CASTILLA, de Froilán de Lózar, Editorial Avant, 2018

23 agosto 2019

,

Aunque sea ingente la información generada sobre nuestra comarca en los últimos años, me refiero a la historia desde la fundación de sus pueblos, siempre hay lagunas e indeterminaciones, como las hubo para nuestros antecesores. Por ejemplo, se hace una referencia constante a los Condes de Pernía, a Munio Gómez, que dominaba la comarca desde Peña Tremaya, y a Rodrigo Bustios, que habitaba en Polentinos y que fue enterrado en la Abadía de Lebanza. Hay documentos donde, efectivamente, se los cita. Es cierto que vivieron y dominaron de algún modo estas tierras, pero no se les nombra como Condes, lo que hubiera corroborado la existencia del condado antes del nombramiento eclesiástico.


Uno de los criterios que se desechan, es que los Obispos no recibieron el condado de manos de los condes, que fallecieron sin hijos en el siglo XI, porque no está demostrada su titularidad. Estoy resumiendo el manuscrito de Barrio y Mier. Reinando Alfonso VIII y al hilo de varias donaciones, alguien puede entender que desde entonces obtuvieron los Prelados el título de Condes de Pernía, confundiendo según nuestro jurisconsulto dos cosas: por un lado la obtencioón del señorío jurisdiccional sobre un territorio más o menos extenso, que es cierto, y por otro la concesión de un título nobiliario, anejo al mismo señorío, que no se ajusta a la razón al carecer de datos. Finalmente, la que habla de Don Sancho de Rojas que en remuneración a sus servicios en el sitio de Antequera, obtiene el título de Conde de Pernía, siendo esta última versión la más fiable, aunque sin despejar totalmente las dudas.

Y las mismas dudas se suscitan a la hora de hablar de su extensión y límites: no formaba coto redondo, había distintos señores feudales y viene considerando que “el Condado lo forma exclusivamente la villa de San Salvador de Cantamuga y los pueblos colindantes y dependientes de su jurisdicción como propios del señorío del obispo, que últimamente fueron tan solo Areños y Casavegas.

LA MADEJA | DIARIO PALENTINO

18 agosto 2019

,

Se atribuye la creación de esta iglesia abacial a la condesa Elvira, nacida en el siglo XI, mujer del Conde Munio Gómez, hijo menor del conde Gómez Díaz, del linaje de los Beni Gómez de Saldaña. El investigador local Valentín Ruesga, apunta que Munio murió el año 1025, pero sigue al frente del condado su viuda como consta en documentos de la catedral de León de 1037 y 1069. Se trata de la misma iglesia que Alfonso VIII concede el 31 de Julio de 1181 al obispo Raimundo, en la que seguramente, se llevarán a cabo distintas reformas a lo largo de los siglos siguientes. Pero ni todo lo que se ha hablado, ni todo lo que se ha escrito, viene a confirmar la fecha exacta de su levantamiento, probablemente, a mediados del siglo XI,  elevada a la dignidad de colegiata tres siglos más tarde, en 1478. Un siglo después se le añade el pórtico meridional y en el XVII la torrecilla con la escalera de acceso al campanario, donde ya se evidencia el uso abundante de argamasa.

Los expertos fundamentan la importancia escultórica en la mesa del altar. En una de las últimas reformas, el altar se mueve hacia adelante y se descubre la piedra. Las columnas de los extremos se suprimen por su deterioro, quedando siete delanteras y otras tantas adosadas y traseras. Todas ellas decoradas a base de estrías helicoidales y otros motivos geométricos, aunque se duda de que sean los originales, ya que podrían pertenecer a la reforma de altares que hubo en 1607. Ángel Sancho Campo, sentía predilección por el altar de esta iglesia, construido con piedra natural. Ángel lo denominaba: "obra maestra de arte y fe".

CUADERNO DE ANOTACIONES

Localidad: San Salvador de Cantamuda
Títulos: Bien de interés cultural: 4 de febrero de 1993
Fundación: Se atribuye a la condesa Elvira.
Algunos expertos aseguran que su espadaña podría ser la más bella del románico español.


