25 marzo 1995

,
Aún cuando las historias que llevo a estas páginas cada semana, no sean fruto de coloquios, tertulias, contactos, tan enriquecedores como me los prometía y aconsejaba el poeta Juan Sánchez Tejerina, q.g.h., tuve la suerte de conocer hace unos años a Mariano Pérez, entonces catedrático del Real Conservatorio de Madrid, nacido en Pisón de Castrejón en 1932.
Llegaba de la mano do Felipe Calvo y había pasado ya por Arbejal recogiendo las versiones de los "Sacramentos" de labios de Gregorio Blanco Moreno.




Son tantos los rostros y tantos son los nombres que se alargaría demasiado este espacio si los citásemos a todos, lo que por otro lado indica que había encuentros entre personas de otros pueblos y con otros argumentos. Todos y cada uno de ellos -muchos aún sin saberlo-, aportaron algo a quienes tuvimos la suerte de conocerlos y en eso estoy también de acuerdo con el gran poeta que perdimos, aunque tengamos la dicha de beber de la esencia que nos dejan sus versos, como recién salidos de la vida.
A veces llegan cartas con las que regresamos a la niñez, a los sabios consejos del anciano que hacían referencia a la conveniencia de guardar la regla de las horas, sobre todo en verano, cuando llegaba el tiempo de la trilla, consejos que también nos dejó a buen rocaudo el poeta Gabriel y Galán.
Yo a veces me entretengo en dorar las frases que me dejan huella y aparto casi todo lo que hace referencia a la Montaña Palentina. Espero que les agraden también a ustedes y nos sirvan a todos de estimulo y de fuerza.



"Se estremecen los árboles rurales... / los rebaños, el carro y el camino/ se hacen sombras. El astro vespertino/ enmudece de plata en los zarzales".
  • Juan Sánchez Tejerina, poeta

"El pueblo, ya desde Francisco Guerreo y otros autores del siglo XVI, trataba de transformar las cosas humanas en divinas y viceversa. También los cantos divinos en humanos, mediante transformaciones o aliteraciones poético-literarias".
  • Mariano Pérez, catedrático. Número 29 de la revista Pernía

"Aún se va a leña en nuestras montañas castellanas. Es uno de los últimos rasgos de una cultura que se está perdiendo bajo los golpes de una historia que el montañés ni entiende, ni ha planteado, ni termina de saber a quién beneficia".
  • Pablo Genovés, periodista en el Norte de Castilla

"¿Cuándo Barruelo de Santullán podrá decir que es un pueblo palentino? Supongo qué, cuando antes de tomar decisiones en las administraciones, las personas que han de tomarlas pisen el suelo sobre el que van a decidir, ya que los 110 kilómetros que nos separan de la capital se asemejan a los que separan a nuestro País de Bruselas, cuando se habla de Europa y España."
  • Manuel Mulero, corresponsal de DP en Barruelo

18 marzo 1995

,
Más de 10.000 personas han visitado en Bilbao la Exposición que conmemora el centenario del Ferrocarril de "La Robla". "La mayoría de los asistentes -señala una nota informativa recogida en un medio local- se caracteriza por su vínculo al Ferrocarril y a los pueblos que se entienden a lo largo del trazado ferroviario".




Y aunque los organizadores olviden citar a Palencia -pues se habla de Cantabria, Asturias, Burgos, León-, aprovecho la ocasión que me brinda este espacio para recordárselo por la cantidad de notas que nos vinculan al homenaje que ahora se le brinda a este tren centenario.

Ya en Castrejón de la Peña cuentan que un tal Patricio, hombre meticuloso y muy característico, les hizo cambiar el trayecto en algunos tramos, debido a su conocimiento del lugar. Otro vecino de aquel pueblo recuerda a todos los chavales quitando nieve de las vías. En Santibáñez, sabemos que había una máquina permanentemente para ayudar a subir al tren hasta Aviñante. En Cillamayor, el tren se detenía y dividía la carga, primero subía una parte, luego otra y arriba volvía a unirlas de nuevo.

Hace unos años tuve ocasión de realizar una entrevista -que se publicó en un medio vasco- al propietario de la maqueta de tren más grande de Euskadi, Manolo Herrera, oriundo de Santoña, que ha recorrido media Europa y España utilizando este medio de transporte, en viajes calificados de "estupendos", en tercera y con bocatas de tortilla y un buen trago de agua de botijo". "Ahora -afirmaba en aquella entrevista quien fuera cocinero en los últimos mundiales celebrados en Barcelona- la mitad de la juventud no conoce un viaje en tren, donde la convivencia y el trato con la gente es fundamental".

En la exposición de nuestro tren se ha hecho referencia a multitud de documentos de la época: escrituras, libros de contabilidad, actas del consejo de administración, fotografías, farolas, campanas, placas, herramientas de vía, taquillas y cientos de pequeños detalles que seguramente le resultarán muy familiares a nuestro gran especialista del tema José Pérez Llorente, muchos de cuyos trabajos pasaron por mis manos en aquellos años de bonanza.

Ahora mismo, Fernando García y Alvaro Carrasco, dos palentinos que han llegado a los medios nacionales con el invento del ciclorraíl, quieren evitar el desmantelamiento de un camino, por donde dicen que se transportaba el mejor carbón del norte, que salía de las minas de don Felipe Villanueva. El tiempo es un caballo desbocado que no respeta ni el recuerdo en el que se apoya tanta gente para darse ánimos, pero quiero vislumbrar cierta disposición a luchar por las cosas, a mantenerlas, a retomar los signos que fueron en otro tiempo el espejo y la vida de la montaña palentina.

Imagen: Ketari en Nirudia


11 marzo 1995

,
El turismo, como referencia de futuro
.

