CASTILLA, de Froilán de Lózar, Editorial Avant, 2018

17 febrero 2019

,

En la década de 1950, la visitan un grupo de aficionados de Cervera de Pisuerga, entre los que iba la fotógrafa Piedad Isla.


 

Adentrarse e el valle de los Redondos es un regalo para los sentidos. Después de atravesar pueblos donde abundan escudos y blasones del siglo XII, dejando atrás las emblemáticas Peñas del Moro, que dan pie a la leyenda de Viarce, uno se interna en una tierra virgen y agreste. Tras pasar la localidad de Santa María un camino nos llevará hasta Cueva Cobre, situada en la vertiente sur de la Sierra de Hijar y considerada hasta hace pocos años lugar del nacimiento del rio Pisuerga. Sorprende la enorme cavidad que hay junto a la boca, fruto de la ación del agua durante siglos. La cueva ya es mencionada por Madoz, quien cita en 1849 la visita del ingeniero de minas Gabriel Puig, que recorrió 700 metros y estableció una relación hidrogeológica entre ella y el sumidero Sel de la Fuente. El ingeniero y otros estudiosos también se refieren a ella como Cueva del Coble. En la década de 1950, la visitan un grupo de aficionados de Cervera de Pisuerga, entre los que iba la fotógrafa Piedad Isla.
En septiembre de 1980, un grupo de vecinos de los Redondos, con la ayuda del espeleólogo Juan Luis Badallo, del grupo Garfolí de Avilés, logran pasar a nado el sifón. En 1982, otro grupo logró pasar y realizar la topografía completa de la cavidad, confirmando el nacimiento del Pisuerga en Covarrés.

 

CUADERNO DE ANOTACIONES


Comarca: La Pernía
Dificultades: Sin muchas dificultades, marccha por un camino denominado de herradura. 
Punto de partida: Santa María de Redondo
Temperatura: De 10 a 13º
Longitud interior: 8500 m.
Altitud máxima: 2135 m.
Anchura: de 1,5 a 25 m.
Distancia: 12 km.





IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino

15 febrero 2019

,

¿Qué harías si te encuentras un tesoro? En alguna ocasión nos hemos hecho esta pregunta. Y nos la volvemos a plantear ahora que Palencia recupera el tesoro que los hermanos Roldán encontraron en 1937 en terrenos de Valsadornín: un caldero de cobre con más de 10.000 monedas romanas acuñadas en el siglo III, y custodiadas desde 1951 en el Museo Arqueológico Nacional. Según el boletín de la Real Academia de la Historia, existió en las cercanías una granja romana tardo imperial, cuyo linaje lleva por apellido el nombre del lugar, “los fijos de Diego Pérez de Valsadorni”, con un solo vasallo en el mismo que participa en su señorío y tributos...


La noticia ha ido rodando de puerto en puerto, donde se han aireado distintas cantidades. Algunas monedas se fueron perdiendo por el camino. El recuento que se hizo en su momento y que ahora recuperan los medios, era de 8000 monedas amalgamadas que se llevaron a Madrid y, otras 2.421 sueltas y peor conservadas que se depositaron en el Museo de Palencia. Parece que solo tres de aquellas monedas pudieron contemplarse en las vitrinas de numismática romana de nuestro museo, pero nadie se molestó en indicar que era parte del tesoro hallado en Valsadornín.

Las crónicas de la época registran que los hermanos Roldán "se quedaron con algunas monedas"; que algunos vecinos de Cervera, donde fue depositado por unos días el tesoro, tenían también ejemplares y que al gobernador de Valladolid, señor Villalobos, se le entregaron 23 de las mejor conservadas, de las que nunca más se supo".

A primeros de diciembre de 2018, cuando comienza a hacerse público la devolución del tesoro a Palencia Vicente G. Olaya recupera la historia en el Diario "El País" de aquel lluvioso mes de agosto de 1937, historia de una vasija con miles de piezas de plata y cobre, acuñadas durante los reinados de 18 emperadores romanos. Valentina Calleja explicó en su día que en los años en que fueron fechadas, la Hispania romana estaba sometida a fuertes convulsiones, lo que debió llevar al propietario a ocultarlo para poder recuperarlo cuando las aguas volvieran a su cauce.

LA MADEJA |  DIARIO PALENTINO


10 febrero 2019

,

“Y ya, cuando empezamos a saber valorar todo lo que nos rodea, observamos que lo más importante ya lo tenemos, la materia, entonces solo nos queda que nuestro cerebro transmita la idea a nuestras manos y que estas hagan los trabajos, que espero sean de su agrado”.

