24 abril 2015

,

Gabriel García Márquez escribió que "la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos". Quienes con más o menos fortuna nos dedicamos a hurgar en el pasado, buscando acontecimientos y documentación que nos sitúe en la vida de los nuestros, nunca descartamos una lección o un suceso por nimio que parezca.

Y es cierto que, aquellos relatos donde se evidencia la penuria y los limitados recursos de nuestros pequeños pueblos, muchos años después de acaecidos, sólo pueden mirarse con el corazón, sin que dejen de importarnos, parafraseando a Machado, otro de nuestros grandes autores que escribió: "ni el pasado ha muerto, ni está el mañana ni el ayer escrito".



En 1861, que ya ha nevado desde entonces, el pueblo de Villaoliva de la Peña, reunido en Concejo, decide contratar como herrero a Pedro Monje, un vecino de Guardo curtido en el oficio, a quien, siempre que cumpla con las condiciones que allí se estipulen, recibirá a cambio "nuebe" cuartos de trigo.

Dos años más tarde, contratan a otro de Villanueva de Abajo y en las nuevas condiciones ya se habla de pagarle con cinco reales cada día y mantenido. "Que si alguno calza alguna reja se le avona una hazumbre de vino y media, de media calzadura y hadenmas una comida».

En 1879 contratan a un herrero de Aviñante de la Peña y en 1888, las vueltas que da la vida, entra en porfía de nuevo Pedro Monje con la cláusula añadida de especificar los objetos motivos del contrato: «…todo lo que pertenece al arrastre de labranza que son rejas, armellas, azadas, escabuches y picachas, llevando preferencia las rejas y se advierte que el mes de Mayo, Junio, Setiembre y Octubre no podrán arreglar más de dos rejas cada vecino hasta que se concluyan todas las que corresponde».

En los Concejos se licitaban los servicios de profesionales, al no dedicarse ningún vecino del pueblo a aquellos menesteres, atendiéndoles la persona contratada en los términos que se determinaban en la reunión, y en las fraguas o potros al efecto que, eso sí, poseía cada pueblo y donde se citan así mismo, castigos si se ausenta o mes de cobro y cantidad estipulada.

De la sección "La Madeja" para "Diario Palentino" y Globedia.
Imagen: Villaoliva de la Peña, por José Luis Estalayo

17 abril 2015

,

La Seo/BirdLife, con sede en Madrid, fundada en 1954; Wwf, o fondo mundial para la naturaleza, fundada en 1961 y con sede en Suiza; la fundación conservacionista Oso Pardo, constituída en 1992 y Gedemol, que lucha por la conservación de la montaña oriental leonesa.



Cuatro son las Asociaciones Ecologistas que han realizado propuestas para paliar la situación que viene deteriorando la vida de las comarcas situadas en el entorno de San Glorio.

Y lo hacen ahora, después de tantos años de obstracismo. Ahora, cuando la sangría poblacional hace temer la desaparición de muchos de estos pueblos. Entre sus propuestas, un Centro de interpretación, un spa termolúdico, el acondicionamiento de un humedal en la cola del embalse de Riaño y más de lo mismo: "uso del Parque Regional de Picos de Europa como instrumento de desarrollo sostenible". Lo único que garantizan es la "diversidad biológica del territorio", que incluye un acercamiento a lo que se ha hecho en Somiedo: "una apuesta por el Parque Natural y el Oso como símbolo de calidad", que a mi no me da confianza, porque las zonas son distintas y la nuestra está, ya lo sabrán ustedes, tremendamente incomunicada. A ello se suma una obsesiva vigilancia que nunca, nadie, realizó de esta manera sobre las gentes y el contorno. Y todos sus proyectos que implican un desembolso muy grande de dinero, son magníficos para el medio, nadie lo pone en duda, pero no aportan ingredientes que generen expectativas nuevas de trabajo que es lo que se requiere.

En Fuente Cobre hablamos de un centro ornitológico en el valle de los Redondos. Y para interpretación, ya tenemos en Cervera la Casa del Parque,  un Centro de la trucha en Velilla, un mirador de las estrellas y los bisontes en San Cebrián de Mudá, el Centro de interpretación de las Cigüeñas en Barrio de Santa María... Además, Museos, sendas y románico en abundancia en todas partes. Lo que me descoloca es la decisión de la Fundación Oso Pardo, una de las que figura como firmante de esas propuestas de echar el cerrojo a la casa del Oso que abrieron en Verdeña, o su traslado a Cervera, que es como abandonar un poco la lucha que argumentan.

Yo tengo la impresión de que nos enseñan la vida del oso, como buscando la enemistad y la lejanía de las gentes con el animal que anduvo por aquí antes de que nacieran todos ellos.

De la sección "La Madeja" para Diario Palentino.

10 abril 2015

,

Lo cierto es que después de muchos años de polémica no tenemos ninguna; ni aquellas ni otras nuevas que nos faciliten una salida clara, como la que parecía llegar de la embotelladora de aguas de "Lebanza".


