Asunción García Antón

«Hemos ido perdiendo tradiciones que nunca podrán recuperarse»
Asunción García Antón [Panderetera] 

Asunción García Antón nació en Arbejal, pero como dice su copla, reside en la calle del Castillo, en la localidad palentina de Cervera de Pisuerga. Cuando le pregunto de dónde le viene el arte de tocar la pandereta, no sabe definirlo, pero sí, que surgió cuando era una niña y sus padres no ganaban ni siquiera para una pandereta, ella ya iba ensayando sobre su pecho con los dedos.
El grupo de Arbejal, que inició su andadura hace 20 años, se ha extinguido dejando tras de sí una bella página de folclore montañés auténtico. El grupo de Arbejal empezó hace veinte años de la mano de Enrique Delgado. Cansado de zapatear los escenarios y con muy pocos auspicios de relevo en las nuevas generaciones, se ha disuelto. Asunción está muy enojada por la mala utilización que están haciendo de su imagen y de sus trabajos. Nadie le ha consultado para sacarle en algunos libros y revistas y para colmo, este año, el grupo de danzas de la Diputación viene a cantar «en mis narices y a mi tierra, coplas que ella cantaba como nadie «porque eran mías y nadie más debe adjudicárselas«. Recordando una a una las jotas de la montaña palentina, esta mujer que se ha dejado parte su vida en las notas musicales de su pandereta quiere que no copien lo suyo, porque lo considera lo más auténtico, lo que no se ha recopilado de ningún sitio.


 
Froilán de Lozar. ARBEJAL




¿Quién le enseñó a usted a tocar la pandereta?
Eso tiene que salir de uno. El meneo de los dedos, el redoble... todo eso debe salir de uno mismo. Yo aprendí a tocar la pandereta en la cama -de esto se ha reído mucha gente- con los dedos en el pechó. Así aprendí a tocar a los diez u once años.

Usted ha recorrido muchos pueblos con el grupo de Arbejal, ¿cómo entiende el actual folclore palentino?
Va todo a menos. Lo entiendo bien, pero nos dan muy poca ayuda y esto se acaba. Cuando lo fuimos dejando -porque de mayores exige más sacrificio y fuerza- cogimos tres grupos de niños: uno de tres a cuatro años, otro mediano de ocho a doce y otro hasta los dieciséis. Los mayores nos fueron dejando poco a poco. Total que se quedaron muy pocos. No sé si volveremos, pero de momento, no. Las jotas nuestras de la montaña palentina, cada baile era de una manera. El día de la fiesta vino el grupo «Jorge Manrique.. y no vi nada bien que me copiaran mis canciones, como esa que dice; «Si quieren saber señores, en qué residencia vivo, en la villa de Cervera, en la calle del Castillo..» Esas son mías y a mi eso me da mucha rabia...

¿Por qué toca usted la pandereta? ¿Por dinero...? ¿Por afición...?
Porque me gusta. Lo llevo en la sangre y no he cobrado un céntimo.

¿Usted cree que podrán recuperarse algunas tradiciones?¿Cree que volverán algunas de las viejas costumbres?
No creo que se recuperen. Esas cosas tan bonitas no vuelven, porque nosotros mismos hemos estado buscando jóvenes para el grupo y les daba vergüenza. Yo recuerdo que en casa de mi madre se hacían cosas. El día nueve de septiembre se casó la hija de Hermógenes y le fuimos a cantar la enhorabuena, que difiere en algunos aspectos a la que se cantaba en otros puntos de esta zona...

¿Qué opina de la fiesta del turista que se celebra en Arbejal?
Está muy bien. Arbejal es un pueblo que desarrolla bastantes actividades y acude mucha gente. Este año han dado bocadillos y luego hacían una buena verbena. Todo el pueblo colabora para que salga bien.

¿Cómo es el comienzo del grupo de Arbejal? ¿Quién ha sido la máquina?
Enrique Delgado fue el que empezó a promocionarlo. Los primeros que se iniciaron en él fueron Andrés y Balbina, que eran de Redondo. También empezaron a bailar los de Areños y algunas personas de Arbejal. Cuando inauguraron el parador bailaron ellos, con los trajes regionales y aquello a mi me impactó. Entonces me ofrecí para bailar y tocar la pandereta y ya llevo 20 años.

¿Qué quiere decir el baile "A lo ligero"?
Es un baile popular de aquí que no lo sabe tocar ni bailar nadie. En Arbejal está Tasia que tocaba muy bien... y yo también, aunque a mí no me pongas porque yo no quiero alabarme. Los demás quieren imitarlo pero no pueden. Bailar como se baila en Arbejal no se baila en ningún sitio, porque hay que bailar para atrás y cruzar mucho los pies...

__________________

El 13 de Enero de 2011 se presentaba en Cervera de Pisuerga un disco del folclore palentino, dedicado a la cantaora y panderetera Asunción García Antón. El cedé hace el número 17 del Archivo de la Tradición Oral de Palencia, serie que dirige Carlos Porro.


Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

Lo +visto el último año

El descubrimiento del carbón

El Santuario del “Carmen”

Mahou

Curavacas

¿Alguien escucha?

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más