Herminio Revilla


 

Herminio Revilla, junto a su mujer, Carmen Gomez, ha sido el encargado de llenar este lugar de la montaña con sus creaciones, primero en el sótano de su casa, en Aguilar; en 2001 el museo abre su sede en Barruelo de Santullán y en 2013 su obra viaja a su pueblo, donde logrará reunir todos sus trabajos. Más de 600 tallas, utilizando la madera de nuestros montes, de manera que sirve de homenaje a nuestros antepasados, pues se recrean allí herramientas de trabajo que nos llevan a conocer la vida de nuestra gente en el valle de Santullán y Campoo.

Curiosamente, se exponen en este museo varias maquetas moviles, que hacen referencia a oficios desaparecidos. Vienen muchos colegios a visitarlo y los niños entienden lo que era un molino, para qué se utilizaba un martillo pilón, como se herraba una vaca.

Hace unos días se presentaba un libro que habla de la historia del museo, las obras que contiene y el empeño de su artífice, que de alguna manera dan a conocer su obra y a través de su obra, la historia de nuestra tierra.

"Tenemos casi 80 años y cada vez es más difícil para nosotros dar servicio a los turistas. Nos gustaría que alguien se encargara de mostrarlo", indicó Revilla, en dicha presentación

"Ubicado en la pequeña localidad de Villabellaco, el museo y casa taller del artista norteño es uno de los recursos culturales y etnográficos más importantes de la Montaña Palentina."

CUADERNO DE ANOTACIONES


Museo Casa-Taller: Villabellaco, a 2,5 km de Barruelo de Santullán.
Dirección: Calle Real, 11
Inaugurada: 28 julio de 2013.
Contacto:
679 391 110
649 159 678

Horarios:
Lunes cerrado
Mañana:
de 10:00 a 13:00 horas
Tarde:
de 16:00 a 19:00 horas

Para saber más:
email: herminio@museohr.com

IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino


08 febrero 2019

,

La editorial Aruz presentaba a finales de agosto un libro de mi paisano Eduardo Vielba Infante que nos recuerda aquellos años en los que estas especies protegidas de hoy eran las fieras a las que había que dar caza. Inicia la presentación con una foto a toda página de Piedad Isla, donde Jesús Juez se abraza a un lobo cazado en los montes de Cervera. Muy parecida a la que puede admirarse en un libro de Gonzalo Alcalde Crespo y donde aquel entrañable Felix Rodríguez, “el pajarero”, barruelano de nacimiento y cerverano de adopción, posa abrazado a un oso.


Un viaje, este, de Vielba, que nos devuelve la historia de estos pueblos, desde la Edad Media hasta nuestros días, con una sabrosa aportación oral en la que intervienen personajes como Mariano Sordo, de Polentinos; Adrián de la Hera, de Tremaya; Alejandro Diez Riol, de Cervera; gentes de Cillamayor, de Vergaño, de Resoba y hasta de otras provincias y comunidades, como las de Vega de Liébana, Pesaguero y la localidad leonesa de Prioro.

De qué modo fueron una pieza más para el consumo, junto a liebres, corzos y jabalíes, haciendo ropa y calzado de sus pieles. “Los tendones -dice en el capítulo que abre esta interesante obra de investigación- eran aprovechados como cordeles, mientras que los estómagos y los intestinos eran destinados a la confección de recipientes para líquidos”.

Se describe en el libro, entre otros episodios, el enfrentamiento del Concejo de Santa María de Redondo en 1549 con varios pueblos de Pernía y el Conde de Siruela, al negarse aquellos a dar de comer a los monteros encargados de cuidar las paradas “durante las monterías que el conde celebraba en sus términos para cazar osos”.

Los bosques donde se llevaban a cabo las batidas, los libros de Montería que describen los cazaderos de osos de nuestra montaña, la toponimia que ayuda a identificarlos, que da nombre a muchos lugares, todo en suma, hace de este libro otro viaje al conocimiento de nuestra historia tan rica en matices, tan rica en personajes, tan auténtica y sorprendente siempre.

LA MADEJA  |  DIARIO PALENTINO


03 febrero 2019

,

"1993.-Homenaje a toda una vida dedicada al arte” del Ayuntamiento de Palencia, la Junta de Castilla y León, la Diputación, el Grupo Muriel y el Ministerio de Cultura.


 
 

Nos encontramos en la tierra de Ursi, escultor que nació en el pequeño pueblo de Villabellaco en 1932, donde se inicia la ruta. A lo largo de este recorrido, que nos devuelve su memoria, se pueden admirar más de 30 obras realizadas por miembros del Grupo Muriel, al cual pertenecía. Nos encontraremos también con una serie de paneles informativos que nos llevarán a conocer y recordar los usos y costumbres de la zona.


