentín Sánchez).

-Tengo muchas cosas que preguntarle, pero hay una que no quiero dejar escapar, ¿cómo hacían la gaseosa?
-En el año 40 éramos fabricantes de gaseosa. Se hacía con agua del grifo saturada, un serpentín y un tubo de ácido. Eso lo ha hecho Valentln durante veinticinco años.

-¿También tenían fábrica de hielo...?
-Sí. Les compramos la máquina de hacer hielo a los sobrinos de Zurita, de Herrera de Pisuerga. Teníamos un depósito de nieve. Lo recogíamos en diciembre y enero, cuando nevaba, y nos duraba un año, hasta que volvía a nevar otra vez. Se metía con carros en un depósito y se aplastaba con pisones: Con compresores, agua salada y motores se congelaba en piezas que pesaban diecisiete kilos.

-¿Se acordará usted de Manolo Nestar?
-¡Manolo Nestar! Bebía aquí el blanco. Era amigo mío... Familia de Matìas Barrio y Mier, el que nació en la casona de Verdeña. Era corpulento, tenía minas en Areños. Un día fue a Santander y compró todas las entradas del cine. Tiene un sobrino, notario, retirado ya, Rodríguez Nestar, y una sobrina que vive aquí... Manolo Nestar sabía freir un par de huevos con billetes dé mil pesetas.

-Aquí viene mucho el personal a comer avellanas...
-Mira, las avellanas aquí, como en León la Virgen del Camino.

-¿Antes había secuestros y extorsiones como ahora?
-Aquí secuestraron a José González Tejerina y a su hermano Benito. Les secuestraron Los Campillos. En Celada de Roblecedo secuestraron a Laureano de la Hera, hijo de Froilán de la Hera. Pidieron un millón por Pepe y medio millón por Laureano...

-¿Vd cree que ahora se maneja más dinero?
-Sì... en el año 1940, ya vendía la copa de orujo a diez céntimos y el medio litro -"que se decía un jarrillo- a veinticinco céntimos.

-¿Hay algo que no sepa?¿Alguien a quien no conozca?
-Conozco a familias enteras. Clientes de allá que son de acá, Nombres y apellidos de abuelos, padres, nietos y bisnietos...

-¿Usted que conoce todos los entresijos del contorno, recuerda la Fonda de La Perniana?
-Esa la he visto abrir y crerrar... He visto abrir el Resbalón...

-¿Cómo eran las ferias de antes?¿Se vendía mucho escabeche?
-Las ferias duraban tres días. Venía la gente andando, se hacían doce ferias al año: San Antón, Domingo de Ramos, La Ascensión, El Corphus... ¡Eran todas inmejorables.!

-¿Cómo ve usted el futuro de Cervera?
-Cervera, en la época que te cuento, tenía mucho ambiente, porque cuando se hizo el Salto del Nansa pasaban por aquì los camiones que transportaban el cemento. Ahora es cuatro veces màs grande que cuando vine yo, pero los matrimonios no tienen niños: uno, dos, ninguno y Cervera está deshecha porque las minas han cerrado. No hay gente... No hay dinero....

 "Protagonistas de la montaña palentina."

21 octubre 1995

,
Nunca he necesitado exhibir ante nadie un carnet de periodista. Lo he tenido, lo he conservado y ahora mismo los responsables de éste y otros medios reciben y publican mis trabajos apoyándonos ambos en la necesidad de darle vida a estas comarcas palentinas que esperan una respuesta digna y urgente que ya no podrá darse.



Ese al menos es mi planteamiento, cuando conociendo en profundidad la zona norte, la visito a menudo, converso con la gente y extraigo lo más urgente de lo que oigo, veo y presiento. No perdamos la esperanza, pero seamos realistas, pisemos ya la tierra, porque pese al rigor de los últimos informes, pese al fervor de los últimos cánticos, aún cuando depositemos nuestro mejor deseo en el futuro de este pueblo, lo lógico es, parece, mantener una cierta distancia, esperar un tiempo más propicio, sugerir en todo momento una buena dosis de paciencia porque nuestro camino debe todavía abordar muchas dificultades.

Todos los asuntos que venimos abordando en este espacio han sido por lo general comentarios breves a una situación que pese a seguir demandando atenciones ha ido ganando enteros poco a poco, hasta verse consolidada la respuesta en un plan de proyectos que no dudamos puede y debe consolidarse como una vía de futuro.

En mi contra, tengo la distancia. A mi favor, todos los amigos y toda la familia que reside en este marco y sobre todo el apoyo de la prensa que ha entendido mi entrega desinteresada a exaltar el patrimonio y la palabra de la gente. Pero sin buscar condecoraciones personales -que nunca las admitiré- soy consciente de que las palabras no sirven si quienes las reciben se limitan a comentarlas mientras toman café, que han de afrontarse colectivamente, quitándole de esta manera el hierro a nuestro grito. Pongamos un ejemplo: en San Salvador, un buen número de vecinos estuvo dispuesto a firmar la negligencia de un médico. Se cursó la denuncia y cuando llegó el día de firmar los papeles, nadie dio el primer paso. El miedo es libre, pero somos arrieros y podemos encontrarnos mañana por esas jugarretas del destino padeciendo una situación similar y esperando el apoyo de un pueblo que no se hará efectivo nunca, porque tampoco nosotros cumplimos cuando llegó el momento.

Una escritora novel, que publica a la sombra de un prestigioso movimiento cultural mejicano, me envía un libro donde se incluye este pensamiento: "Se puede luchar contra todo, menos contra el tiempo". Y aunque sea cierto que el tiempo se lleve poco a poco a personas inquietas -recientes quedan los casos de Valentín Sánchez y José Luis Sardina, dos empresarios que colaboraron activamente en el auge y la promoción de la montaña-, aunque el tiempo se lleve a personas mayores, por esa ley de vida, siempre queda un aliento, una voz, una esperanza y a ellas debemos remitirnos.

Por eso es necesario que la prensa, quienes manejan las noticias en la provincia, traten con la mayor equidad todos los asuntos e insistan una y otra vez en la montaña palentina. Que sus voces no se apaguen, que no se duerman sus protestas, que se visiten y se cuiden sus pueblos, que se relancen sus tradiciones, que la historia tan ejemplar de muchas de sus gentes sirvan de aliento a otros, que todos los Estamentos e Instituciones colaboren con esta promoción y en conocimiento de tantos pequeños pueblos que viven esperando un futuro mejor, donde acaso puedan regresar quienes se fueron y nadie tenga que marchar dejando a la deriva sus raíces.

15 octubre 1995

,
Este pueblo ha sido muy festivo, pero ahora lo veo todo negro» 
Francisco Merino [escritor costumbrista] 

Francisco Merino Bravo nació un 10 de septiembre en Barruelo de Santullán. Fundador de varias revistas, director y actor del grupo de teatro Lope de Vega, redactor de las más prestigiosas revistas de pasatiempos, fundó el primer grupo de majorettes de España.
Cauto, observador, dolido por las mentiras y el expolio de cosas que tanto esfuerzo costaron crear y mantener, es conocido en esta villa por Paco, "El Tuerto". Paco tiene una memoria de elefante. Jaime García Reyero, desde Guardo, recuerda así uno de sus libros: "Un libro que hace cosquillas en el alma a todo el que conoce bien esta cuenca minera." Son gentes, éstas, terriblemente humanas, humildes, como archivos secretos que se van sin haber recibido la justa recompensa de su pueblo. A ellos, eso no les importa, porque lo llevan en la sangre, y lo dice muy bien Francisco López en las tapas de uno de sus libros: "Sopla el viento de la sierra". Paco Merino ha culminado una vida espléndida y rica, dejándonos para siempre en letra impresa la historia pequeña de un pueblo, singular que como muchos de sus habitantes padece una aguda silicosisis. Sólo espero que se emocionen conmigo al seguir estas palabras de un hombre que lo ha dado todo por su pueblo.


