24 febrero 2013

,
Metido en este rosario de recuerdos, viajamos estos días por el valle de los Redondos. Sé lo difícil que es volver hacia atrás en el tiempo y colocar en su justo término cada una de las escenas vividas: las gentes, las costumbres, los modos y maneras. Son mensajes esculpidos en las piedras, son vidas apuradas al máximo, historias descarnadas, calamidades que no faltan, olvidos que te obligan a aguzar el ingenio, a sacar a flote tus recetas para matar el tiempo.

Al bombardeo de preguntas, como niño que busca, Luis se entrega y devora capítulos, como quien los revive: las rogativas, los zamarrones, el ollón, las meriendas sufragadas con el dinero obtenido de las peticiones en las bodas, la enramada y los juegos de “el pite”, “la zapatilla” y “la vigarda”.
“Todo me parece poco –escribe Luis– para mandar a quien desde muy lejos añora la bendita tierra”.

De "Viaje al valle de los Redondos", en la serie "Impresiones" de Froilán de Lózar, publicada en Diario Palentino


Reportaje fotográfico: @Pumar59, Febrero de 2013
En las imágenes, puerto Rincones de San Salvador, Valle de los Redondos, Pantano de Requejada

22 febrero 2013

,

Y es también una constante en este intercambio con las redes sociales, percibir el sonido que atrapa a mucha gente que nunca supo de nosotros. Gente de la que nunca supimos hasta hoy, hijos o nietos de quienes nacieron aqui, algunos comunicándose a diario desde países como Argentina o México, tal es el caso de Santiago de Celis, cuyo abuelo, que nació en alguno de Los Redondos en 1884, emigró con su abuela a Argentina.


Gentes que nos miran con ese regusto especial de quien conoce todo esto de lo que hablamos y se apuntan para vivirlo en cuanto puedan, o asienten con resignación cuando saben que este año tampoco podrán visitar esta tierra que permanece todavía oculta e ignorada para muchos.

Así mismo tenemos mucho que aprender y admirar de sus lugares, porque el intercambio, también sirve, y soy testigo ahora, después de tantos años, para llegar y emocionar de alguna manera a gentes que viven en tierras distantes, que nada sabían de la historia de estos puertos.

Cuesta mucho promocionar los lugares. Cuesta mucho que se entienda su historia. Al final, pese a todos los avances que se nos muestran, pese a todas las comunicaciones que por doquier se abren, aunque los medios de comunicación van motivando a conocerla,  volvemos a echar  mano de la transmisión oral, esta vez reforzada de una manera extraordinaria con las redes sociales.

Y cuando haces lo que buenamente puedes, simplemente por el gusto de ver que aquel lugar donde naciste no quede en el abandono, que no se cerrarán los caminos, que se restaurarán cosas…
Cuando ves que hay un lazo muy fuerte que aguanta el tiempo y la distancia, son motivos bastantes para seguir aquí apostados, prodigando a voces sus entrañas.

Imagen: @Froilán de Lózar, Cigüeñas en "El Campo".

21 febrero 2013

,
Con la cámara fotográfica al cuello y prismáticos en mano, Claudia Feh se adentraba en el terreno montañoso de San Cebrián de Mudá, que acoge a tres ejemplares de caballos de Przewalski, para conocer de primera mano como ha resultado su adaptación al medio.

De Claudia Feh depende que la Reserva del Bisonte de San Cebrián, con quien conviven los caballos, acoja a un grupo reproductor, dado que los tres son machos, con el fin de mantener esta especie de la que hay registrados 1.500 ejemplares en todo el mundo, de los cuales 130 están en Mongolia criados y enviados por la etóloga francesa. Tras observar con minucioso detalle cada movimiento de los animales ha constatado que «viven tranquilos y ha deducido que por su comportamiento están acostumbrados a tener visitas».