Paradas intermedias


  • 1. Villabellaco-Mirador de la Rulaya 

Ascendiendo progresivamente llegamos a un bosque de rebollos, donde se localiza la peña Rulaya y el mirador del mismo nombre.


  • 2. Mirador de la Rulaya – Valle de Santullán

Seguimos avanzando por un camino que se ensancha, hacia la localidad de Valle de Santullán. De allí ascenderemos hasta alcanzar el Alto de los Castillos.


  • 4. Alto de los Castillos - Santuario del Carmen 

Toca iniciar el regreso hacia el punto de partida, por una senda que pasa cerca de la ermita de Nuestra Señora del Carmen.


  • 5. Santuario del Carmen - Villabellaco 

Tomaremos, finalmente, una pista de tierra que nos devuelve al punto de partida, al que llegamos atravesando el cauce del arroyo Bahillo.


CUADERNO DE ANOTACIONES

Punto de partida y llegada: Villabellaco, a 2,5 km de Barruelo de Santullán.
Recorrido: 11 kms
Duración: 3 horas y media aproximadamente
Observaciones:
Una ruta que puede hacerse en cualquier estación del año.
Desnivel: 300 m.






IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino


01 febrero 2019

,

La idea no era descabellada. ¿Por qué vamos a demonizarlo todo? Un Centro de Día en San Salvador era un buen planteamiento para una población perniana bastante envejecida, porque no dejaba de ser el lugar al que acudían cada tarde a tomar café y echar una partida de cartas todos los vecinos de los pueblos limítrofes.


Las boleras ya pasaron a la historia y aquella residencia serviría para juntar a los parroquianos y ayudarlos a sobrellevar el esfuerzo de vivir en estas latitudes con charlas y ejercicios. Hacer balance de su vida y que no les falte las atenciones de quienes se atrevieran a ponerlo en marcha.
Aquellos que trabajaron para hacerlo realidad, pensaron, con buen criterio, que el Centro podía dar servicio a otras zonas como La Castillería, Polentinos y algunos pueblos vecinos de Cantabria.

La respuesta a este proyecto fue inmediata, con la colaboración del Instituto para la Restructuración de la Minería y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta.

Las obras finalizaron en el año 2013 y ello supuso un desembolso de más de 1 millón de euros.  En marzo de 2016, el Boletín Oficial de la Provincia publicaba el anuncio para la adjudicación mediante procedimiento abierto del contrato de arrendamiento privado del inmueble. Pero nadie lo quiso.

Lo triste es que pareciera que estamos condenados a muerte, hagamos lo que hagamos. Me explico: el carbón, que en otro tiempo fue la fuente, una vez agotado, nos facilitó el dinero para levantar este edificio. Pero no parece suficiente. Y debiera servirnos el ejemplo de Cervera, una localidad quince veces más grande, donde tanto cuesta que funcione la residencia.
A veces, no es bastante poner la mejor intención. Hoy todos están a la espectativa para lanzar dardos ardiendo contra quien tuvo la buena idea de proponerlo y, al margen de lo que se consiga en un futuro próximo, no estaría mal que quienes están al frente del ayuntamiento, procuren que lo que hay hecho no se caiga.

LA MADEJA | DIARIO PALENTINO


27 enero 2019

,

Cuándo a un lado, cuándo a otro. Cuándo fuera, cuándo dentro. Hoy toca revisión de entrañas.

En Barruelo de Santullán se creó en 1999 este Centro de Interpretación de la Minería, cuyo complejo se compone de una mina visitable, un centro cultural y un área de interpretación; un homenaje a lo que sin duda fue el motor de vida de esta comarca.
A un kilómetros del Museo, en el "Alto del Tomillo", se encuentra la mina visitable, que los guías-monitores van mostrando, explicando a los visitantes detalles sobre la ventilación, la maquinaria, la extracción y arranque del mineral.
En la Casa del Pueblo se encuentra el centro cultural, que forma parte del Centro de Interpretación y se utiliza, cuando la ocasión lo requiere, para otras actividades culturales.
El Centro de Interpretación se dedica a relatar la historia del carbón desde su nacimiento donde alcanza especial significado el audiovisual que muestra una de las obras de ingeniería industrial más sorprendente e innovadora del pasado siglo en toda Europa: el canal subterráneo de Orbó.