Froilán de Lózar. BARRUELO DE SANTULLAN



Paco, cuénteme cosas...
Me cuesta hasta pensar. Voy a intentarlo. Siendo promotor de todo lo que ha habido en Barruelo, pues aunque no fui presidente del CIT , estaba al frente de todos los proyectos, ahora vivo para ver degradado todo el pueblo en todos los aspectos. Desde que vi que no se intentaba detener ese asunto oscuro del carbón, me dije: no vuelvo a hacer nada de nada y no he vuelto a hacerlo.

Paco, quedarán los libros...
Bueno, los libros los tiene cualquiera .Yo los he publicado sin ánimo de nada.

¿De dónde viene la palabra guaje?
Esa palabra es de importación asturiana. Cuando empezaron a trabajar aquí se extendió el vocabulario, puede que sean unas 1.000 palabras, mucho también por la influencia campurrraina corno sucede en tu pueblo.

Para usted, que ha trabajado en las más prestigiosas revistas de pasatiempos, ¿qué valor tienen palabras como escuchimizados, esparajismos, caspilonia, orejuela...?
Esas han ida desapareciendo casi totalmente. Las nuevas generaciones no las conocen.

En Barruelo había mucha materia. ¿no ha escrito nada sobre la Guerra Civil?
La viví bastante de cerca. Escribí bastante sobre la División Azul, porque yo estuve año y pico.
Escribí influenciado por otros, pero lo rompí, no era mi estilo, yo me iba más por la rama humorística y en seguida me di cuenta que aquello no pegaba. Versos, sí, hice muchos, publiqué alguno en algún sitio, quizás lo hice porque la historia que nos presentan algunos historiadores que se llaman documentados , está tan manejada, tan deformada. que.., en fin, sobre la guerra pasemos un tupido velo.

A casi todo el mundo le hago una pregunta parecida. ¿cómo es en realidad la montaña palentina?
Un amigo mío, que venía a San Salvador , -venían a esquiar y yo iba con ellos al Prao de las Cabras, en la Abadía-, pues éste me enseñó en cierta ocasión unas fotografías que me impresionaron, y me dijo una vez que fui a verle a Madrid: Paco, he estado en Suiza. Y yo me lo creí. Resulta que luego me dijo que eran imágenes del Curavacas.

Barruelo ha sido un pueblo muy festivo. ¿La alegría se la daba el carbón?
No cabe la menor duda. Ahora lo veo negro. En aquella época era de lo que se vivía, la principal industria, cuando el almacén de luz de Madrid era Barruelo.

Mientras hablamos, Paco pasa las páginas inéditas de su último libro: "A bote pronto". No sabe si lo llevará a la imprenta, pero si los anteriores eran interesantes, este parece definitivo,
La primera banda municipal se fundó en 1917 Pasamos página y llegamos al primer grupo de majorettes, que Francisco activó y promovió. Hice hasta el diseño de los trajes. He ido a cincuenta mil sitios para recitar festivales benéficos, de variedades... (Sigue pasando páginas). El grupo de teatro Lope de Vega, que yo fundé y dirigí, estaba considerado coma uno de los mejores. En cierto ocasión nos hicieran un decorado donde se reproducía la Cripta de San Antolín.

Estando donde estamos es inevitable hablar de las tragedias.
Sí en este mismo libro viene un comentario de aquel terrible 23 de abril de 1941, cuado murieron 18 mineros por una explosión de grisú. Y es curioso, fíjate qué noticia y cómo se publicaba el periódico de la provincia, en un módulo, en un rincón, escondido entre los anuncios. De aquella tragedia hablaba un periódico de Madrid, La Libertad, en un verso titulado Duelo. "Hoy mi duelo va a las minas de Barruelo".

¿Lo del Golobar fue una chulada?
El Golobar se empezó con ganas, Angel Casas tenia mucho entusiasmo, pero luego vino el cambio y todo se fue abajo.

¿Cómo se curan las heridas que dejó la emigración?
Te puedes imaginar lo que teníamos y lo que quedó después. A muchos, afortunadamente les vimos bien, porque la mina ya sabemos en qué condiciones se trabajaba. No he conocido todavía a ningún barruelano que se fuera empujado por aquellas circunstancias que, donde haya ido, no se haya amoldado. Fueran fechas muy propicios y los barruelanos encontraron su sitio porque entonces se los disputaban por su preparación...


 "Protagonistas de la montaña palentina."
Extracto de la entrevista publicada en el "Norte de Castilla"
en la sección del autor "Protagonistas de la Montaña Palentina", 
el  15 de Octubre de 1995

01 octubre 1995

,
«En estos pueblos hay ahora una cultura y unos conocimientos que antes no había»
† José Vega Antuña [Jefe Administrativo de Minas]

José Vega Antuña nació en Langreo (La Felguera) en 1919, aunque llegó a Palencia en 1945 y se agarró tanto a la tierra que puso su empeño en defenderla a través de sus colaboraciones en los medios. Como alcalde de La Pernía se opuso a Gallardo, un secretario que alcanzó mucha fama y para impedir su destitución me recuerda que intervino incluso el gobernador Carlos Ruiz, aunque ya Vega había conseguido su objetivo, por el que sin duda recibiría después muchos zarpazos.
En aquella época conoció también la indiferencia de las autoridades de la capital por la montaña y supo bastante del arraigo del caciquismo, «una práctica aún en vigor que impide que las cosas vayan por su cauce», afirma. Durante su mandato, José Vega logró la fusión del Ayuntamiento de Redondo y Lores, aunque no pudo conseguir el de la Castillería, tierras hermanas, y próximas, que pasaron desd entonces a depender de Cervera de Pisuerga y que hoy -me confiesa- están arrepentidos». Fue el autor de un lema que sigue utilizándose todavía: "Pernía, paraíso palentino". Y sobrepuesto ya de un infarto, pasa estos meses estivales en su casa de Vado, preguntándose por La Robla, valorando siempre a las gentes que conoció, recordando su Asturias, pero impregnado hasta la médula de Pernía, tierras a las que agradece la acogida y el trato recibido. Ya está preparando su regreso a América donde viven y trabajan tres de sus seis hijos. Dos residen en Valladolid y una hija que es secretaria del director general de Duro Felguera.




Froilán de Lózar. VADO


¿Cómo recuerdas los tiempos del Cimbalillo?
Yo aquello lo hacía pensando en la gente que estaba alejada del país. La gente de fuera me estimulaba. No era por presumir ni quería ser protagonista. Lo hacía por aquella gente que marchó de Pernía y que les entusiasmaba oír cosas de su tierra natal.

¿No exagerabas un poco?
Dicen que exageraba mucho en las nevadas. Pero tengo cintas grabadas que se aproximaban bastante a aquellas narraciones. Vov a contarte una anécdota: mi mujer, hablando de las nevadas, decía que en Piedrashrengas nevaba tanto que mucha gente tropezaba con las chimeneas...y comprobó que era cierto. Ahora bien, tú lo sabes, pasando el Ballegón ya es otra historia, hubo nevadas de espanto. Yo me acuerdo cuando salían los hombres a abrir de huebra la carretera con las palas al hombro..A mí modo de ver siempre se le hizo un enfrentamiento desastroso al invierno. Los que venían al frente de las máquinas llegaban cansados a Venta Campa y allí hacia una sobremesa de cuatro horas, cuando había muchos pueblos incomunicados

A tu modo de ver, ¿cualquier tiempo pesado fue mejor...?
No. Ahora mismo en estos pueblos hay una cultura y unos conocimientos que antes no había.

Pero, la montaña es otra historia, ¿no?
Yo he notado esto mucho cuando bajaba por asuntos de la Alcaldía a Palencia. Los montañeses son diferentes al castellano. Yo lo noto mucho cuando llego a Herrera de Pisuerga.

¿Y crees que por ese motivo se les tendrá menos en cuenta?
No lo sé, pero a mí siempre me desagradó mucho el escaso apoyo que había por parte de las autoridades.

Entiendes que la montaña ha ido evolucionando?
Yo hace cinco años que dejé aquello. He estado en Valladolid y en California y me he desligado un poco, pero no se nota un cambio muy profundo, creo que la juventud no pone interés y muchos viven a la sombra de sus padres.

