El Peñalabra



Por José Luis Estalayo

Cumbre de incomparable belleza , sobre todo para los pueblos de Tremaya, San Juan de Redondo y Santa María de Redondo, con quienes presume su mejor cara. Siempre se me asemejó su cúspide a la boina que nuestros respetables pernianos portaban y de la que sacaban tantas ventajas, pues, además de proteger del frío cuando faltaba el pelo y de la influencia de las tormentas, también lo hacía de golpes, raspaduras y del sol.

Muchas veces me ha tocado ver a Peña Labra guarecerse del frío enfundada en una bufanda blanca, esponjosa y algodonada, dejando al descubierto solamente su parte superior, cambiando de aspecto al ritmo de los segundos. Siendo esta una de las imágenes más impresionantes y fastuosas de esta montaña.

En sus faldas me tocó observar la presencia de un rebaño de rebecos llegando a contar más de 60 juntos. También aquí aprecié el espectáculo único de la berrea así como la persecución y lucha frenética de los machos.

En cuestión de tres minutos viví en pleno mes de mayo, las descarga furiosa de granizos que me obligó a refugiarme en un recoveco de su pared frontal, la frágil caída de los copos de nieve mecidos por un suave viento, y la salida de un sol radiante inundando La Pernía de luz y calor.


Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más