viernes, 21 de abril de 1995

,
Tenía previsto acudir a la cita que aquel Jueves Santo había concertado mentalmente- se entiende- con "Conchita", la vidente que anunciaba un milagro. Pero San Salvador fue un hervidero de coches y autobuses durante todo el día.



La mayor parte de ellos dirigiéndose hacia el cruce que nos lleva a Puentenansa, para llegar a San Sebastián de Garabandal, situado a muy pocos kilómetros de Piedrasluengas, en la comarca cántabra de "Rionansa".

Lo que alli sucedió es lo que ya todos o casi todos imaginábamos: el negocio floreciente de los propietarios de las fincas que se encuentran en las inmediaciones: 500 ptas. por vehículo: 200 ptas. más por persona por acercarles en autobús hasta el lugar donde se pretendía el milagro: cuadras habilitadas como tiendas de refrescos, soportales llenos de vendedores ambulantes ofreciendo lo típicos rosarios, escapularios, camisetas, fotos de las videntes y palomas mensajeras.

10.000 personas preguntando por Conchita, llevando hacia el árbol cirios rojos, pañuelos y fotografías de los niños enfermos, víctimas todos de un montaje más, un año más, una vez más de tantas...

Los cronistas y enviados especiales aseguran que llegó gente de los cinco continentes y que agotaron las horas de un día desapacible esperando una señal, confundidos ante el desmayo de una mujer valenciana, hecho que hizo correr la voz por todo el campo de que "la Santísima le había dicho que seamos buenos y que seamos obedientes con los curas".

El suceso se remonta al 18 de octubre de 1961, cuando cuatro niños del pueblo de San Sebastián de Garabandal, situado a los pies de "Peñasagra", en un rincón del valle del Nansa, recibieron el "supuesto" mensaje de la Virgen: "Hay que hacer muchos sacrificios y mucha penitencia, y tenemos que visitar mucho al Santísimo. Pero antes tenemos que ser muy buenos y si no lo hacemos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y si no cambiamos, vendrá un castigo"... ¿estamos siendo víctimas ya de ese anunciado castigo?: Guerras, miserias, muertes absurdas por doquier, atentados terroristas ...

Por eso, tal vez, buscamos un milagro. Seguimos tan incrédulos que nada ni nadie podrá calmarnos, salvo una Virgen blanca que todavía con el corazón blando nos siga dando tiempo para cambiar: aunque seamos conscientes de que esa copa hace mucho tiempo que está tirando liquido.

Imagen: Picos de Europa desde Piedrasluengas


sábado, 8 de abril de 1995

,
  • De Aguilar a La Pernía

Tomo al azar aquellas frases que a mi me dicta la conciencia. A veces, no son brillantes, ni siquiera las ha pronunciado un personaje público o famoso...
En muchas ocasiones, quienes vienen de lejos a realizar un reportaje para un medio nacional lo mezclan todo y se ponen a salvo citando monumentos, por ejemplo, cuando es la situación humana la que más nos importa. Hace unos días estuve en Alar del Rey recordando la juventud, más bien la infancia, con César, hijo del que fuera hace años nuestro farmacéutico y hablando de todo un poco...
Quiero decir con esto que, siempre, llamemos a la puerta que llamemos, quienquiera que sea el que nos conteste, recordaremos algo viejo, aprenderemos algo nuevo. Nunca vayamos de especialistas porque esa es una tarea muy dificil -yo pienso que imposible- dado los tiempos trepidantes que vivimos. Bebamos de todas las fuentes, también aquí, en nuestra pequeña y entrañable historia ...



"Tierras de Aguilar de Campoo, la villa bucólica e industrial palentina donde el vivir es patriarcal y señoriaI... , henchido de recursos históricos y de una inquietud inmensa de progreso actual, preñada de esperanzas de futuro, asociando su incesante laboreo con la sencillez y el confort".
  • Edesio Gómez Rodríguez, escritor 

"Lo que se pretende con la eliminación de plantígrados es que desaparezca un supuesto riesgo en las montañas para fomentar la visita de turistas... ".
  • Juan Manuel Marraco, abogado 

"Que bien canta sus excelencias paisajísticas y la sencilIez de sus gentes el conocido novelista don Juan Diaz Caneja, de apellidos hoy en boga por el fallecido pintor; apenas suena el amante de nuestra montaña palentina. Sus publicaciones: "Cumbres palentinas" y su continuación, "José, el Santero", bien nos recuerdan al narrador incomparable montañés, don José Maria Pereda ... ".
  • Casimiro Redondo, maestro natural de Camporredondo 

"La iglesia de San Salvador fue colegiata abacial, tuvo brillante vida y en ella fue abad un hijo de Fernando III, el Infante don Felipe, después arzobispo de Sevilla...".
  • José Vega Antuña, corresponsal de radio 

"Por La Pernia, por la Suiza española, coronada esta comarca de puertos y puertas, como atalayas, como lanzados en ristre hacia el cielo, como señoriales balconajes para otear las maravillas de la creación ... ".
  • Crisógono García, en DP 

Follow Us @soratemplates