Para saber más:
►Diario Palentino
►Curiosón

17 febrero 2013

,
Una de las nevadas más grandes que relata la historia, fue la de febrero de 1433. Afectó a toda Castilla y estuvo nevando sin cesar durante cuarenta días seguidos, “que non se falla por crónica que otra tanta en ningún tiempo cayese”. Al otoño siguiente, en el de 1434, las lluvias torrenciales anegaron Madrid y Guadalajara, lloviendo a cántaros desde el 29 de Octubre hasta el 7 de Enero”. Para compensar o descompesar, todo depende, según nos cuentan las “Crónicas de Don alvaro de Luna” en 1446; “hubo unos soles muy fuertes y el calor muy grande”.

Matías Escudero, en la “Crónica de Almonacid de Zorita” cuenta que en el invierno de 1529–30 hizo tanto frío que el Tajo se heló y pasaban por encima las gentes y las mulas”.


La Reina Isabel II quedó atrapada por la nieve nueve días en Pajares en 1864. Fue a mediados de Abril, cuando un temporal desatado ya en primavera, tras un invierno con poca nieve, sorprendió a la comitiva cuando regresaba a Madrid tras una visita a Oviedo.


De: "Invierno siempre, en todas partes", de la serie impresiones, publicada en "Diario Palentino".

Reportaje fotográfico: @Pumar59
En las imágenes, lugares de San Salvador de Cantamuda

15 febrero 2013

,

Abordamos en este espacio historias de la montaña palentina, donde toma relevancia todo lo relacionado con el medio rural, que es otra dimensión diferente, a veces en su punto más alto, con la llegada de historias esperanzadoras como la de San Cebrián, que supone una puerta al turismo que se va innovando cada año gracias al empeño de su impulsor, con la llegada a la Reserva de animales nuevos. En otras ocasiones, en su punto más pésimo, con preocupaciones que ya vienen de lejos, como la despoblación, y para las que no hay receta que nos sirva.


Ahora mismo, lo que inquieta de verdad es la reducción de los servicios en los Centros de Salud. Como bien declaraba uno de los Responsables del Consejo Regional de Salud: "este desmantelamiento provocará que incluso desaparezcan los pueblos".

Hace unos días nos llegaba la historia siempre polémica de la segregación. Arbejal amenazaba con dejar su servidumbre del Ayuntamiento de Cervera, que no es cosa sencilla,   y formar un Ayuntamiento nuevo uniéndose a Polentinos, que ya ha dicho que el buey suelto se lame mejor.

Sin entrar en profundidades, pues seguramente el descontento de Arbejal sea una nimiedad frente al descontento de otros muchos pueblos que se encuentran en situaciones tan injustas y parecidas, conociendo estos pueblos, tampoco me sorprende la negativa de Polentinos, que quiere a toda costa perpetuarse en solitario, sabiendo que la situación actual le pide anexionarse a otros pueblos, al margen de quien sea el que gobierne. La Administración ya ha dejado claro que surpimirá por las buenas o por las malas aquellos Ayuntamientos que patinen y la cosa, está muy resbaladiza y no sólo por el invierno que se está viviendo por el norte.

Hay una desobediencia solapada en marcha. Sabemos que existe de puertas para adentro, que alguna vez sale a relucir en las tertulias de los bares, que se cuenta como algo que no va a servir nunca para arrancar.

Es un tema controvertido éste de la segregación, sobre todo a Polentinos, por los problemas que arrastra el ayuntamiento de aquella localidad, pero no está nada mal que se muevan las cosas, que haya iniciativas que propicien un cambio. 

10 febrero 2013

,

El último invierno que recuerdo, invierno que aquí empieza en octubre y acaba a últimos de mayo, invierno aquel largo y tremendo, yo esperaba la visita del médico encima de la trébede, mientras la abuela, acomodada en una silla de mimbre, en sus momentos de lucidez, volvía a hacerme soñar con aquellas historias de sus tiempos de moza, las fiestas de tambor y pandereta, los métodos de trabajo, las fantasías, los miedos. Por encima de la placa, colgando de las escarpias del techo, las varas de los chorizos, los bloques de tocino adobado, las patas, las costillas, la morcilla, el lomo y otras piezas del cerdo, alimento fundamental en aquellos años donde lo que menos preocupaba a las gentes era el colesterol.
La casa se ha quedado vacía, lista para que el nuevo inquilino derribe algunos muros y levante, ¡ojala!, una suntuosa morada con miradores y salones espléndidos de cara al camino aquel de “Tornavacas”, aunque sinceramente, sea cual fuere la intención del nuevo propietario, cuesta mucho cerrar la página de un libro que fuimos escribiendo invierno a invierno, sin maestro que guiara nuestros pasos ni editor que colocara en el mercado nuestros gestos.

Del artículo: "Hogar, dulce hogar", de la serie "Impresiones".
Imagen: Casa en Piedrasluengas, de José Luis Estalayo

08 febrero 2013

,

Siguiendo con esas consultas y, en este caso concreto discrepancias, que recibo a través de este rincón de facebook, vamos hoy con la que me hace desde Santander Jose M Sánchez. Que no me la hace a mí, sino al conjunto de personas amantes de la nieve. Sinceramente, nunca he discutido por este asunto con nadie. Ni dentro ni fuera de nuestra tierra.   Y ahora tampoco voy a discutir. Me someto con rigor a lo que acate la mayoría o a lo que decidan los Consejos de Gobierno, aunque quienes nos gobiernen no nos inspiren ya ninguna confianza.




Que me muestre favorable al complejo de San Glorio, que tiene más pinta de ser una gran mentira que otra cosa, no significa que vea con buenos ojos cualquier proyecto, ni por supuesto, el desmantelamiento de nuestro paisaje, que es la verdadera causa de mi presencia en los medios primero y ahora también en las redes sociales.

Debo aclarar que nunca he esquiado ni aquí ni en los Pirineos. Pero no estoy de acuerdo en prohibírselo a las gentes que vengan donde se habilite una pista natural, sin construcciones no postes, ni nada de lo que semeje a un gran negocio.

¿O también les vamos a prohibir a los montañeses el uso y el disfrute de sus montes? ¿O todo va a ser para el oso y los rebecos?¿Qué queda para el hombre que lo ha cuidado durante siglos?
Bastante castigo han sufrido estas zonas con los inviernos largos donde las instituciones barajaban a quién le correspondía abrir las carreteras, donde hasta el rey venía pidiendo impuestos por las cuatro patatas que sacaban; donde los parlamentarios, desde los 200 kilómetros que nos separan iban marcando normativas y prohibiciones de uso sin conocernos.

Olvídate de lo de San Glorio. Han pasado veinte años y pasarán otros 20 y seguirán con la misma canción de un proyecto. Si lo hacen ya lo discutiremos.

Pero en ésto, nunca nos vamos a poner de acuerdo, porque si se usa adecuadamente y si se establecen prohibiciones estrictas donde no se permita el enriquecimiento de unos pocos, como ha venido ocurriendo desde que el mundo es mundo, no tenemos por qué ver descabellado una estación de invierno.

Otra cosa es que nieve en la proporción adecuada para hacerlo.

@Imagen de José Luis Estalayo

03 febrero 2013

,

La tierra es como una tabla. Le inducimos para que se nos muestre poco a poco, y sale a nuestro encuentro, y nos revela caminos , y nos devuelve historias. En esta búsqueda no hay nada peligroso, no hay nada oscuro, no hay nada que pueda, posteriormente, herirnos. Se nos muestra tal cual, sin ataduras, y el mensaje que emana garantiza un final asombroso.
Lo curioso y lo cierto es que unos más, otros menos, todos estamos descontentos por algo, con alguien, y esto se nota demasiado en la dinámica de estos núcleos. Esa es la crónica diaria.
A esa noticia se añaden otras, como la que, desde California, nos recuerda José, y que habla del descontento de los jóvenes por tanto olvido, por tantas y tantas ausencias de los poderes públicos. Uno vota a una determinada persona y espera una respuesta que le alcance, una ayuda que, no sé por qué historias, nunca llega cuando se necesita. Será por eso que, como dijo Celaya: "Somos el golpe terrible de un corazón no resuelto".

De "La Ouija", en la serie "Impresiones" de "Diario Palentino", 28/05/1991
Leer Artículo completo

Reportaje fotográfico: @Pumar59
En las imágenes, puerto Pineda, Molino de Lores, San Salvador


Follow Us @soratemplates