Se despeja uno de los interrogantes que nos quedaba siempre después de oír a unos y a otros sus apabullantes retrancas sobre los inconvenientes de una estación de esquí en San Glorio, un túnel en Casavegas que nos dejaba a pocos kilómetros de Potes o una estación de biomasa en Salinas de Pisuerga. Personalmente (no soy esquiador, ni constructor, ni traficante), apoyé durante mucho tiempo la primera; sugerí la segunda, dentro del grupo Fuente Cobre y desestimé la tercera, pero sin poner contra las cuerdas a nadie. Expuse mis razones y escuché las razones de los demás, contrarias o alejadas de las mías, pero sin descartar nada ni a nadie, porque, por buenas razones que uno tenga, no hay que echar en saco roto las buenas razones de los demás, cosa que no todo el mundo hace, sugiriendo e imponiendo por encima de todo sus determinaciones.

Lo cierto es que después de muchos años de polémica no tenemos ninguna; ni aquellas ni otras nuevas que nos faciliten una salida clara, como la que parecía llegar de la embotelladora de aguas de "Lebanza". Por cierto, está en concurso de acreedores, se trata de una de las que mejor calidad de agua presenta en España, según el análisis de las revistas de consumidores y sería un acierto que una empresa le pusiera a flote y llegara de ese modo nuestro agua y nuestro nombre al mundo entero. Sobre todo, porque eso significaría trabajo para la gente de la zona.

Pero a lo que vamos. Se ha dado el carpetazo a muchas de estas iniciativas por la presión de determinados colectivos, para quienes prima por encima de todo, y siempre, el oso. Es decir, las personas, con sus ausencias y padecimientos que se las apañen como puedan: Salvemos la fauna y la flora, que tampoco me parece mal, siempre que pongamos primero a salvo a las personas.

Y curiosamente, les hacíamos la misma pregunta: ¿qué aportan ustedes para que estos pueblos no se mueran? Y hace unos días, celebrando el carpetazo definitivo de San Glorio, probablemente porque también se han hecho por lo bajo esa pregunta, ¿qué será de estos pueblos sin nada?, pues ya nos mandan algunas soluciones, que les hago llegar en la próxima entrega.

De la sección "La Madeja" para Diario Palentino y Globedia.
Imagen: Pumar59

03 abril 2015

,

Pero la indiferencia no es hacia lo idílico del paisaje, que es lo primero que te da en la cara, sino hacia el forúnculo envenenado que se advierte dentro.



A uno le pone en guardia la indiferencia que se palpa en torno a lo que sucede a nuestro alrededor. No me refiero a la indiferencia hacia los demás, que también, sino hacia los problemas que se suscitan en el resto de pueblos, en el mundo rural, y para la que, seguramente, mi amigo Fernando Martín Aduriz nos aportaría una respuesta ecuánime.

Pero la indiferencia no es hacia lo idílico del paisaje, que es lo primero que te da en la cara, sino hacia el forúnculo envenenado que se advierte dentro. Hacia los asuntos tan manidos y preocupantes como la despoblación de la que hablamos todos, situándola en un plano distinto, como un tabú al que no llegamos por más soluciones que pinten quienes lo pergeñan desde lejos. Y me parece preocupante que no nos preocupe en absoluto nada de lo que se relaciona con el medio, excepto su vestido.

Cuando se sube a una de las redes sociales una foto, sorprende algunas veces la rapidez con la que se visiona y se comparte por tus seguidores. Algunas de las fotos que yo he compartido de otros amigos en mis canales  han recibido más de 10000 visitas, han suscitado comentarios, se han compartido y hasta  300 personas, que es una nimiedad en internet, pero que es una cifra importante para nosotros, han dicho que les gusta.

No sucede lo mismo cuando subes un post hablando de los problemas que ha generado la nieve, el cierre de servicios, la incertidumbre en torno a cuestiones viejas y enquistadas como el arreglo de la carretera o el finiquito de la estación de San Glorio, asunto polémico que durante 20 años nos ha tenido ahora sí, ahora no, sin arrancar ni concluir definitivamente y en el que, pese a los predicamentos de quienes se oponen, la mayoría de habitantes que viven aquí tenía puestos sus ojos. Ni esto último, con toda la polémica, alcanza la repercusión de cualquier foto, quedándose los asuntos que importan de verdad en agua de borrajas.

Uno se agarra a lo que hay, a lo poco que suscita el interés de los turistas y a este respecto algo de luz se quiere ver en San Cebrián y un sin fin de arte por todas partes que a nadie dejará indiferente. Es la foto in situ. Es el "me gusta" hecho realidad. Es lo que hay, aunque no deje de sorprenderme y preocuparme, porque lo que hay en realidad, no sé por qué razón, todo el mundo trata de esquivarlo.

Sección "La Madeja", para "Diario Palentino" y Globedia.
Imagen: @José Luis Estalayo, amaneciendo en Castrejón de la Peña.

Follow Us @soratemplates