Si fumas, no conduzcas

Todos los medios de comunicación se hacían eco estos días de la nueva ley que ya tramita el Gobierno Vasco sobre el tabaco. Pero hay normas que parecen fruto de un Gobierno imposible. Se entiende que la normativa alcance a todos los espacios públicos cerrados. Otro berrinche razonable que se llevan los establecimientos que cumplieron la Orden anterior de habilitar un espacio para los fumadores. ¿Va a resarcirlos el Gobierno?

 


Lo de los Parques, que ahora añade el Gobierno de López, es cuestión más polémica, porque se puede fumar en la calle y no hay juez que no entienda que el Parque está en la calle, por lo que tendrán que acotar los Parques públicos o cubrirlos con algo. Cuando la prohibición llega a los Medios de Transporte o espacios pequeños , como los ascensores, la norma todavía se entiende como un respeto hacia quienes no fuman, pero lo que parece rozar ya los límites del absurdo es que el Ejecutivo prohiba fumar en los coches.

Seguramente, acabaremos maldiciendo a Colón, que fue, presuntamente, quien lo introdujo en Europa para que, apenas experimentado su sabor, algún Papa y gobernantes de aquel tiempo proclamaran anatemas y castigos, buscando ya entonces la manera de combatirlo. Ahora nuestros gobernantes quieren llegar incluso (que llegarán no tardando mucho) hasta los hogares, reductos casi inviolables, según la Constitución. Ahora para frenar su consumo qué mejor remedio que imponer duras sanciones económicas, encargándose de imponerlas los diferentes policías o inspectores. Es evidente que a los fumadores se les avecina otro impuesto que suplirá de alguna forma los ingresos que no llegan por su venta. Es lo único que les importa a los respectivos gobiernos, por más que prometan dedicar el dinero recaudado por este concepto a campañas de deshabituación. Parece que la conclusión es la misma: ¿Has fumado? Has pecado.

Pero la pregunta que se hacen los fumadores es: ¿Queda algún lugar donde poder fumarse un cigarrillo sin sentirse culpable?. Y el razonamiento que todo el mundo se hace es de cajón: Si los médicos saben a ciencia cierta que el tabaco es el causante directo de muchas muertes y si tanto implica para la salud de fumadores y no fumadores, ¿por qué no se prohibe su venta?


@Diario Palentino, Nueva Época, 2010

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más