24 septiembre 1995

,
«Me molesta que se ridiculicen los valores que aquí tanto hemos idealizado» 
+Piedad Isla [Fotógrafo] 

El Museo Etnográfico de Cervera fue el último sueño de Piedad Isla, la mujer que se sintió atraída desde joven por la fotografía y supo vencer las barreras que le salieron al camino. Los que llaman a su puerta se encuentran con un mundo que forma parte de la historia. Piedad Isla fue una mujer dedicada en silencio a promocionar y defender su tierra.
Si la fotografía fue el vehículo que la llenó como mujer, el Museo Etnográfico ha recompensado todo su sacrificio, llenando de satisfacción los últimos años de su vida. Son centenares de felicitaciones que llegan de todos los puntos. Infinidad de personas han pasado por estas puertas, donde se le rinde un homenaje a nuestros antepasados. Una inscripción a la entrada, con fotos de su archivo en las que aparecen rostros de toda la comarca lo matiza: "Ellos labraron su tierra, cosecharon sus frutos, les curtió el sol y marcó con su tatuaje el viento", justifica Isla. Son innumerables las piezas que atesora esta casona antigua (500 años), y los proyectos no terminan. Ahora ya está buscando un sitio para exponer los utensilios utilizados en las minas del contorno y trata de poner en funcionamiento un telar adquirido en Camporredondo. Junto al viejo telar, una rueda y en las paredes más cercanas, cardadores de lino. Al final del pasillo, la fragua de fuelle y ya en el piso superior, monedas, libros antiguos y un amplio muestrario de objetos y prendas religiosas, entre las que se encuentran once casullas de reciente adquisición. Piedad, sin pretenderlo, está siendo objeto de un homenaje diario que le brinda la gente que vuelve encantada con otros amigos y familiares para que sean testigos de un patrimonio riquísimo, que esta mujer con mucho tacto se ha preocupado de guardar para que sirva de testimonio de lo que fue la vida de los nuestros.


 
Froilán de Lózar CERVERA DE PISUERGA



Ahora que tanta polémica se levanta con los derechos de autor, ¿a usted se los han pagado?
Yo he visto fotografías mías publicadas y nadie me ha pedido permiso. Creo que ahora se está empezando a ejercer ese derecho. Una foto es una propiedad y debe tener una protección. Yo estoy un poco al margen. Me interesa para dar a conocer la zona, pero sí me parece conveniente que se defiendan los derechos de autor.

¿Puede hacer un balance muy resumido de su vida?
-Casi siempre he ido un poco rompiendo moldes. Yo sopesaba una cosa y, si me parecía lógico, lo hacía. Fui en el año 1954 corresponsal de la Agencia Efe y recuerdo que había un partido muy importante en Madrid. Estuve en el campo entre un montón de fotógrafos, todos hombres... ¡Hasta qué punto era poco corriente ver a una mujer con la cámara de fotos que, fíjate, en Madrid, cuando salíamos, exclamaban: ¡esa es la mujer que estaba haciendo fotos! A mí me gustaba esta profesión y no lo pensé más.
En otra ocasión -yo iba en moto a hacer los reportajes- fui a Alba de los Cardaños a hacer un cantamisas, con tan mala suerte que los radios de la moto me cogieron la falda. Cuando vine de allí fui al sastre y le encargué unos pantalones.

¿Ha fotografiado a muchos personajes importantes?
A ministros, alguna vez han venido a inaugurar algo, si es que se les puede considerar más irnportanles que los que aquí han ido cumpliendo con su trabajo. Yo tengo en el museo a mis abuelos maternos y sé que mi madre compró esta casa con la ayuda que recibió de ellos...

¿La fotografía ha cambiado mucho desde que usted empezaba?
Hace dos años que estoy un poco alejada, pero sí, sobre todo en los medios. Cuando empecé las máquinas ni te medían la luz. Yo trabajé con los papeles Valca, los actuales tardé años en conocerlos. Cuando empecé no había prácticamente máquinas. La gente estaba ávida y cuando, por ejemplo, iba a pueblos como Celada, las mujeres salían con todos los hijos para que los fotografiara.

¿Por qué cree que no funcionan las asociaciones de montaña?
En mi opinión -y espero que nadie se moleste- esa dejadez viene dada por la baja de cultura. Hay cosas que no se aprenden en la Universidad. Aquellos valores que nosotros hemos procurado idealizar, alguien trata de ridiculizarlos y poco a poco se van perdiendo. Ahora cada uno va a lo suyo. Las personas que están ocupando puestos relevantes tenían que dar ejemplo de estética y de moral. Hay un desencanto generalizado y creo que hay motivos para ello. Ahora no se les enseña a los hijos a ser felices. Lo encuentran casi todo hecho. Figúrate la fuerza que se podría ejercer en casos como el de Salinas de Pisuerga. Pero la gente no sabe o no busca información, se cree libre y no lo es.

¿La montaña palentina ha conseguido relanzar su imagen o sigue siendo una aspiración permanente?
Algo se avanza, pero lento. Creo que tiene que haber un crecimieto paulatino, con una base, sin pensar que esto va a ser la panacea.

¿Cómo se siente más reconocida: como fotógrafo o como mujer?
-Como fotógrafo, no hay duda. La realización tiene que abarcar al conjunto de la persona. Cierto es que, cuando vienen algunas personas y les cuentas tu vida, ellos te admiran como persona. Yo he encontrado a mucha gente que me ha ayudada mucho. Muchos hombres de mi oficio con los que siempre he mantenido una competencia, pero leal.



Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

,

  • La mujer, otra historia 
De la mujer siempre han dicho cosas bellas los hombres, aunque parece que siempre se le negaron las historias y nunca se le reconoce el verdadero papel que desempeña. Nuestras mujeres han sufrido doblemente esa marginación, siempre que han tenido que soportar trabajos más duros en condiciones más adversas.
Suele decirse que cada persona tiene que hacer frente a los problemas de los que la vida parece saturada y es verdad que todos, hombres y mujeres, pueblos y ciudades, deben sortearlos como mejor entiendan, a veces sin todas la armas y las argucias suficientes, Pero sí es cierto también que la mujer es otra historia. "Nuestro homenaje -según Francisco Martín Abril- podrá consistir en que nosotros, los hombres, los maridos, los padres, firmásemos un documento de oro en el aire azul, para ponernos de acuerdo en no permanecer callados ante vuestra labor humilde y al mismo tiempo suprema, de mantener los sagrados valores de ese huerto adorable e inmortal que es la familia".
Con esta cita del maestro, podríamos muy bien zanjar este capitulo, pero tampoco tienen desperdicio -opino-, la de nuestro poeta Carlos Urueña y la de dos excelentes periodistas palentinos, Javier y Gonzalo.



"La mujer es un mal de amor, de belleza y de sueños, que con el agua incopiable de los mismos llena el río de la vida del hombre".
  • Carlos URUEÑA, poeta 

"Las mujeres que habitan en el medio rural también merecen una discriminación positiva, ayudas especiales para poder hacer compatible la libre elección de vivir en un pueblo y a la vez disponer de los mismos servicios que tienen aquellas mujeres que residen en la ciudad."
  • Javier GARCIA ESCUDERO, periodista 

"Quiero decir que la mujer rural debe entender el apelativo de rural como diferenciador de la urbana. Y eso indica que los medios son diferentes en muchos aspectos, diferentes pero no discriminadores unos y otros por voluntad externa, sino por su propia naturaleza".
  • Gonzalo ORTEGA ARAGON, periodista y Académico Tello Téllez 


17 septiembre 1995

,
  • Sobre la despoblación
Mucho se ha hablado del "fenómeno de la despoblación". Las gentes corrieron en pos de un mundo nuevo que está a punto de romperse, porque contra la saturación y el embotellamiento sólo hay remedios dolorosos, innombrables, en los que no queremos detenernos. Los del pueblo saben muy bien lo que significa la soledad. Los de allá lo saben también y viven durante mucho tiempo con esa impresión que da cerrar la puerta y volver al frío cemento de la urbe.


Hace unos días supe que alguien está intentando abrir un Parador en Piedrasluengas, al lado de aquel otro que estuviera en proyecto y que poco a poco, se ha ido cayendo. Ahora se trata de unos cuantos emigrantes que quieren volver y acaso, ojalá lo consigan...
Como ellos, mucha gente suspira -suspiramos- y piensa en algo parecido. Mi padre suele decirme, y no le falta razón, que donde no hay gente no se pueden montar negocios. Pero, tal y como están las cosas, ni siquiera donde hay gente hay resultados que levanten el ánimo.
A pesar de todo, las crónicas están cambiando y los jugosos comentarios que hoy adjunto, se ofrecieron en otro tiempo, cuando no existían perspectivas de futuro ni apoyos serios a nivel provincial y regional.
A todos nos queda una especie de duda ante el futuro, pero si de verdad hemos sembrado bien, siempre tendremos ocasión de recoger buena cosecha.



"Desde hace ya bastantes años, la Montaña Palentina está sufriendo una despoblación preocupante, casi de caerse el alma a los pies. Las perspectivas inmediatas, a la vuelta de una o dos generaciones, son de absoluto abandono de muchos pueblos, de sus casas, y sobre todo, de sus tierras, de su riqueza tradicional".
  • Gonzalo ORTEGA ARAGON, redactor jefe de "Diario Palentino" 

"Cardaño de Arriba ha muerto. El cadáver de un pueblo es un espectáculo que deprime. Es difícil describirlo. Una casa abandonada produce tristeza. Un pueblo abandonado, es la tristeza misma.
  • José Manuel SAEZ, corresponsal de Noticias de Palencia 

"De dónde sacar las manos para atender los cultivos de regadío, si no los hay ya ni para el secano, si en la vieja Castilla no quedan más que viejos y niños....
  • Miguel DELlBES (Castilla, lo castellano, los castellanos) 

"En el siglo XX, cuando la humanidad halla el hueco para liberarse de su lucha diaria por la vida, cuando el mundo despierta a la Industrialización, hay zonas que sufren de manera especial la recaída, el abandono total. Ese tiempo de euforia deja por los suelos castellanos muchas casas en ruínas. En ello se vuelven a cometer los mismos errores, las mismas injusticias, que llevamos siglos padeciendo"
  • José María SANCHEZ FRAILE (Pregón de fiestas 1983 en Cervera de Pisuerga)


10 septiembre 1995

,
«En una venta se madruga y se trasnocha mucho, ya que siempre está uno al servicio de quienes vienen a visitarnos» 
Nicolás Martínez [ventero] 

Nicolás Martínez nació en la Venta Urbaneja el 3 de diciembre de 1931. En esta casa, fundada en 1849 y adquirida por su abuelo en 1920, aprendió el mejor oficio del mundo: tratar con sumo cuidado a los caminantes que llegan hasta ella. Nicolás es tajante a la hora de expresarse sobre el futuro de la zona y la próxima construcción de un Parque Natural. Lo que hace falta es que guste el medio.
El que se marchó no vuelve. Estos pueblas tienden a desaparecer en unos años. Lo que quiere recalcar es que la gente aquí no está de acuerdo con el Parqué Natural, porque no quieren ver como se les destruye el regado de sus antepasados. Nico fue testigo de aquellos carros que venían a repostar desde los valles deLiébana y Polaciones. En esta parada nacieron sus hijos, aprendió a tratar el vino y supo del significado de las renuncias, cuando su padre, Secundino,se opuso a que entrara a formar parte de la plantilla del Racing, lo que indudablemente le hubiera colocado ya en la pasarela por la que pasearon sus compañeros: Marquitos, que jugó en el Madrid; Rivas, en el Zaragoza, y Goyo Fuentes, que luego debutó en el Racing. La venta se ha ido reformando con los años. Se ha lucido la piedra y se hacolocado con mucho gusto la madera. Mantenemos la conversación en un rincón de la casa. en el piso superior, después de atravesar largos pasillos, llenos de curiosidades y recuerdos.


 
Froilán de Lozar. VENTA URBANEJA




-.Usted conocerá bien la historia de la Venta, ¿o no se le pegó la vena de su padre?
.-Venta Urbaneja la compró mi abuelo en 1920. Fueron sus primitivos amos los dueños de la Abadía de Lebanza. El edificio costó 22.500 pesetas. El abuelo Nicolás tuvo que pedir un pequeño crédito para empezar a trabajar el almacén de vinos. El abuelo fue dinámico, de trato exquisito,tanto que, las gentes del contorno siempre se acordaban de él a la hora de tasar, nombrándole albacea. Esto le facilitó a él las cosas para dar a conocer su negocio de vinos, que luego se amplió en piensos, harinas y ultramarinos.

-.Entonces... el negocio fue creciendo.
-.Fue creciendo, ampliamos la Venta de vino, ya que logramos dar salida hasta cien camiones anuales. Yo empecé a trabajar con un camión. La temporada de mostada teníamos dos locales, donde almacenábamos unas cinco mil cántaros, de esta manera, cuando los vinos habían fermentado, los poníamos en venta.