Aprovecho para recoger en este espacio frases pronunciadas y/o escritas por periodistas y personajes preocupados por el medio. Sólo podremos con los imprevistos machacando la historia, volviendo una y otra vez sobre los mismos pasos y aportando pruebas para que quienes rigen los destinos de los pueblos, recapaciten y resuelvan. Si donde siempre hubo una minoría silenciosa hay un lugar de unas características extraordinarías, y se ponen los medios necesarios, puede darse un caso de habitabilidad creciente, de regeneración, atendiendo primero y principalmente a la comunicación. Hemos repetido hasta la saciedad que una buena comunicación es imprescindible para que comiencen a funcionar las cosas. Y en ello hay que insistir reiteradamente. De momento, aquí les brindo escuetos y brillantes pensamienlos de muchas personas que nos vieron. Para unos, la montaña palentina ha dejado por fin de ser un sueño de fin de semana. Para otros, que lo viven de cerca, sigue existiendo un constante y paulatino alejamiento...

"...Pero la dificultad estriba en aumentar los servicios turísticos y, sobre todo, inferirles calidad. Sólo así el turista puede sentirse cómodo, encontrar un aliciente que Ie estimule para volver a visitar la comarca y para que sirva también como instrumento de promoción entre sus amigos y compañeros".
  • Fernando Caballero, periodista Norte de Castilla

"Importa y mucho que nosotros mismos nos convirtamos en los principales consumidores turísticos de la provincia"
  • Mariano Valero, director DP

"Volvemos a lo mismo. En Guardo se pretende potenciar el turismo y se empieza la casa por la chimenea. Lo primero que Guardo necesita es infraestructura turística: plazas hoteleras y un camping como Dios manda y demandan los numerosos visitantes. Lo demás es tocar a maitines cuando los frailes están rezando vísperas".
  • Jaime García Reyero, escritor alarense

"Estoy escribiendo sobre hechos contrastados. No son invenciones ni futuribles. Que en muchos pueblos se han rehabilitado ya todas las casas y otras se han hecho nuevas, y muchas ya por personas que nunca antes tuvieron que ver con el lugar. Y cuando hay gente que viene y va, que se queda, que convive, esto es una invitación fuerte a quedarse".
  • Gonzalo Ortega Aragón, periodista DP

"El logro más importante es haber conseguido que cada vez sean más las personas que opten por la montaña para pasar sus vacaciones, lo que ha generado también un despegue del sector turístico y de la economia en la comarca".
  • Manuel Mediavilla (pte. del CIT de Velilla)

"A Cervera parece que sólo le falta mirarse a un puerto marítimo".
  • Mino. Corresponsal de DP en Cervera de Pisuerga 23 de junio de 1968 

04 marzo 1995

,
Hace unos meses tuve ocasión de visionar un video impresionante. El lugar: la Venta Morena. El protagonista, un videoaficionado, cuyo Land Rover se había quedado aprisionado a unos palmos de la primera casa, junto a un nevero inmenso.




Contarlo es fácil. Hay que ver trabajando a las máquinas quitanieves con toda la potencia, aunque a un ritmo demasiado lento como para llegar a ningún sitio a tiempo. No se puede hacer más.

La grabación, que a fuerza de insistir sobre la misma escena, llega a cansar un poco, es interesante para demostrar a nuestros perezosos gobernantes la situación que aquí se implanta en los meses de invierno. Ya cuentan a este respecto los más ancianos del lugar que, en este punto, se formaban neveros de hasta cinco metros que había que palear en tres cortes o alturas. Se sabe que un año el Puerto de Píedrasluengas estuvo cerrado todo el invierno. Obras Públicas pidió a los pueblos que salieran voluntarios para abrir el camino a pala. Varios camiones los recogieron en la Venta Campa y los llevaron hasta las Peñas de la Hoz, donde comenzaron a abrir hasta llegar al empalme de Polaciones. Ya en Piedrasluengas les dieron pan, escabeche enlatado y vino para reponer fuerzas. El responsable del camión quedó de acuerdo en subir a buscarles por la tarde, pero espera que te espera, allí no volvió nadie y no les quedó más remedio que regresar andando desde el empalme de Palencia. "Así nos lo pagaron".

Otra anécdota muy curiosa, como toda la vida que rodeó a este personaje, es la que cuentan de un invierno muy duro, cuando se corrió la noticia de que a Honorio se le quemaba la casa. Los vecinos, como pudieron, con mucha dificultad por el temporal de frio y los inmensos neveros, se pusieron en camino hacia el lugar y ya cuando estaban a punto de llegar a la casa, les vocearon para que se volvieran. Al parecer, la mujer había barrido la cocina y al arrimar la escoba a la lumbre, esta se había prendido, pasando el fuego a las tablas del suelo. Los de Ia casa, en un primer momento, veían humo y no sabia de dónde procedía.

Hay otras muchas historias sobre las que ya nos hemos pronunciado, que pudieran servir para aplacar la realidad feroz de los inviernos en estos apartados lugares de provincia, pero debemos insistir en la realidad para que se procure poner fin a ese aislamiento de semanas, con la disculpa siempre de los distintos departamentos de la Administración que rehuyen competencias para lavar así su imagen.

Convendría que todos aquellos que nos gobiernan, de quienes depende la ayuda necesaria, experimentasen en su carne el invierno, porque, frente a estos casos anecdóticos, se han vivido otros muchos dramáticos, donde la vida humana dependía de la llegada de las máquinas, de la responsabilidad y el aguante de los hombres que las manejaban en condiciones adversas, acaso también ignorados en buena medida por quienes les mandaban a la odisea.

@para Diario Palentino y Globedia

Follow Us @soratemplates