Un viaje sin alforjas

La Seo/BirdLife, con sede en Madrid, fundada en 1954; Wwf, o fondo mundial para la naturaleza, fundada en 1961 y con sede en Suiza; la fundación conservacionista Oso Pardo, constituída en 1992 y Gedemol, que lucha por la conservación de la montaña oriental leonesa.



Cuatro son las Asociaciones Ecologistas que han realizado propuestas para paliar la situación que viene deteriorando la vida de las comarcas situadas en el entorno de San Glorio.

Y lo hacen ahora, después de tantos años de obstracismo. Ahora, cuando la sangría poblacional hace temer la desaparición de muchos de estos pueblos. Entre sus propuestas, un Centro de interpretación, un spa termolúdico, el acondicionamiento de un humedal en la cola del embalse de Riaño y más de lo mismo: "uso del Parque Regional de Picos de Europa como instrumento de desarrollo sostenible". Lo único que garantizan es la "diversidad biológica del territorio", que incluye un acercamiento a lo que se ha hecho en Somiedo: "una apuesta por el Parque Natural y el Oso como símbolo de calidad", que a mi no me da confianza, porque las zonas son distintas y la nuestra está, ya lo sabrán ustedes, tremendamente incomunicada. A ello se suma una obsesiva vigilancia que nunca, nadie, realizó de esta manera sobre las gentes y el contorno. Y todos sus proyectos que implican un desembolso muy grande de dinero, son magníficos para el medio, nadie lo pone en duda, pero no aportan ingredientes que generen expectativas nuevas de trabajo que es lo que se requiere.

En Fuente Cobre hablamos de un centro ornitológico en el valle de los Redondos. Y para interpretación, ya tenemos en Cervera la Casa del Parque,  un Centro de la trucha en Velilla, un mirador de las estrellas y los bisontes en San Cebrián de Mudá, el Centro de interpretación de las Cigüeñas en Barrio de Santa María... Además, Museos, sendas y románico en abundancia en todas partes. Lo que me descoloca es la decisión de la Fundación Oso Pardo, una de las que figura como firmante de esas propuestas de echar el cerrojo a la casa del Oso que abrieron en Verdeña, o su traslado a Cervera, que es como abandonar un poco la lucha que argumentan.

Yo tengo la impresión de que nos enseñan la vida del oso, como buscando la enemistad y la lejanía de las gentes con el animal que anduvo por aquí antes de que nacieran todos ellos.

De la sección "La Madeja" para Diario Palentino.

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más