-.Generalmente, ¿de qué procedencia eran los vinos?
-.Hace veinte años los traíamos de León, Palencia y Valladolid. Después, al mejorar el status social, los adquiríamos, en la Mancha. Traiamos también vinos para reforzar de la provincia de Ávila y de Madrid. Durante los meses de invierno hacíamos una mezcla encabezada con los vinos de Almorox; Vinos de El Tiemblo, San Martín de Valdeiglesias y Cadalso de los Vidrios; pueblos a la altura de la montaña, vinos gaseosos riquísimos que se convierten en aguja al mezclarlos con los vinos de nuestra zona que tenían una acidez fija...

-.¿Cómo transcurre la vida en una Venta?
-.Tranquila. Veinticuatro horas de herbajo, porque se madruga y se trasnocha mucho, ya que siempre está uno al servicio de quienes vienen a visitarnos.

-.¿Qué influencia han tenido a su modo de ver las relaciones comerciales entre los valles Cántabros y el norte de Palencia?
-.Muy positiva. De un trato exquisito, como de familia. Cuando venían los carreteros se compartía lo que hubiera en la mesa. Nosotros bajábamos con el camión dos veces por semana para servir a toda la zona de Liébana y hacíamos un viaje cada mes a la zona de Polaciones.

-.¿Cuántos litros de vino han pasado por sus bodegas?
-.320.000 litros anuales.

-.Ahora el invierno es más suave...
-.Sí, hasta hace unos años era muy duro vivir aquí en el invierno. Lo hemos hecho por amor a los padres, a la familia y también mirando los clientes que no queríamos dejar desatendidos.

-.Parece que desaprovechó la ocasión de su vida con el fútbol, ¿se siente dolido por aquello?
-.Yo me eduqué en las Salesianos. Era del equipo del colegio. Teníamos un gran equipo. Yo jugué con Marquitos, él como defensa lateral y yo de central. Marquitos se fue al Real Madrid y yo me vine a casa. Después, todos los sábados me venían a buscar para jugar los torneos del barrio, en Santander. Luis García Guinea, un notario que había en Cervera, se enteró de que había sido seleccionado como el mejor defensa central y vino a ver a mi padre, consiguiendo que formara parte del Club D. Cervera. Jugando en el Cervera llegó a interesarse el Racing, pero mi padre se opuso y yo no quise contrariarle. Hubiera triunfado, yo tenía facultades para el fútbol. Luego jugué con el Palencia y después en el Barruelo.

________________

NOTA
Nos lo recuerda el escritor Francisco Merina Bravo en uno de sus libros: "Nico fue un gran futbolista, jugando como titular en el club Deportivo Barruelano».[ ver protagonistas proximamente]
►más [artículo relacionado en este blog]
Lugares de la montaña”,



Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

03 septiembre 1995

,
"De la escuela arranca el movimiento cultural para promocionar el pueblo".
Casimiro Redondo [Maestro] 

Casimiro Redondo es un volcán secreto. Hijo y nieto de maestros, nacido en el municipio de Alba. Viene de Cardaño a Barcenillla. En este pueblo, próximo a Rueda, le encuentro y me pierdo en su mundo, en su rico lenguaje, voz consumida por las aulas, garganta de la que van saliendo a borbotones las palabras, las historias de aquellos otros días.
Apunto, pero me pierdo en su torrente.Casimiro Redondo necesitaría un magnetofón grande, con muchos metros de cinta, que durase muchas horas, para no perderme nada de lo que dice. Necesitaría mucho tiempo y sé que unos kilómetros más abajo me espera otra historia profunda. Dos horas de conversación con este hombre, que lo mismo confundes con un catalán o un gallego -acentos no le faltan- dan para muchas páginas, y el cuaderno que llevabas montado no te sirve, has de enfocarlo de otro modo,cambiar las preguntas que llevabas en mente, dejarle que hable, que se desahogue, que te comunique lo que quiera, como quiera, pues de un hombre que vive constantemente aferrado a la cultura, siempre se aprenden cosas.


 
Froilán de Lózar BARCENILLA DE PISUERGA



Casimiro, ¿qué ha sido la Escuela para usted?
La escuela, todo. La escuela era donde arrancaba el movimiento cultural para mantener y promocionár la vida del pueblo. Yo empecé tarde a estudiar. En mi casa éramos muchos y mi padre ganaba ocho pesetas. Yo sabía el catecismo de memoria, aprendí las tablas, me gustaba la historia. Es curioso, á mi padre no le cogí en una falta y mi abuelo escribía mejor que mi padre y que yo. Gracias a la escuela.

