¿Quién manda qué?

En agosto de 2005, un bloguero muy conocido se dispuso a recorrer buena parte de la provincia de Palencia, desde Carrión de los Condes hasta Aguilar de Campoo, donde se suma a los cursos que realiza la Fundación Santa María la Real y, en una iniciativa de puertas abiertas, puede tomar, sin impedimentos, imágenes del interior de Santa Cecilia con el fin de mostrarlas después en ese blog sobre el románico que administra.




Allí queda patente su enojo:  "¡Que diferencia con lugares como San Andrés del Arroyo, Rebolledo de la Torre o Santillana del Mar, donde un energúmeno, que lamentablemente debe de ser sacerdote del templo, además de gritar atronadoramente a quienes alzaban cámaras de fotos, azuzaba hacia ellos al guarda de seguridad de una empresa privada contratado a tal efecto... ¿Esta es la casa del Señor?. Insisto en mi particular cruzada contra ellos: Déjenlos en "su paz", no los molesten. No vayan. No los subvencionen."

No hay un término medio. A lo largo de los años, uno se encuentra con obras de arte caídas, fábricas de admirable acabado que hasta los más implicados en el arte abandonaron a su suerte, sin entender bien a qué obedece su actitud o, vienen a despertarnos con historias como la que denuncian los "Vecinos por Liébana" el pasado mes de agosto, donde la sacristía de un edificio histórico de Espinama se rellena de hormigón para construir un aparcamiento: "Pretender gestionar lo público sin tener un mínimo conocimiento del funcionamiento de la cosa pública o, sin hacer uso del personal del Ayuntamiento que resuelve este tipo de dudas, resulta cuanto menos peligroso para el conjunto de los ciudadanos".

Y se lamentan de la imagen nefasta que están dando nuestros representantes al mostrarse incapaces de cuidar de nuestro patrimonio. Algunos sacerdotes imponen su criterio al margen de lo que estipule, en nuestro caso, la Junta de Castilla y León, encargada de intervenir en su conservación, de manera que, en ocasiones, ni la administración ni los administrados aciertan a saber hasta donde llega su función y si todo vale para los turistas que vienen a disfrutar de nuestro patrimonio natural y cultural.

De la sección "La Madeja" en "Diario Palentino" @2016


Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo