Democracias ancestrales

En diciembre de 2012, algunos diarios nacionales se hacían eco de la Constitución en Saldaña de la Asociación Palentina de Entidades Locales Menores, en respuesta al anuncio del gobierno central de suprimirlas. Aquel colectivo, muy preocupado, se propuso entonces convocar a todas las entidades locales menores de la provincia para que prestasen su voz al movimiento y acudieran, si fuera necesario, a las movilizaciones ciudadanas.



A finales del pasado año, y a propósito de esta decisión que cambiará la vida de muchos pequeños y aislados rincones del mundo rural, María José Parejo decidía llevar a su programa de radio3, una representación del Concejo, la llamada a los vecinos por medio de campana tañida, que ya hace tiempo que tampoco suena, tal es la desidia y el abandono en el que van cayendo las costumbres.

En el párrafo primero, pedimos y deseamos
que se reúna el Concejo a tratar de cuando en cuando.
Y con toque de campana sean los vecinos llamados
castigando a aquel que falte con multa de doce ochavos.

Y así mismo, cuándo se podrán castrar becerros, lechones y corderos...; las reglas que habrá de observar el que coja la plaza de carnicero, panadero o tabernero... La prohibición de tender ropa en prado ajeno, la prohibición de sacar lumbre de casa para evitar incendios, la obligación de limpiar la era una vez que había terminado la trilla, e incluso, según las Ordenanzas, se permitían alguna fiesta con el dinero que habían rentado las fincas propiedad del Pueblo.

Fiesta que se repetía por la entrada de un vecino nuevo:

Por la entrada del vecino, tenemos así acordado
por el cabildo y concejo, media cántara de blanco;
una cántara de tinto, seis cuartoles de pan blanco
con libra y media de queso para los que se han juntado.

Con el correr del tiempo, muchas de las normas fueron pasando a manos de los ayuntamientos y diputaciones, y a medida que los lugares se iban despoblando, se abandonaban otras, como las huebras, conjunto de normas que fueron, al decir de los sabios, la más deseable y directa de las democracias ancestrales.

Yo también pienso como Eduardo Galeano que "mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo".

Imagen:  Froilán.
Para la sección: "La Madeja", en "Diario Palentino" y Globedia.

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más