CUADERNO DE ANOTACIONES


  • Localidad: Barruelo de Santullán 
  • Inauguración: 1999 
  • Exposición: 600 m2 de exposiciones. 
  • Colecciones: Herramientas mineras, fósiles, libros, audiovisuales, maquetismo, fotografía... 
  • La inclinación verdadera de las minas estaba a 70 grados, lo que da una lectura de las condiciones en las que trabajaban los mineros. En la recreación que se hace en la mina visitable, la inclinación es de 20 grados. 
  • El Pozo Calero fue el más importante de todos los que se dieron en Barruelo. Con 480 metros de profundidad, se cobró la vida de más de 80 mineros. 
  • En su primer año, el museo recibió 22.000 visitas. 


IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino


25 enero 2019

,

Aunque es cierto que pasamos por la vida y se ciñe un velo sobre nuestra historia, ahora mismo se aviva el interés por personajes que vivieron antes: pintores, escultores, paisanos que dejaron su huella en templos y edificios, como es el caso del Maestro de San Felices de Castillería.
Se conservan excelentes muestras de pinturas murales, también conocidas como pinturas al fresco o temple, que nos sorprenden gratamente, en medio de unos siglos que pasaron de fomentarlo o repararlo, metidos en otras guerras y preocupaciones.


Se calcula, por la temática desarrollada, que su autor fuera un clérigo con extensos conocimientos de las Escrituras, aunque entre sus obras aparezcan también elementos profanos, como “La batalla de Clavijo”, una de las más célebres batallas de la Reconquista o, un juglar tañendo una vihuela.

Para los entendidos, parecen salir de su mano muchos trabajos a los que siempre se antepone un “probablemente sea del llamado maestro de San Felices”, que pintó o pintaron en su nombre en algunas iglesias de estos pueblos a finales del siglo XV.

Aunque no dejamos de programar nuevas escapadas hacia valles vecinos cuya vida y patrimonio desconocíamos, recibí una grata sorpresa al visitar el pasado año en compañía de Margarita Marcos el valle de Valdeolea, donde se localizan algunas de esas iglesias románicas que conservan conjuntos pictóricos del citado maestro, Las Henestrosas de las Quintanillas y, sobre todo, los de Mata de Hoz y Santa Olalla, al sur de Cantabria.

Para los expertos en este tipo de arte, las más relevantes aparecen en la localidad que le da el nombre: San Felices, en el valle de Castillería y, por proximidad, las que se le atribuyen en San Cebrián de Mudá, Valberzoso y Revilla de Santullán, al norte de nuestra provincia. Cuando viajamos por estos pueblos, cualquier pequeña cosa nos sorprende. Imagino lo costoso que fue para aquellos artistas, con las limitaciones de aquel tiempo, aunque no es la calidad artística lo que hoy agradecemos, sino el documento histórico que nos legaron y que cada una de las personas que lo mira irá interpretando de una forma, sin perder vigencia su mensaje.

LA MADEJA | DIARIO PALENTINO

20 enero 2019

,

Roberto Wagner ya habló de un mar aquí, hace millones de años.

 
 

Haciendo camino llegamos al Valle de los Redondos. Desde Santa María de Redondo, el último pueblo, como si quisiéramos subir hasta el Pico Tres Mares, nos dirigimos al Ribero Pintado, una espectacular formación geológica, que cambia de color dependiendo de la estación del año y de la hora del día.
Esta zona, ubicada entonces al sur del Ecuador, se encontraba bajo el mar. Los expertos explican que, al producirse una colisión entre las placas continentales, aquello provocó la emersión de relieves como este al que llegamos hoy, que no deja de sorprender a todo el mundo. Porque nosotros no llegamos a verlo desde esa perspectiva de los investigadores. Vemos los cambiantes colores que van surgiendo cien metros por encima del arroyo Lombatero, cuya acción erosiva ha contribuído -según los científicos- a la forma acarcavada de la ladera. Los tonos rojizos, proceden de la oxidación de los minerales de hierro, el negro por la cantidad elevada de materia orgánica y las formas y colores por la acción de los agentes geológicos externos. En definitiva, un verdadero espectáculo de la naturaleza.


CUADERNO DE ANOTACIONES


Localidad: Santa María de Redondo.
Distancia: 3 kms aproximadamente.
Aparcamiento por encima del pueblo.
Dificultad: Nula
Desnivel: 100 metros.
Cualquier época del año.
Mejor hora: Por la mañana.
Coordenadas:
Latitud: 43º 0' 38" N
Longitud: 4º 25' 12" W


IR AL ÍNDICE


Imágenes e información complementaria
Facebook Pinterest | Diario Palentino




LA MÁS BELLA CANCIÓN - LOS LUGARES -DIARIO PALENTINO

cuevacobre
Espigüete
curavacas
sanromándeentrepeñas
bosquefósildeverdeña