La amenaza de las eólicas


Una de mis seguidoras en facebook, "La Rosario Yucatán", desde Valberzoso, me participa su inquietud, que es la de la comarca entera, por el proyecto de la ampliación del Parque eólico "El Pical".

Me llega su angustioso grito en medio del desalojo del pueblo cántabro de "Los Llanos" por el corrimiento del argayo, donde esperemos que cuando vea la luz este articulo se hayan puesto los medios para impedir que esa lengua de barro cubra el pueblo como si se tratase de un volcán.

"De no remediarlo, -escribe mi seguidora y amiga- lo primero que verán los vecinos del pueblo de Valberzoso al despertarse cada día, será una enorme barrera metálica (molinos) que recorrerá todo lo que es de larga la sierra que está situada justo enfrente de sus casas".

Aunque los responsables en Palencia se han lavado las manos, al recurrir la sentencia que permitía la ampliación del citado parque eólico, para que sea la Adminitracción Autonómica la que decida sobre el asunto, vuelven a reproducirse, también en este apartado, las controversias: «podemos estar orgullosos de que la región esté entre los primeros puestos en España», y a la vez son conscientes de que «se deben salvaguardar otros intereses patrimoniales y medioambientales».

En Junio de 2004, un grupo de intelectuales encabezados por Peridis y la poetisa Amalia Iglesias, además de catedráticos, profesores y periodistas firmaban un manifiesto contra este tipo de invasión. Yo expuse en aquella entrada mis razones y gustoso hubiera firmado si alguien me lo hubiera pedido. Como los de aquí, los palentinos de la diáspora no queremos que esta tierra muera y sobre todo no queremos invasiones de ningún tipo, porque lo que ahora pretende el Gobierno Cántabro, según la "Plataforma para la Defensa de los Valles del Sur" es la invasión de los montes con este tipo de energía, una invasión en toda regla, justo al lado de la raya de la comunidad vecina, y cuyo impacto nos pegará en la cara.

Pero sucede una cosa curiosa. Ocurre que el asunto en cuestión no parece preocupar a todos en la misma medida. En una manifestación convocada por el movimiento "Cantabria no se vende" que agrupa a 38 asociaciones cántabras, acudieron 30 personas, lo que nos deja siempre en manos de lo que arguya el ejecutivo, siempre lejos, casi siempre ajeno a nuestros miedos.

Imagen: "Asociación Arcera".
@Para Diario Palentino y Globedia, 2013

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo