Dicen que Gobernar es Poblar


Si “gobernar es poblar”, como dice Francisco Ramos, el portavoz del PSOE en las Cortes Castellanas, aquí, en esta tierra, más que en ninguna otra, se nota el desgobierno. Pero no creo que la despoblación sea culpa de ningún gobierno, aunque así lo haya reflejado en alguna ocasión. Me explico: No se proclama un bando para despoblar un lugar. No se destierra a nadie. No es bueno para ellos que se despueble el medio donde ejercen.



Un pueblo no se cierra a golpe de poder o talonario. Es verdad que, en todo hay recovecos, pronunciamientos no muy atinados y desfases que ayudan a poner candados, pero de ahí a buscar mandamases con espíritu claro de vaciar una comunidad, hay un abismo. El mundo se mueve. El tiempo avanza. Los cambios se suceden y, ciertamente, aunque nos descorazone esa lenta e imparable sangría que deja sin voz a nuestros pueblos, no se puede culpar a nadie de una decisión tan difícil, que tanta duda impone a quienes la protagonizan, ya sea el que se va, ya sean los propios amigos y familiares que se quedan.

Pero ahondemos un poco más en las reflexiones que a hace unos meses nos participaban en estas mismas páginas los portavoces de los dos partidos mayoritarios. Asegura Carriedo, que todos los Gobiernos, desde que se aprobó el Estatuto, han puesto su empeño en reducir la despoblación y observa que la repoblación comienza a dar sus frutos con un aumento de veinticinco mil personas en el último año. Para Ramos –como no podía ser de otra forma- se evidencia lo contrario, allí donde apunta que ninguno de los gobiernos que pasaron antes han logrado atajarlo.

Ningún político, por mejor que lo haga, nos va a encarrilar esto. Los políticos pueden hacer más llevadero el problema, pueden aplacarlo, pero no pueden en modo alguno detenerlo. No es ya sólo el trabajo a través de los incentivos a las empresas que se instalen en los núcleos más desfavorecidos. ¿Qué pasa con las escuelas, con los hospitales, con los médicos, con las carreteras…? Hay que repararlo todo, repararlo muy rápido y no tenemos a nuestro alcance nada que favorezca el ánimo de quienes manejan en alguna medida el destino de estos pueblos. No hay verdadera voluntad por parte de nadie de cambiar la trayectoria de ese drama y, si por algún resquicio asoma un atisbo de algo, la señal es tan débil que no detendrá la marcha de quienes por motivos diversos han puesto sus ojos en otra parte. Es el caso de los mayores, buscando la seguridad de un centro donde puedan ser atendidos, o las villas cercanas que aglutinan servicios y medios para sobrellevar de una manera digna la vida en los últimos tramos.

Yo ya me he referido alguna vez aquí al pesimismo al que me han conducido tantas declaraciones de gobernantes que desconocen el verdadero valor de quienes contra viento y marea han nacido, han vivido y han muerto en esta tierra de pasados tan duros. Nadie podrá llenar tanto vacío. Nadie podrá devolverle el esplendor de aquellos años, donde se vivía en armonía con lo mínimo. Se ha cumplido un ciclo. Llegará otro, a lo mejor, parece normal que surja por alguna parte otra alternativa al tiempo que crecen las villas del entorno, pero nada de lo que vemos hace auspiciar una vuelta de tuerca.©

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más