Vamos cerrando heridas

Mientras dábamos el último adiós en Herreruela al primo Vidal, prisioneros de tantos momentos como allí compartimos, desde el balcón privilegiado de la casa que nos mostraba la bolera llena de mozos que venían de los pueblos cercanos, aproveché un instante para mirar atrás, para mirar más lejos, mientras la nieve se hace perenne por los cerros y amenaza otro invierno.



Estoy tejiendo unas pinceladas para cerrar poéticamente un año atroz, que a saber si es la mejor medicina o, sirve de bálsamo para esos dolores inexplicables que aumentan y se hacen más lacerantes a medida que vas sumando años.

Al final de la historia que va escribiendo cada uno para sí, te das cuenta que no está el truco en saber más, ni te servirá de alivio estar más preparados para depende qué destino te toque, ni el dinero, ni mantenerse hacia la mitad de la tabla de esa clase media, ni el discurso ejemplarizante de nadie. Nada te servirá porque, que nos expliquen para qué sirve tanta prebenda si un mal viento dará al traste con todos nuestros saberes y consejas.

Vivamos, hasta donde se pueda este momento, abrigados por las imágenes de los recuerdos de los rostros que acompañaron aquellas navidades, aquellos días veraniegos, aquél sol que, por tantas cosas, brillaba en lo más alto, y aún sin tantos adelantos ni encomiendas como ahora nos venden, brillaba más que nunca.

¿O es distinta la percepción de las cosas a determinada edad?. Cuando te repites que lo mejor es vivir el momento presente, apurarlo hasta donde se pueda junto a los que te quieren.

No se si les ocurre a ustedes, pero yo que no me arrepiento de nada de lo que no hice,  miro y percibo raudales de tristeza. Es como si la vida me estuviera reclamando una respuesta para tanto dolor como se está viviendo en casas y calles a los que sólo llegan los diarios de tarde en tarde, mientras siguen copando las audiencias programas donde se dilucida sobre la vida que llevan quince o veinte famosos, o vuelven a las calles violadores y asesinos para quienes la vida es un juego de naipes.

Para la sección "La Madeja", en "Diario Palentino" y Globedia.

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más