Entradas

Riosmenudos de la Peña

Imagen
Su nombre tiene que ver con los arroyos que pasan por su término y que aportan caudal al río Valdavia, lo que contribuye a enriquecer su pequeña vega, en otro tiempo una gran productora de lino. Su iglesia, dedicada a San Miguel, se erige sobre otro cuerpo anterior de origen románico. Además de su espadaña, en su interior se puede admirar un retablo de estilo neoclásico y la pila bautismal.

Entre las casas solariegas destaca la de los García y Guadianas, como anuncia su escudo hidalgo.

En 2012 el escritor Luis-Manuel Mediavilla de la Gala presentaba un libro que repasa las antiguas ordenanzas de los pueblos de la Peña, verdadero compendio legislativo donde se establecían normas y principios de cada localidad, entre las que se citan las de Riosmenudos. En la revista de folklore de la Fundación de Joaquín Díaz, se cita el testimonio de Agustina García sobre os enterramientos en la localidad:

«Las cajas de los mayores, se forraban por dentro y por fuera con tela negra; con papel rosa, si…

Callejeando

Imagen
Casi todo el mundo conoce a Calleja, ese aventurero leonés que ha vuelto los ojos en uno de sus programas "Volando voy", al románico palentino. Nunca es tarde. Nunca está de más que, gentes que han logrado cierta relevancia en los medios de comunicación, vuelvan los ojos a este lugar donde se da la mayor y mejor concentración de este arte en Europa. Ahí está el ejemplo que no cesa, de uno de los embajadores de este arte, José María Pérez "Peridis".
Alguno de los escasos lectores que me siguen, me ha asegurado que me leen con interés en las altas esferas de la política. Pobre consuelo es ese para un servidor, pero aprovecho para decir, por si fuera cierto, que Margarita y yo nos hemos vuelto escépticos con este y tantos otros programas, mientras la visita a los templos cada vez es más corta y las posibilidades de apreciar nuestro arte más limitadas a no ser que trabajes en la Fundación y tengas llaves o teléfono del custodio.

Miren, por cierto, a finales de julio f…

Revilla de Santullán

Imagen
El selecto escritor y viajero Javier Prieto Gallego, describe a la perfección el sentimiento que se cuela por todos los resquicios de estos valles, lo que viene a reforzar el título del libro: "Recorrer el norte de Palencia es adentrarse hoy en una de las más grandes concentraciones de iglesias románicas de toda Europa, tal es el encanto de este largo rosario de pequeños templos".
Pero no es el único. En este lugar "de la pequeña ribera de la zona de Santullán" -según la toponimia- fijan su mirada el historiador Jaime Nuño y el ilustrador cántabro Chema Román, haciendo un recorrido ameno por sus paisajes y los oficios de sus gentes entre los siglos XI al XIII. (45)

La localidad estuvo integrada hasta el siglo XVIII en la Merindad de Campoo y su historia muy ligada al Monasterio premostratense de Santa María la Real.

Su iglesia es una joya por excelencia del románico palentino, donde destaca su portada y una pila bautismal en el interior atribuido al maestro de San…

Tarde, mal y nunca

Imagen
Me apasiona Delibes. Lo bueno de los escritores y de los artistas es que no mueren nunca para los demás. Y entendemos el momento que vivieron por la pasión que pusieron en describirlo. Pasión que el castellano depositó en la tierra. Una tierra más agreste y fría a medida que ibas acercándote a su montaña. Tan dura como los repobladores que fueron ocupándolas. Dice Miguel Delibes: "el castellano, antes de serlo, antes de existir Castilla, era ya un ser austero, laborioso y tenaz." Y tiene buenos motivos para apuntarlo. Tal vez más huraño, más misántropo, pero también más curtido, para ganarle la batalla a la dureza de los elementos, a todo lo que implica vivir lejos, sobrevivir a inviernos tan crudos, con todos los servicios bajo mínimos.
Lo que aquí nos desarma y nos aniquila es la desatención administrativa. No hay por dónde cogerlo. ¿Cuántos carteles hemos visto colgados de las carreteras donde se nos informaba de los presupuestos que la Junta había destinado para repararl…

Revilla de Pomar

Imagen
A 1000 metros de altitud y en un entorno de gran belleza se encuentra este lugar, jardín botánico donde encontraremos piornos, asphodelos, brezos y aulagas.
Además de la Cueva de los Franceses, a kilómetro y medio se encuentra el mirador de Valcabado, espléndido balcón que nos muestra una espectacular visión del valle de Valderredible; el Espacio Natural de Covalagua, el monumento megalítico de Canto Ito (35) y los sitios de Cueva del Toro y Pozo de los Lobos, construcción en forma de embudo que acaba en un pozo y que en su momento se utilizaba para atrapar al Lobo.
Los lugareños hablan con ilusión de este pueblo turístico, donde su población en verano se multiplica por 20, se han reformado sus casas y todo ello invita a un movimiento de recuperación. Como ha sucedido con la Ermita de Samoño, reconstruida gracias al esfuerzo personal y a las aportaciones económicas de todos. El día 15 de Agosto, coincidiendo con las fiestas patronales, se celebra una misa al aire libre en la explanada …

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El descubrimiento del carbón

El Santuario del “Carmen”

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más