Como maestro y como persona, ¿qué le gustaría ver para esta montaña que aún no ha visto?
Mira, no podemos volver hacia atrás. Las cosas buenas que se pierden ya no vuelven. Ahora, con la TV, estamos informados, se viste, se calza, se canta.., con referencia a lo que vemos. Yo abogo, sobretodo, por los niños hasta que empieza la EGB. No tenemos apego a conservar las tradiciones. En Cervera había un grupo magnífico, pero no hay constancia y esto, así, se acaba.

Con el corazón en la mano, ¿es posible aunar en otro lugar tanta belleza como la que aquí fluye?
Sí, hay sitios preciosos. Eso ya seria hacer un exclusivismo. Yo alguna vez he dicho que Alba era la Capilla Sixtina de la Montaña, pero esto es hiperbólico. Cataluña, Albarracín Asturias, Cuenca, Soria... hay sitios preciosos, apegados a sus tradiciones, que las promocionan y conservan.

Usted siempre habla de Cardaño con pasión. ¿Qué le mueve a hacerlo?
Yo he visto que los de Cardaño de mi época estaban muy unidos. Iban a Vidrieros a San Roque y venían por Alba. Conservaban los bailes... Yo tenía una tía muy bailadora. Me enseñaba a bailar con la sombra que proyectaba el candil en la pared. Bailaban muy bien la jota. Para mí, los que mejor bailaban eran los de Cardaño de Arriba Por la parte tuya, los que mejor bailaban eran los de Areños, con perdón de los de Arbejal. En el bar que regentaba en Palencia, les decía: si tocan una jota, baila-mos. Recuerdo en cierta ocasión que eran las tres de la tarde y se llenó el bar. Al bailar bien, te pedían otra y otra... Si no bailas quemamos el bar. Y me obligaron a bailar fuera. En resumen, me quedó grabada la imagen de aquel folclore auténtico. Sobre todo, la unión que había

¿El guiso del Pastor es una costumbre muy arraigada, o se nota cansancio?
Esto no se pierde. Lo he venido observando, todo el mundo dice ¡bah! pero a la hora de repartir, como suele decirse: de lo que no cuesta, todo el mundo llena la cesta. Se empezó con tres o cuatro perolas y este año se han hecho 19 caldereros, 4017 kgs de guiso de pastor. Aparece gente de todos los lugares, salen de todas las esquinas. A los socios nos dan una botellita de vino y un panecillo.

¿Se está haciendo todo lo posible para darle auge a fa montaña palentina?
Sí, pero muy lentamente. Falta infraestructura. Principios quieren las cosas. El turismo rural va viento en popa. Los 25 hoteles que hay están bastante ocupados, pero hay que reconocer que va muy lentamente.

Casimiro, hagamos una breve descripción de estos pueblos. Lo primero que te acuda a la mente cuando te los cite.
  • Triollo. 
En Triollo se hace la fiesta por San Pedro, cuando vienen todos. Fiesta competa, desempolvando aperos, llamando a todo el pueblo. ¿Qué voy a decirte?: unión, amistad, entusiasmo...
  • La Lastra 
Un pueblo que se está promocionando mucho. Le faltla una casa: que no tiene monte. Mi padre le llamaba "de la Mata». Es el pueblo más alto, antes era Valsurbio, donde han hecho una casa -no lo pierdas de vista-.
  • Cardaño de Abajo 
Está bastante promocionado. Van a hacer un hotel. Han hecho un mesón: Espiguete. Ha desaparecido como entidad vecinal, pero sigue haciendo casas, sigue viniendo gente, se mantiene. Allí conocí la escuela que regentaba mi abuelo, cuando ganaba una peseta diaria.
  • Alba. 
Es mi pueblo. Era el más rico. Superaba a todos en muchas cosas. La mojonera de Alba llega a unos metros de Cardaño.
  • Vidrieros 
Un pueblo que conocí pescando con mi padre. Un pueblo con techos de paja y un puente de madera endeble. Hoy, no entiendo cómo se mantiene. Hay dos mesones, está muy arreglado y hay puente, hay bolera, hay movimiento.
  • Guardo 
Velilla y Cervera antes eran como Guardo, pero ahora es demasiado. Hay 140 bares donde -como dijo el cronista- se divierten y se pervierten. De pequeño, cuando iba a Guardo, era como si fueras a Madrid.


Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

Follow Us @soratemplates