Tu vida está muy relacionada con la mina...
Sí, fui jefe administrativo en las minas de Felipe Villanueva. Después, por un error (sabe por qué pero no quiere decirlo para que no se revuelva el asunto que ya no importa), me culparon a mí porque faltó dinero y entonces yo estaba a disgusto. Así fue como, animado por el director de la Eugenia, me fui de jefe de Economato a San Salvador. El economato lo establecieron las principales minas del entorno: Sanfesa, La Vasco Cántabro, las 2 de Redondo, Cuesta, Eugenia y Cobre. Aquello me levantó la moral y allí estuve desde el 57 hasta hace cinco años. Fue la salvación mía en todos los aspectos.
Cuando yo llegué n picador ganaba 9,50 y trabajaba mucho más que ahora, sin los medios de que disponen hoy. Al salir del trabajo ya les estaba esperando la mujer con la pareja de vacas para ir a arar la tierra. En cuanto a las minas, en Pernía son muy difíciles de explotar y ya ves cómo van desapareciendo. Podría salvarse si se revalorizase el menudo.

Ya veo que estás preparando el regreso a América para el otoño, donde viven tus hijos, ¿qué impresiones has recibido de aquellas tierras?
Lo que más ha impresionado han sido las vías de cormunicacián, carreteras de ocho carriles, la limpieza que hay en los pueblos... Estuve en Las Vegas y eso es maravilloso, en San Diego visitando tus vestigios que quedan de los misioneros españoles. Allí todas las cosas se conservan con entusiasmo e interés. De allí me fui a Méjico. Tengo un primo que trabaja en la televisión mejicana, en las telenovelas y al que seguía en Valladolid con la Parabólica.

Entonces, ¿tiene un tío en América como rezaba la canción?
Sí, tengo dos, uno que fue director general de Industria con la República y un tío director del Banco de América.

¿México es lo que parece?
En Méjico encontré una miseria terrible. Ricos tan inmensos y pobres tan pobres...

Entonces ¿como aquí...?
Bueno, lo equivalente a España en el 36.

¿Dónde conoció a Antonio Villanueva?
Yo llegué en 1945 a Cervera. Antonio estuvo trabajando mucho tiempo conmigo y me impresionó. Ahora mismo sigo impresionado por !as casas que ha hecho en Cervera. Lo que me asombra es el olvido en el que se le tiene. Antonio y yo éramos íntimos amigos, nos contábamos todas las confidencias y no pude asistir al funeral porque me encontraba convaleciente de la operación.

¿Se desmanteló La Robla?
No concibo por qué ha desaparecido el tren de La Robla. cuando llegué yo aquí había un movimiento de espanto. Ahora, sin embargo, no hay nada Las rutas de comunicación para una zona son como las arterias paro el cuerpo...

Qué dejaste en San Salvador?
Muchos amigos y muchas zancadillas de seres envidiosos, sin escrúpulos, y añadiría, hasta sin alma, que fracasados y sin horizontes en la vida, no toleran, y sufren, porque el compañero, el vecino, e incluso el amigo triunfa por su talento, esfuerzo y tesón.

¿Es verdad que tú trajiste al «Presi»?
Sí, traje al famoso Presi, porque había muchos asturianos aquí. Recuerdo que actuó en el Teatro Calderón.

¿Una institución?
La Venta Campa es una institución en Pernía. Yo allí conocí a don Carlos Ruiz, a Luis, Dámaso... La Campanera el "Chicote" de Madrid.

Sinceramente. Vega, ahora que ya no tienes nada que ocultar, ¿te sientes perniano?
Me gusta Pernía y me siento perniano. Me tira Asturias y vuelvo cuando puedo. Pero donde yo pasé mis mejores años fue en Pernía y en Cervera. En Cervera me hice popular, cuando el futboll estaba en auge y publicaba en el periódico las crónicas satíricas. Me acuerdo mucho de aquel que llamaban "dios'. Me contaba muchas historias, aso me entusiasmaba....



Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

Follow Us @soratemplates