CASTILLA, de Froilán de Lózar, Editorial Avant, 2018

25 octubre 2019

,
En las anotaciones al libro de Montería de Alfonso XI, ya menciona José Antonio Valverde los montes pernianos a mediados del siglo pasado. Forada, en Camasobres; La Espina, monte en la divisoria de aguas en el Puerto de Piedrasluengas; la Dehesa del río Cerezo, entre Camasobres y Peña Labra; y así mismo, el monte de Valtornero, en Casavegas; La Dehesa de Lores, el  monte de Caloca, monte Serino, monte de Lebanza; monte de Fuente Tablada, entre Lebanza y San Salvador y el monte de Lobaceda entre Vañes y Villanueva...


Nos encontramos en unas tierras donde la caza del oso era habitual, según el Tratado de Caza de 1846, donde se le consideraba una alimaña, hasta prohibirse definitivamente en 1967, después de un periodo de veda generalizado entre los años 1952 a 1957, para que la población se recuperase.
Así describían entonces aquella actividad:

“La caza de los osos no deja de ser peligrosa, porque cuando éstos ven al cazador suelen dirigirse hacia él para acometerle, levantándose sobre las patas cuando se aproximan, con objeto de abrazarle y ahogarle; siendo esta la ocasión cuando es preciso tirarle con acierto, pues de lo contrario acometen con más furia; este es el motivo por el que se reúnen varios cazadores para defenderse mutuamente en caso necesario, en razón a que no sirve guarecerse de los árboles, porque suben a ellos con facilidad; debiendo ir todos provistos de escopetas de dos tiros, pistolas y buenos cuchillos de monte.”

Al igual que sucedía con los alimañeros, los cazadores que abatían algún oso pardo eran venerados y muy considerados. Era tan importante la hazaña para los núcleos rurales, que en muchos casos, se les conmemoraba con una placa inmortalizando la gesta y dándole, en nombre de todo el pueblo, agradecimiento eterno. Félix, “el pajarero”, uno de los protagonistas de nuestra montaña a quien tuve la suerte de conocer y entrevistar en octubre de 1995, muestra su arrepentimiento por haber matado uno: "Yo cuando maté al oso no estaba autorizado aunque no he tenido problemas porque lo mantuvimos en secreto. Según llegó no me dio tiempo a reaccionar y ahora comprendo que no tenía que haberle matado."

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO

18 octubre 2019

,
“Esto iba a ser una casita”. Me cuenta Raquel Rodríguez Alonso, mientras degustamos un té en el salón del hotel Cildá, que ella fundó en 2013. Pese a que Olleros de Pisuerga no figura en los letreros de la autovía y se accede a este pueblo por Mave, pese a que las autoridades no han movido un dedo para señalizar la entrada al pueblo donde se localiza la “catedral de los eremitorios rupestres”, aquí está nuestra protagonista, firme en su empeño de llevar adelante aquel sueño que tuvo después de terminar empresariales en Valladolid.







Pero es duro enfrentarse a las primeras pruebas: una inspectora que viene de Palencia, califica aquel hotel rural tan mono de pensión, en base a unas medidas que no cumple; la crítica de Fernando Gallardo en el diario “El País” no supera el 6,30. Las ausencias repetidas de Giovanni, el carpintero, que finalmente vuelve y termina el trabajo dejando una estela de buen gusto en este local lleno de encanto.

Aquello que la saca de quicio, que la desmoraliza un poco, sirve para seguir luchando. Se aprende trabajando y nos va detallando experiencias vividas en sus trabajos anteriores, sobre todo en el Convento de Mave. No entiendo de diseño, ni es mi intención en esta serie puntuar a quienes se mantienen contra todo pronóstico en estos lugares de nuestra montaña, pero creo que bien se merece un sobresaliente, como el 9,30 que le dan en bouking, un portal de turismo con el que colabora y que le aporta un número significativo de clientes y ese respiro que parecía negado en los comienzos.

Cuando entro en la cocina, donde no falta detalle, me fijo en el paquete de agua de Lebanza.
“Hasta que no me traigas agua de Lebanza, no vuelvas” -me cuenta que le dijo Raquel a uno de los representantes que llegaban hasta la puerta de su hotel. Y ha vuelto con el producto en cuanto los nuevos administradores de aquella embotelladora han  reabierto sus puertas.

Cuando llegas a un pueblo tranquilo, como Olleros de Pisuerga, aunque su nombre no aparezca fuera, y encuentras un lugar para descansar como Cildá, donde hasta una ventana se convierte en un espejo, sabes que estás en el lugar adecuado. Cada salida en veinte kilómetros a la redonda, es un descubrimiento.

LA MADEJA | DIARIO PALENTINO

Cuaderno de anotaciones

Establecimiento: Hotel rural
Año de apertura: 2013
Propietaria: Raquel Rodríguez Alonso
Ayudas recibidas: proyecto Lider
—¿Qué se puede encontrar aquí que no se encuentre en otro sitio?
Tranquilidad, pureza...
—¿Ha tenido buena crítica su iniciativa?
No por todo el mundo. Fernando, periodista del País, le puso un 6,5. Pero no era extraño cuando a hotelazos les daba una nota inferior.
—¿Los viajeros se han ido satisfechos?
Las críticas en tripadvisor han sido excelentes. La gente super maja.
—¿Cómo te has dado a conocer?
Me metí en boukin el primer año y empecé a recibir reservas.
—¿Cuál es el balance después de estos años?
Un balace muy positivo. El turismo es bueno, la gente sabe a lo que viene, es muy agradecida.

Teléfono de contacto: 626192437
En facebook


11 octubre 2019

,
Lo que se desprende de aquella figura taurina y literaria es humanidad. Humanidad que nos sirve a todos para no bajar la mano en la defensa y promoción de lo nuestro, y no perder nunca la tolerancia, el respeto y la comprensión hacia las posturas de los otros, que debió ser lo que le granjeó la amistad con tantos autores y gentes de su tiempo. 


Dice al respecto José Camón Aznar: “Si cada hombre tiene una vocación exigente, la de Cossío es la de la amistad”. Cossío era vallisoletano de nacimiento, además de académico, alcalde de Tudanca, presidente del Ateneo de Madrid y como añadió un crítico de nuestro tiempo, Cossío era un gozador de la vida, porque supo hacer una fiesta de la vida y meter en ella a autores de todas las tendencias. Escribió a propósito de esto Emilio García Gómez: “Cossío se divierte escribiendo de temas regionales, pergeñando comentarios y apostillas a nuestros clásicos e interesándose por la historia de los espectáculos públicos.

Lo expresa todo aquella anécdota que contaba Gerardo Diego. Un día que estaba don José María en casa del poeta, un hijo de éste, de cuatro o cinco años, no le quitaba a aquél ojos ni oídos. Al día siguiente, al preguntarle al niño otro amigo de la casa: "Y tú, cuando seas mayor, ¿qué vas a ser?", respondió sin vacilar: "Yo, Cossío".

Entre los 70 libros publicados se encuentra el de “Rutas literarias de la montaña”, entroncado y madurado en este hermoso pueblo de Cantabria. Aquel entorno le da fuerzas, allí recibe el aliento y la experiencia de Victor de la Serna y de tantos importantes creadores a los que abre aquella puerta, quedando para la posteridad en aquel punto, una de las mejores bibliotecas de España, donde nacen, aseguran los más entendidos, las dos fuentes de conocimiento para el estudio de su vida y su obra: el epistolario que guardó en su Casona y la huella que dejó su brillante dialéctica por los cafés de Madrid, en hoteles, peñas, academias y en todos los hogares a los que era constantemente invitado.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO

04 octubre 2019

,
No es sencillo acertar en los juicios sobre personas que vivieron en otro siglo. Uno se acerca ellos, en principio, desorientado por tan distintos pareceres. Se escriben muchas biografías y se presume de saberlo todo, intuyendo lo que se esconde detrás de cada personaje, sabiendo como sabemos que no dejan de experimentar muchas sensaciones que nadie recogió con la presumible fidelidad con la que luego se transmiten.



