Valle de los Redondos

Metido en este rosario de recuerdos, viajamos estos días por el valle de los Redondos. Sé lo difícil que es volver hacia atrás en el tiempo y colocar en su justo término cada una de las escenas vividas: las gentes, las costumbres, los modos y maneras. Son mensajes esculpidos en las piedras, son vidas apuradas al máximo, historias descarnadas, calamidades que no faltan, olvidos que te obligan a aguzar el ingenio, a sacar a flote tus recetas para matar el tiempo.

Al bombardeo de preguntas, como niño que busca, Luis se entrega y devora capítulos, como quien los revive: las rogativas, los zamarrones, el ollón, las meriendas sufragadas con el dinero obtenido de las peticiones en las bodas, la enramada y los juegos de “el pite”, “la zapatilla” y “la vigarda”.
“Todo me parece poco –escribe Luis– para mandar a quien desde muy lejos añora la bendita tierra”.

De "Viaje al valle de los Redondos", en la serie "Impresiones" de Froilán de Lózar, publicada en Diario Palentino


Reportaje fotográfico: @Pumar59, Febrero de 2013
En las imágenes, puerto Rincones de San Salvador, Valle de los Redondos, Pantano de Requejada

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo