La Saga de los Mier (I)

Desde la Peñamellera a los Redondos

En Mier, en el Valle de la Peñamellera, se establece uno de los Condes de Álava que sobrevive a una serie de enfrentamientos entre las familias Vela y los Fernán González de Castilla, cambiando su apellido por el de Mier para alejar el odio del linaje castellano que no se veía saciado. Las raíces familiares de los Mier se hallan en la tierra del mismo nombre, la Peñamellera asturiana, cercana a Covadonga.


Los Mier tenían el patronato de la parroquia de ese pueblo hoy asturiano y en la abadía de San Pedro de Plecín. La iglesia de este lugar es una bella muestra del románico tardío, que viene a emparentar estilísticamente -al decir de los críticos- con iglesias tardorrománicas palentinas y burgalesas.

Aquellos Mier iniciaron peregrinaje, de manera que sus ramas florecerán en Liébana, Trasmiera, Cabuérniga, Campóo y por supuesto América. Mier es un apellido de generosa difusión en Cantabria. Julián Trespalacios y Mier en el discurso acerca de la nobleza de la Peñamellera, pronunciado en 1785, explica que tanto Mier como Miera pueden entenderse como una extensión más o menos grande de terreno utilizada para el sembrado, o sea, la mies. Al ser un espacio tan común no es extraño que el apellido tenga vigencia regional, si bien se aprecia una mayor intensidad en la zona occidental, donde se concentran varios de sus linajes y es posible dar con alguno de sus orígenes. En Cabuérniga, uno de los edificios más representativos es el palacio de los Mier, construido a principios del XVIII y que hace dos décadas se transformó en Parador Regional. En Ruente es muy conocido el palacio de Mier, construido en 1886, que estaba constituido por un complejo de cuatro edificios: casa solariega, capilla y otros dos edificios cercanos. Otras casonas dignas de mención son las que ostentan los escudos de Cossío y Mier en el barrio de la Hoya. Mier hubo muchos y desde muy antiguo aparecen bastante repartidos. Igual variedad hay en sus armas. Al llegar a nuestra tierra, unos se establecen en Camasobres y otros en los Redondos, y es en el pueblo de Santa María de Redondo donde nace en 1796 Gregorio de Mier y Terán, tatarabuelo del príncipe Rainiero de Mónaco.

  © De la serie "La Madeja" para Diario Palentino, 2016

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más