Carretera en proyecto permanente

No voy a cambiar el discurso. No lo he cambiado nunca y menos a estas alturas de la vida. Hoy toca nuevamente carretera. El discurso recurrente de los otros, busca de forma premeditada y repetitiva votos y beneplácitos para los próximos comicios.
El nuestro es un tic incesante que busca mejoras y resultados para 2000 personas que van y vienen por la montaña; alguno más que la utiliza de trampolín hacia Cantabria o como ruta del románico que pasa por estos últimos pueblos de Palencia. Y para Palencia en general que tiene aquí un inmenso balón de oxígeno que debe cuidar, quedando cada día menos gente dispuesta a regar este inmenso y desconocido jardín, permítanme esta licencia.




El mensaje de los políticos, siempre llega cargado de promesas. Y no me vengan con milongas porque los candidatos ya saben de sobra, deben saberlo -ignorarlo no les exime de culpa- lo que necesita el pueblo. El pueblo necesita que se cumplan las promesas que hicieron, y donde ya juraron sobre la biblia que no dejarían sin recursos a estos pueblos. 

Pero pasan los años y todo sigue bajo mínimos. Se hablan de millones destinados al arreglo de la carretera que bordea el pantano de Requejada. Se justifica la tardanza porque algunos animales en peligro de extinción están hibernando, se entiende la demora por el propio invierno que es duro y largo, con más razón el último;  por las características del terreno, en fin, por todo. Ya Palomero, recuerdo que me dijo, que dónde iba a parar, que estaba elucubrando, que en cuatro años estaba la carretera más que lista. Y ya estamos en el cuarto año, con una mierda de carretera reparada, otra mitad sin acometer, un puente de Vañes que se nos cae a trozos y una parada que ya no obedece ni al oso, ni a la avutarda, ni al invierno; una parada que ya no sabemos a qué motivos obedece, ni quién gana dinero retrasando las obras, ni a dónde va el dinero destinado a las mismas.

¿Y vienen ustedes a pedir un voto? Lo raro es que no se les caiga la cara de vergüenza al comprobar que treinta años después siguen los pueblos donde estaban, milagro que las gentes que los viven resistan en estas circunstancias, viendo caer un servicio tras otro, ante el beneplácito y la adulación de muchos de quienes los gobiernan.

Para la sección de "La Madeja", en "Diario Palentino" y Globedia.
Imagen: Orígenes

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más