Uno se imagina lo que no es y conviene empaparse en las lecturas de la época para no argumentar hechos que se vivieron en otros momentos de la historia.

Y en modo alguno le hacen justicia a Cossío estas cuatro líneas que ahora le dedico, despúes de la visita en primavera a aquella casona de Polaciones donde vivió los últimos años de su vida y en la que deja impreso algunos de los escenarios que sirvieron de inspiración a notables escritores de su tiempo. He contado en esta misma madeja la historia de Matilde Camús, que compartió comidas y largas sobremesas con José María en aquella casa de Tudanca.

Lo que las biografías nos repiten únanimemente, y en lo que coinciden los críticos, es el gran conocimiento de la tauromaquia, quedando para consulta su obra monumental sobre “Los toros”, en cuatro volúmenes, publicados entre 1943 y 1961. No olvidemos que, el torero, en aquel tiempo, era un influencer, un comunicador. Tal es la descripción que se hace de Antonio Reverte, el matador de toros nacido en Alcalá del Río en 1870 y al que describen como primer torero mediático: “No fue el mejor matador de su época, pero sí pudo ser el más querido, el que más cobraba, adelantando incluso al califa Guerrita, dictador absoluto de aquel tramo de la historia del toreo".

Y fuera parte de que en la actualidad este arte haya venido a menos, en aquel momento era una referencia entre diestros, entre épocas, permitiendo que obras como la de José María, nos aproximen a las figuras y la historia de aquel tiempo. De su vinculación con Cantabria hablamos en el próximo artículo.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO

29 septiembre 2019

,
 
 
 
 

Desde 1838 a 1894, poco antes de que llegara el ferrocarril —el de Alar a Santander y el de La Robla— se produce en el Valle de Castillería el carbón de coque.

Se transportaba el material, primero en carretas, tiradas por caballerías, hasta la dársena del Canal de Castilla en Alar del Rey y después en barcazas, según trasladan los cronistas, hasta llegar a Palencia y Valladolid. 

Hasta Rueda llegaba el carbón que venía de la Sierra de Corisa. La pequeña producción se ofrecía al consumo después de convertirlo en carbón de Cook. El carbón que llegaba de aquella Sierra, lo mismo que el que llegaba de la mina La Florida, en San Felices de Castillería, se transportaba en carretas a través de caminos intransitables hasta Rueda, de allí a Quintanaluengos, Perazancas por el Valle de Valdoso hasta llegar a Alar del Rey a través de Olmos y Prádanos de Ojeda.

CUADERNO DE ANOTACIONES

Luis Angel Torres Ramasco, oriundo de San Felices de Castillería, se acuerda de los últimos carboneros que vinieron de Extremadura y realizaron las últimas carboneras.

Apenas quedan vestigios de las minas de las que procedía el carbón, pero es significativo que el Camino Natural del Románico Palentino utilice el antiguo trayecto que enlazaba la cuenca minera con los puntos de embarque.


  • Pueblos que aparecen en esta entrega:
—Vergaño
—San Cebrián de Mudá
—Rueda de Pisuerga
—Quintanaluengos

Artículo completo: Carbón de Cook | La Madeja

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




27 septiembre 2019

,
Detrás de cada viaje viene una reflexión y aunque no he podido conocer a tanta gente de la que hablo, me voy acercando a su obra; voy escarbando en sus raíces, en los lugares donde vivieron. La última visita a Tudanca hace unos meses, me ha llevado al encuentro de Matilde Camús, poeta cántabra que no brilló a la altura de las figuras de su tiempo, pero que nos dejó una extensa obra: 'Manantial de amor', 'Bestiario poético', 'Templo del alba', 'He seguido tus huellas', 'El color de mi cristal'... 



Definida por los críticos como una escritora de madrugada, nos llevó por los lugares donde pasó su vida y nos canta al amor en el que en tantas ocasiones me recreo, muy pendiente de la obra de Gerardo Diego, su maestro, a quien le despide en 1987 con estos versos:

“Gira en tu honor la rueda de la vida. 
Por tí asciende mi son, en su crecida,  
devanada de versos mi garganta.” 

Muy implicada con el Ateneo de Santander, la ciudad de sus sueños, la ciudad de su vida, participó activamente en la vida cultural, manteniendo relación con escritores y poetas de la época. Por mediación de Justo Guisández, su esposo, de quien se enamoró durante el alzamiento militar de julio, comenzó a publicar sus artículos en prensa: Diario Hoy, de Badajoz; Alerta, Diario Montañés, La Gaceta del Norte y siguió escribiendo en los "Cuadernos escolares" poemas que nunca alcanzaron vida propia, fuera de las amistades y familia.

"Voces", su primer libro, apareció en 1969, con prólogo de Gerardo Diego y el dibujo de su marido para la portada. Ciertamente, parece que nos queda una espina ahí clavada cuando una poetisa como Matilde, con treinta poemarios publicados y una decena de ensayos, no cruza esa frontera a la que parece necesario llegar para que hablen de nosotros. Pero queda su esencia, que no es poco, para emocionar y sorprender a quienes se adentren en su historia.

“Seguiré deshojando flores nuevas 
con la imaginación y el sentimiento  
aunque todos los pétalos caídos  
se conviertan en nada.”

22 septiembre 2019

,
SANTUARIO DEL BREZO

Cada 21 de septiembre hay una visita obligada a este santuario mariano, con importante historia y tradición. Ya hemos visitado a lo largo de este año, algunas iglesias y ermitas, conscientes del valor que atesoran, pero aquí, además de la historia, la costumbre se ha venido repitiendo con éxito cada año.
Vecinos y devotos de la Virgen participan en el traslado de la talla románica policromada que se custodia en la iglesia de la localidad en los meses de invierno y que vuelve a ocupar su lugar en el Santuario, una construcción de estilo neo clásico del siglo XVIII que consta de tres edificios: el templo, la capilla de confesiones y la hospedería.





Cuaderno de anotaciones

  • Desde el Santuario se puede acceder a los despoblados de Valcobero, Valsurbio.
  • Un curioso libro sobre la Virgen del Brezo, cita supuestos milagros y apariciones.
  • En Junio de 2013, un grupo de cincuenta y tres peregrinos lebaniegos, principalmente, procedentes de localidades del municipio de Vega de Liébana, integrantes de la Asociación Valle de Cereceda, y vecinos de las localidades de Lebeña, Potes, Ojedo, Caloca o Buyezo, iniciaban la peregrinación, al igual que lo hicieron el año anterior hasta el santuario palentino de la Virgen del Brezo.
  • En 2011, 317 jóvenes que llegan de Bolivia, Francia, Panamá, Venezuela, Sudáfrica, Taiwán, China y Haití, y que visitan el Monasterio de la Trapa, la ermita rupestre de Olleros y el Santuario del Brezo entre otros puntos de interés de la provincia.
  • Y cada año miles de personas llegados de todos los puntos, participan en la tradicional romería del Brezo.

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino





20 septiembre 2019

,
La familia de Pascual Duarte se publicó por primera vez en 1942, en una modesta editorial de Burgos, después de que otros editores la rechazaran por su contenido. Cossío ya había hecho buena propaganda de Cela ante el editor José Janés, recibiendo como regalo el manuscrito objeto luego de litigio. El 23 de abril de 1987, las páginas culturales de los diarios españoles se hicieron eco de la recuperación del manuscrito, que el autor gallego llevaba reclamando al vallisoletano desde hacía una década. Fue Cela quien se lo dedicaba: "Para José María de Cossío, culpable máximo de que esto haya llegado a publicarse.”


En el otoño de 1961, Cela le pidió a Cossío que se lo devolviera para donárselo a su hijo, pero éste, viendo próximo su fin, llegó a un acuerdo -presuntamente en una papeleta que nunca apareció- para que le permitiera tenerlo en depósito. Como dos años antes de morir, Cossío legó la Casona, -con todo lo que en ella se encontrara- a la Diputación cántabra, los abogados del escritor pleitearon para recuperarlo, perdiendo en el Juzgado de Primera Instancia en Santander, pero ganando en la Audiencia Territorial de Burgos. No sabemos por qué razón, Cela, que gana el pleito, se compromete a elaborar de su puño y letra un manuscrito nuevo, que entregará a la diputación regional. "Me dispongo a copiar, literalmente, el original. Procuraré que las cuartillas tengan las mismas líneas e idénticos párrafos, pero mi letra y la firma son ya, obviamente, distintas después de 45 años…/ Me dijo una vez Picasso que él ponía siempre la fecha en sus dibujos para no pasarse luego la vida corrigiendo constantemente todo. Este original estaba fechado en 1942".

En la hemeroteca de la prensa cántabra, se hacen eco de la extravagante intención del director del Museo Cossío de enterrar el manuscrito para la posteridad en un lugar oculto de las más altas brañas de Sejos, en las alturas de Cantabria, con tal de que no saliera de esta región.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO

15 septiembre 2019

,
Carlos Vielba Porras, que en los próximos meses inaugura una nueva sección en Curiosón, sobre el Léxico de la Montaña Palentina, lo describe en su diccionario como "Las grosellas, fresas del bosque, escaramujos, mora de la reina."



Si tecleamos en Google Arráspanos, nos metemos directamente en la montaña palentina. Si en primavera rescatábamos los lirones, en otoño no podemos olvidarnos de los arráspanos. Salir de casa y meterte en aquel mundo que también relataba Mercedes, oriunda de Tremaya. "Ibas a la dehesa y en el prado la "bardera" había fresas salvajes, en el "rodadero" donde hacía el nido la cigüeña cogíamos "arráspanos", ¡qué ricos estaban!, andrinos, moras y ... cómo no, la rica miel de las colmenas que comíamos directamente del panal, había que tener cuidado ya que había alguna que otra avispa viva. Siempre venías con alguna que otra picadura... lirones, ortigas, las manzanas del tío "Andrés", los ciruelos de "Martín", las peras del tío "Jesusón". Las escobas que abuela y papa cortaban para luego hacer escobas para barrer. Con los salgueros hacían cestas y collares para los jatos y las vacas...

Escriben en la red: "Quien no sea de Vergaño, no sabrá lo que son amiérganos ni arráspanos". En otro punto citan la tortilla de arráspanos con huevos de paloma. Teodoro Bustamante, qepd, que llevó la gestión del Hotel Valentín, deja una curiosa nota en una de sus salidas por el monte: "Ahí está el mostajo, dice Alberto y aquí están los  arráspanos, replica Manolo, que es el arándano común de las arandaneras."

CUADERNO DE ANOTACIONES

Arbusto caducifolio de hasta 1 m de altura.
Nombres comunes:
Anabias, Arandanera, Arándano, Arandaño, Arandeira, Arandilla, Arando, Argoma, Arráspano, caramiña, caramina, manzanilleta, meruéndano, mirtillo, mirtilo, mirtilos, mortiños, murtilo, navia, obi, olivetas de puerto, raspanera, raspaneta, raspanicera, raspaniza, raspanorio, raspona, rasponera, ráspano, ráspano negro, ráspanu, uva de perro (Cantabria), y uva do monte.
Mencionada en el siglo I por Dioscórides, que lo recomendaba para la disentería.
Las hojas son ricas en hierro y manganeso, así como en ácidos orgánicos (benzoico, málico, succínico, cítrico, quínico...), presentan un efecto antidiarréico y astringente (por su tanino). Indicadas en caso de gastroenteritis y vómitos. Utilizada también para problemas vasculares en los ojos. 
El fruto contiene taninos, mirtilina, azúcares y pectina.

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino