viernes, 28 de noviembre de 2014

,

Jaime Nuño, uno de los historiadores que más ha ahondado en este apartado, explica que para interpretarlo correctamente es necesario conocer los doctrinarios eclesiásticos de la Edad Media. Quiero aclarar que yo lo he pensado y lo he visto escrito después, a medida que me adentraba en textos de historiadores y blogueros. ¿Se tomaron la licencia los propios canteros, para exponer el erotismo en el mismo lugar donde se castigaba el sexo con el infierno? Nuño, director del Centro de Estudios del Románico, hace alusión en una entrevista a Risus Paschalis, una costumbre que se mantuvo en Alemania hasta el siglo XVIII, y donde un clérigo, borracho de alegría por el hecho de la Resurrección, se masturbaba delante de los fieles, lo que provocaba, como en todas las épocas de la historia, el rechazo de unos y el beneplácito de otros.


Tal vez, como ocurre hoy mismo en todos los órdenes de la vida, aquella que para unos era prohibitivo y escandaloso, era moneda corriente para otros. Los canteros se convertían en una especie de cronistas que mostraban la noticia allí donde más se predicaba contra ella; salvo excepciones, donde eran los propios predicadores quienes se manifestaban sexualmente., como diciendo, esto no está bien, pero un día es un día.

Ta vez buscando con el acto la polémica, para que se visitase más a menudo el templo, como ocurre ahora con los diarios que no venden y se agota la edición con una noticia escandalosa.

Otras versiones hacen alusión a una especie de estímulo para procrear, por la necesidad permanente de repoblación en estos apartados lugares. En cualquier caso, los maestros canteros, dejaron su interrogante en las iglesias hace 800 años, cuando todo era distinto, hasta los sentimientos sobre los que tratamos de divagar ligeramente, cuando llegamos a un templo tan mentado y encontramos como silenciadas aquellas esculturas, que sirven de vehículo en los lugares donde tanto poder se concentraba y donde tantas injusticias se cometieron a través de los tiempos.



De la sección "La Madeja" para "Diario Palentino" y "Globedia"

viernes, 21 de noviembre de 2014

,

En la colegiata de Santillana del Mar, una mujer acaricia el pene de descomunales proporciones de su amante, lo que para los investigadores, la curiosa escena nos inclina más al vicio que a la virtud. La iglesia condena todo aquello que no vaya dirigido estrictamente a la procreación, como si quisiera obviar el hecho del goce, que es intrínseco con el acto.


La población está bien al tanto de ésto, pues no hay intimidad en los hogares y la privacidad es relativamente imposible, de ahí incluso que, entre las escenas, aparezcan también sirvientes y alcahuetas observando el acto sexual de la pareja.

En la renombrada iglesia de San Martín de Tours, de Frómista, en pleno Camino de Santiago, uno de los iconos del románico europeo, se aprecian escenas eróticas, como el que sugiere uno de los capiteles, restaurado en el siglo XIX.

En San Pedro de Cervatos (Cantabria), se observa otra pareja de canecillos impúdicos, como en Villanueva de la Nía, en la misma comunidad autónoma, al igual que las que se localizan en San Miguel de Cornezuela, en el Valle de Manzanedo, (Burgos).

Esta muestra, que no es ajena al resto de Europa, ni al resto del mundo, en diferentes épocas de la historia y en diferentes estilos arquitectónicos, nos llevan a buscar una explicación. Algunos estudiosos lo sugieren como una lectura para el "analfabeto" mundo rural, de manera que les quede claro que aquello les llevará al infierno.

Otros entienden las imágenes como una invitación a procrear en tiempos de guerras y pestes. La iglesia, que va ganando poder, necesita gente que pague impuestos para llenar de dinero sus arcas; es mas, quienes se inclinan por esta motivación, están convencidos que muchos campesinos compraban su perdón con el dinero. A más población, más pecadores y más ingresos.

Las sugerencias son múltiples y algunos especialistas lo entienden como la libertad total de la que disfrutaban los canteros a la hora de plasmar sus obras y a la que me refiero en el próximo capítulo.

Otros investigadores consideran que algunas de las mutilaciones que se observan en capiteles o canecillos pudieron ser causados por los vecinos de los pueblos, convencidos del carácter impúdico de aquellas iconografías, pero no es fácil para nadie determinar las causas que llevaron a este tipo de creaciones.

