Ustedes son mi triunfo




Me alegro sinceramente cuando alguien cercano triunfa. Hoy se entiende por triunfo tener una cuenta en las redes sociales con miles de seguidores, arrasar en el cine o en la música, lograr una medalla  exponiendo aquello que nos ha cautivado y de lo que vamos tomando notas nuevas que mantendrán la luz y harán las delicias de quienes nos siguen.

Pero no me refiero a ese triunfo, ni al triunfo de la farándula de este país. Hay quienes buscan ese tipo de éxito, que les aclame el mundo y se los rifen, a veces sin motivo, porque son lo que son por la fama de algún familiar suyo, sin que sepan hacer bien ninguno de los trabajos por los que cobran una millonada.

No quiero ese triunfo para las personas cercanas. Yo quiero un triunfo pequeño, familiar, porque algo de calor siempre necesitas cuando lo que quieres es llegar al mundo desarrollando una actividad creadora. Y aunque siempre quedan gentes valiosas en las sombras, hay quienes por alguna circunstancia o apoyo recibido, contando siempre con su inspiración y su lucha, consiguen el triunfo.

Yo tengo ese triunfo, que es el triunfo con el que soñaba, que es el triunfo que quería. Personalmente he de confesar que me siento agradecido por lo que tengo, que es un tanto por ciento muy pequeño de lo que aparentan y tienen esos triunfadores a los que me refiero y a los que para nada envidio. Es más, me parece bien que beban mientras puedan de ese vaso, aunque sea haciendo canciones y versos sin sentido, porque cuando se obtiene el éxito por los demás, es tan frágil que ni cenizas quedarán cuando le falle la energía.

A través de los nuevos canales de internet, que son puertas abiertas a la inmensidad, he descubierto personas sencillas, entusiastas, agradecidas con lo que hacían y con lo que recibían, llenando de poesía y de sentimiento el quehacer diario.

Ellos han triunfado de la forma más limpia. No es un triunfo para siempre, pero es ajustado a lo que ellos buscaban y entendían.

Y de alguna manera, yo he triunfado con ellos.

Imagen del libro de Froilán de Lózar: "Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería", Editorial Aruz, tercera edición, Julio de 2014.

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más