Límites confusos

Sin hacer uso del patriotismo, que huyo de todos los símbolos como de las moscas, es verdad que uno se siente molesto cuando ve a su comarca o a su pueblo enclavado dentro de otras comunidades o provincias.


Es una discusión vieja que no tiene remedio, pues aunque parezca pasajera, vendrán otros más tarde que oficialmente den un vuelco a los límites; y si no es oficialmente, tochos no faltan en ningún lugar que, sin conocer el pueblo del que hablan, enseguida le hacen un hueco en cualquier sitio.

Y está bien que amemos nuestra tierra, nuestra patria, pero está mejor que vayamos adentrándonos en ella, en sus caminos, entre sus gentes, para presentarla debidamente a quienes quieran conocerla.

Durante años, nuestro alejamiento ha contribuído a unas anexiones y cambios que no han hecho más que confundirnos. El 28 de Agosto de 1857 el obispo de Palencia, a la sazón, Jerónimo Fernández, manda que el Arciprestazgo de Cardaño se llame a partir de entonces Arciprestazgo de Pernía. No sabemos qué idea tenían de la montaña y si alguna vez la visitaron, porque lo que sorprende de verdad es los pueblos que formaban el Arciprestazgo de Pernía: Areños, La Lastra, San Juan de Alba, San Justo de Alba, Loma, Pisón de Castrejón, Recueva, Roscales, Traspeña, Villanueva de la Peña.

El Arciprestazgo de Ordejón, que pasa a denominarse Arciprestazgo de Salinas de Pisuerga en 1894, pierde lugares que pasan a formar parte del de pernía y recibe en compensación tres pueblos que pertenecían al Arciprestazgo de Ojeda; por su parte, el de Castrejón recibe las Parroquias de Cardaño de Abajo, la Lastra y las de Alba y Camporredonde que habían pertenecido, como es lógico, a Cardaño. 
En el Arciprestazgo leonés de Cervera se separan las parroquias de Tremaya y Verdeña, para unir las de San Salvador de Cantamuda y Celada de Roblecedo.

Como ya hemos comentado en otras entradas, esas confusiones se siguen prodigando ahora, de manera que, el desconocimiento de los límites y la situación de cada pueblo sólo contribuye a alejarnos más de quienes ostentan el poder y deben aportar en muchos casos los remedios para que sigan latiendo.

Imagen: José Luis Estalayo: Puente de Tremaya

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más