De la sección "La Madeja", para "Diario Palentino" y "Globedia". 

viernes, 14 de noviembre de 2014

,

Son muchas las referencias que se han hecho a lo largo de la historia sobre las escenas de sexo en canecillos y capiteles de un buen número de iglesias románicas, entre las que se encuentran las nuestras, de la montaña palentina.


Relieves y esculturas de parejas copulando, o en posturas claramente provocativas. Tal profusión de esa iconografía nos lleva a la pregunta de rigor: ¿qué significado tienen ese tipo de escenas sexuales en una iglesia? Ya Daniel Fernández se hizo eco de ello al escribir la historia de Cervera y ahondando ahora en la historia de estos pueblos para un próximo libro, me encuentro con la pila bautismal de Rebanal de las Llantas, donde unas serpientes aparecen mordiendo los senos de las mujeres, en lo que algunos estudiosos califican como símbolo por excelencia del pecado de la lujuria.

Pero hasta las escenas más subidas de tono pueden alcanzar otro significado, ya que, en la tradición clásica, como bien exponen otros estudiosos, las serpientes bebían de los pechos de la madre tierra.

En Tortoles de Esgueva, un pueblo burgalés de la comarca de Ribera del Duero, una figura aparece en actitud meditativa, mientras se masturba con una mano y con la otra se acaricia la barbilla, escena que se repite en la colegiata cántabra de San Martín de Elines.

Para algunos observadores las escenas que se advierten en algunos templos de Cantabria, Burgos y Palencia, rozan el escándalo, no sólo las que se hallan en los muros exteriores de los templos, sino las que se localizan en los coros, pilas bautismales y tapices mezcladas con las actividades que se desarrollan en el entorno, como las cacerías o los labriegos en las distintas ocupaciones, lo que parece extrañar en el decorado de una iglesia románica, en tiempos oscuros de la Edad Media.

La iglesia de San Pedro de Cervatos, en la comarca Cántabra de Campoo, atrae al año miles de turistas intrigados por la numerosa iconografía obscena que se muestra en canecillos y capiteles: individuos con el falo erecto, escenas de coito por doquier, hombres y mujeres mostrándose mutuamente sus órganos sexuales, convertido ya en uno de los edificios con mayor referencia al denominado "románico erótico".

En la imagen de "Arteguías", coito en un canecillo de la iglesia de Cigüenza (Burgos).

viernes, 7 de noviembre de 2014

,

Otra de las razones, la más poderosa, para mantener abierta la fábrica que gestiona el agua de Lebanza, es ocupar el primer lugar por calidad entre un buen número de marcas analizadas en uno de los últimos número de la OCU.


No sé si es broma, o son ganas de marear la perdiz, que cuando uno está a punto de desaparecer o en sus días más bajos, le vengan con un estudio tan riguroso, donde le colocan en primer puesto, atendiendo a la mineralización, la dureza, los nitratos y una ausencia significativa de bacterias.

Entre la veintena de manantiales examinados pasan con buena nota Fuente Fenosa (Vigo), Fuente del Polígono de Asima (Palma de Mallorca), La Salud entre Beranga y San Miguel de Meruelo (Cantabria), Los tres chorros de Benamhoma (Cádiz) y en el primer puesto para el agua de Lebanza que llega en mejores condiciones que la que se toma del grifo, aun procediendo, en este caso, de manantiales cercanos con unas características parecidas.

Teniendo en cuenta que el agua de dos de cada tres fuentes analizadas tiene problemas que desaconsejan su consumo y, que hemos sido pieza de examen en una materia de la que nos sentimos tan orgullosos, como el agua de nuestras fuentes y manantiales, el resultado es una inyección de ánimo, que mira que tenemos motivos para resarcirnos de tanto olvido y alejamiento como venimos soportando.

Quiero dar motivos para su reactivación a empresas del sector que buscan nuevas vías de proyección. Y desde esta ventana que se me abre en los medios de comunicación, quiero hacer una llamada al Gobierno de la Junta, al ayuntamiento de la Pernía y a quienes llevaron su gestión inicial para que se movilicen y recuperen esta empresa que tiene, ya lo ven, el mejor arma para su relanzamiento.

De otra forma vamos a pensar que esta matrícula de honor nos llega, como nos llega casi todo, cuando estamos expirando, o estamos muertos ya, que buena gracia tiene.


De la sección "La Madeja", para "Diario Palentino" y "Globedia". 

Follow Us @soratemplates