Artículos relacionados:

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




16 agosto 2019

,

En el verano de 2010, en el cuarto número de la Colección de Historia Montaña Palentina, tiene la suerte de ver la luz el que consideramos el primer reportaje gráfico realizado en La Pernía. Las imágenes datan de la primera y segunda década del siglo XX, del periodo 1905-1918, y a través de ellas podemos recrear la dureza del invierno, las tradiciones, las vestimentas, los antiguos edificios…


Con poco más de treinta años, César González comienza a recorrer su pueblo y las localidades vecinas acompañado de su aparato fotográfico y de la curiosidad del reportero. Frente a la costumbre de la época de realizar retratos sobre fondos decorados, César ofrece una visión personal, llena de curiosidad, interesado en retratar los episodios cotidianos que para cualquier otro hubieran pasado desapercibidos. Lo mismo fotografía la salida de misa que la matanza del cerdo o una copiosa nevada. Otras veces, cargado de su aparato fotográfico, se desplaza hasta la Cueva del Cobre o hasta las mismísimas cumbres de la Sierra de Peñalabra. Hoy, cien años después, la colección de imágenes realizadas por César adquiere una relevancia especial y aparece convertida en un pequeño tesoro para las gentes de esta tierra. Se trata de imágenes estereoscópicas, hechas con una cámara de dos objetivos. El resultado es una placa de cristal con la imagen doble, que al ser introducida en una caja con lentes y mirar a través, permite ver la imagen en tres dimensiones. Las fotos pudieron digitalizarse gracias al trabajo con un escáner especial de Pedro Serna López, pero los originales son placas de vidrio muy finas y muy frágiles. Verlas a través de su visor original resulta aún más impactante que contemplar las fotografías impresas. La serie de imágenes de César González llega ahora a todos los lectores gracias a una de sus nietas, Leonor González, que ha preservado este valioso material gráfico y ha permitido que podamos conocer aquellas primeras imágenes de La Pernía. Son ediciones reducidas pero muy significativas, donde se recupera la esencia de nuestra historia.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO


11 agosto 2019

,

El pueblo de Villanueva de Vañes quedó anegado por las aguas del embalse de Requejada y con una capacidad de 65 millones de metros cúbicos, según los datos facilitados por la Junta, es una de las mejores reservas ecológicas de la provincia. El embalse de Ruesga se construyó como reserva hidrológica para el canal de castilla y es el más pequeño de los cinco con una capacidad de 10 hectómetros cúbicos. El embalse de Compuerto, el más próximo a Velilla del Río Carrión, tiene una capacidad de 95 millones de metros cúbicos. El más antiguo es el de Camporredondo, inaugurado por Alfonso XIII en 1930, con una capacidad de 70 hm cúbicos. El último que se construyó fue el de Aguilar, el más grande con diferencia, con una capacidad de 247 millones de metros cúbicos. Aunque la ruta así denominada hace referencia a los pantanos que se encuentran entre Cervera y Velilla del Río Carrión, un recorrido de 54 km que no dejará indiferente a nadie, con los picos más emblemáticos de la montaña palentina: Espigüete y Curavacas.


Cuaderno de anotaciones

Río Pisuerga: Pantano de Requejada (1940) y Pantano de Aguilar (1963).
Río Rivera: Pantano de Ruesga (1923).
Río Carrión: Pantanos de Camporredondo (1930) y Compuerto (1960).


IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




09 agosto 2019

,
Mountain Wilderness, una asociación internacional sin ánimo de lucro, que trabaja, según aseguran, por defender la montaña en cualquier parte del mundo, se hace esta pregunta: “¿Qué ocurrirá si no nos preocupamos por conservar de las montañas el lado salvaje que ahora muestran?”.


Si es verdad que, para quienes hemos nacido en ellas, sería conveniente mantenerlas limpias, sin llegar a niveles de los que habla esta asociación que nació en 1987 en Biella (Italia), y que se dedicó todos estos años a concienciar y participar en la limpieza de zonas de montaña europeas, entre las que se encuentran Ayllón, Guadarrama y Gredos y otra instalada en Cataluña.

Al hilo de esta pregunta, que tiene su fundamento y que lanzaba hace unos meses un medio nacional, conviene concienciar a quienes tanto les gusta recorrerla sobre la necesidad de mantenerla limpia; más fácil aún, de no mancharla cuando andamos por ella. Lo que ocurre es que a nuestros montes, que son importantes también, por lo que aportan al medio, no llega nadie con su grito. Y si llega en alguna ocasión por una denuncia o un descuido, nadie vuelve los ojos para defenderla. O sea que, no todas las montañas tienen voz, como ocurre en los demás apartados de la vida.

En un post de hace ya un par de años recordaba la rapidez con la que el guarda montes llegó a casa para pedirme licencia de obras y recordarme que los escombros había que llevarlos a Herrera.
Le recordé entonces y ahora vuelvo a hacerlo, que a cien metros había torres de la luz tiradas, una pedrera enorme y máquinas en desuso. Algo se logró. Unos meses después, la compañía eléctrica se llevó las torres que estaban abandonadas, pero la piedra, la maleza, las columnas de cemento siguen en el mismo sitio. Y si nos cuesta tanto ordenar lo poco, ya se imaginan los impedimentos que nos frenan para que los montes, en general, dejen de ser el depósito de los residuos, o las eras del pueblo se llenen de basura.

LA MADEJA | DIARIO PALENTINO

04 agosto 2019

,
Piedrasluengas es el último pueblo de Palencia, camino de la villa de Potes, y paso hacia los valles cántabros de Liébana y Polaciones, como vigía a los pies del Peñalabra, considerado el mojón de Castilla. En esta zona se encuentra la calzada romana del Burejo, lo que algunos estudiosos contemplan como paso de alguna columna del Imperio romano en el asalto definitivo a Medullium, el último refugio de las tribus al final de las Guerras Cántabras.

Se trata del paso mas importante entre Palencia y Cantabria, que pide desde hace ya muchos años el arreglo de la carretera. La cima del puerto se localiza en la provincia palentina, a pocos km del límite con Cantabria. Todos coinciden en calificar este mirador como un lugar idóneo para disfrutar en un día despejado de una experiencia única: la contemplación del valle de Liébana y, al fondo, las crestas de los Picos de Europa. 

CUADERNO DE ANOTACIONES

Altura: 1390 msnm
Coordenadas: 43°02'29?N 4°27'29?O
Dichos populares: ¿Dónde irá el buey que no are? A Piedrasluengas.
Rutas: Subida a Peña Labra desde el mirador, avanzando después hacia Tres Mares y bajando sin grandes dificultades hacia el pueblo de Piedrasluengas. (5.30 h aprox).
El año 2006, el Consejo de Gobierno de la Junta, aprueba una inversión para infraestructuras entre las que se encuentra este Mirador.


Para saber más: Piedrasluengas
© ORÍGENES

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




02 agosto 2019

,
Siempre hay una razón para volver, para seguir, para no marcharse, como siempre habrá gente que pase indiferente ante el volcán que se le viene encima, en forma de patrimonio caído, en forma de pueblo abandonado, o de alguna de las mil maneras que te van advirtiendo de la tragedia, de la soledad, de la muerte.
Me puede el sentimiento y por ahí te atacan los que han hecho de la indiferencia su razón, como si el hecho de negarse a ver y denunciar lo que se cae les hiciera más fuertes y más independientes.
Hace cuarenta años que llené la mochila de latidos. Un bolso de ruidos y recuerdos, cuando las eras estaban llenas de trillos y de gente que carreteaba sin cesar; cuando, con el elemento recién segado; cuando, con el grano recién recogido.

Un bolso lleno de rostros sorprendidos. Un secretario, un maestro, un cura y un farmacéutico que eran los personajes principales de una novela costumbrista, con su casona en lo mál alto; callejuelas que iban a dar al rio; la plaza con su rollo, el herrero a la puerta de la fragua.

Un macuto lleno de reyes magos, cuando escenificabas aquella leyenda que hablaba de un tío muy celoso, que le envió por un despeñadero a su princesa en una noche de tormenta, o el fenómeno de una fuente en un lugar del valle de los Redondos, que manaba hacia abajo sin que de derramase una gota de agua de la pila, tal y como lo describe Barrio y Mier hace 300 años.

Ya digo que eché mucha paciencia y lo hice únicamente con el afán de encontrar una respuesta, pero para que la costumbre no se pierda, y alguien nos conteste necesitamos tiempo. Decía Salvador Dalí: “El tiempo es una de las pocas cosas importantes que nos quedan.”

Desgraciadamente, por todo lo que he visto y he vivido, yo creo que las puestas en valor de las cosas no se hicieron para que las disfrutaran quienes pelearon y soñaron con ellas.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO

28 julio 2019

,

Cuando Madoz escribió su Diccionario Geográfico en 1847, Celada de Roblecedo tenía 74 casas: la consistorial; una escuela de primeras letras a la que asisten 40 niños, cuyo maestro está dotado con 220 reales; una fuente de buenas aguas para el consumo del vecindario, y una iglesia parroquial bajo la advocación de Santa Eulalia de Mérida, servida por un cura párroco: también hay dos ermitas dedicadas a San Roque y la Asunción; ésta se halla en el pueblo y aquella en el término, si bien pertenece en propiedad a San Felices y Herreruela. En sus orígenes pudo ser albergue de caminantes, según el historiador Vicente Basterra.
Celada de Roblecedo llegó a tener cuatro ermitas. Todas han desaparecido menos la de San Roque, que se localiza apartada del pueblo, al remanso del monte Aceros. En el interior de esta construcción rústica aparecen unos frescos del siglo XV, de alto valor artístico y costumbrista al reflejar escenas de la época. El edificio fue rehabilitado externamente, aunque sigue conservando su sabor rústico. Este lugar era punto de encuentro de los pueblos que forman el valle.

CUADERNO DE ANOTACIONES

Pueblos: Celada de Roblecedo, San Felices y Herreruela de Castillería.
Rehabilitación: En marzo de 2018, el delegado territorial 
de la Junta, presenta 5 obras de rehabilitación entre las que se encuentra esta ermita, a la que se designa un presupuesto de 49.951 euros.
Proyecto: Restauración de la cubierta y el coro.


IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




26 julio 2019

,

Escribe Vicente Basterra, uno de nuestros historiadores locales, sobre las Ordenanzas del valle de Redondo, cómo la autoridad recae entonces sobre los regidores de cada localidad, de la misma forma que luego recae sobre los alcaldes pedáneos, que en rigurosa alternancia presiden el Concejo y administran el Valle. Se gobernaban estos por su propio Concejo, se sometían a la autoridad de su propio regidor o alcalde y era su ámbito de actuación, un territorio propio. 

Los vecinos, independientemente de su lugar de residencia, lo constituyen y participan en él en régimen de igualdad, siendo el lugar de reunión la casa concejil, situada en el pago de los "Trabaillos". Las Ordenanzas a las que nos referimos están manuscritas entre las páginas cinco y ciento cuatro de un códice con tapas de pergamino de ciento veintidós páginas, todas ellas numeradas en su parte superior externa. Las cuatro primeras páginas aparecen en blanco, mientras que las posteriores a las Ordenanzas recogen decretos dictados por ese mismo Concejo hasta el año 1849. El primero de marzo el regidor reúne al Concejo al efecto de cotear (acotar) los prados, la dehesa de Ordejón, Frecha y Vega. El día de Santa Marina se caparán cerdos, corderos y cabritos, bajo la pena de cien maravedíes a quien desobedezca.

El capítulo 84 trata del cierre de fronteras. Vecinos y moradores son obligados a cerrar sus fronteras de aquellas heredades que se establezcan, así como también los huertos desde el primero de marzo y nabares y arvejales para que no entren en ellos los ganados. Se cita en ellas cada premisa con detalle, así el mesquero será el encargado de guardar los frutos de prados y tierras.

Hasta tal punto las consideran necesarias y se ciñen a ellas, que desobedecerlas o ir en su contra implica poder ser prendados por el regidor, debiendo vender o rematar en público Concejo. Como ahora se hace con el Quijote y otros libros, en aquellos años el regidor manda leer en público, dos veces al año las Ordenanzas, para que se conozcan y se cumplan.

LA MADEJA  DIARIO PALENTINO


LA MÁS BELLA CANCIÓN - LOS LUGARES -DIARIO PALENTINO

  • Colegiata de San Salvador
  • Casona de Lores