Carmen de Mier

Entre las historias que narra, recuerda que Reinosa en una época perteneció a la provincia de Palencia 
+Carmen de Mier [Folklorista] 

Subió por el hondo «El Ponzo», por la peña Picona arriba, hasta que dio vista al collado. Subió por entre las peñas del Moro, las que describía Matías Barrio y Mier en la leyenda, y bajó a dar a las tierras del convento. Al llegar a Redondo se lo cuenta a otras vecinas y éstas se echan las manos a la cabeza: «¿Pero cómo se te ocurrió hacer eso?
Algún día te pasa algo y no nos enteramos». Carmen de Mier, a sus 83 años, ve la vida mucho peor que antiguamente. Su historia ha sido un largo peregrinaje por los montes, desde pequeña con las vacas, a dormir con el ganado en los puertos o donde se terciara. Carmen de Mier enseguida intuye a lo que vengo. Deja la casa a medio hacer y, antes de sentarnos para comenzar la entrevista, saca de un cuarto de la casa varios libros. Uno de ellos habla de los escudos de Redondo; otro, que escribe un paisano de Lores, Agustín Fernández [ver protagonistas], versa sobre los licores, publicado recientemente por la editorial «Edinumen; y un tercero, "El Plan Catecumenal de la Diócesis de Palencia", donde a Carmen de Mier se la cita como autora del siguiente comentario: "¡Qué tarde hemos descubierto la palabra de Dios!¡La Biblia tiene más sabor cristiano que los devocionarios!"



Froilán de Lózar | SANTA MARÍA DE REDONDO


Carmen, descríbeme el Valle de Redondo...
Redondo tiene concejos de pueblo y concejos de valle. Son dos pueblos en un valle. Cuando tienen que hacer huebra de valle se unen los dos pueblos. Aunque ya no es como antes, se sigue conservando esta costumbre. Antes se arrendaban los puertos a las merinas, ahora se arriendan a las vacas, pero el dinero se lo reparten los dos pueblos.

¿Redondo tiene chavalas que roban los corazones, corno dice el cantar?
Ya no las hay. Hubo muchas. ¡Cómo ha cambiado la vida!

¿Cuántos años lleva contando cosas de este pueblo a los forasteros?
Muchos. Ahora mismo los campamentos vienen a preguntarme cómo se regía el pueblo, me preguntan por la casa de los Mayorazgos, porque en ella dice que torturaban a los que no querían entrar por la iglesia. Yo no la he visto, pero quienes han entrado han visto los bodegones donde los torturaban.

¿Qué hay de milagro en la Cueva del Moro?
No lo sé. Es muy curioso. Bebes, el agua no se derrama y enseguida se vuelve a llenar. El agua cae del techo, gota a gota. Antes habla una pila más grande, pero mi padre me dijo que la sacaron para dar de comer a los gochos y la cambiaron por ésta.

¿Cuántas veces ha subido a la cueva del Cobre?
A la cueva del Cobre he subido muchas veces, al inicio de la cueva, pero lo que dicen que es digno de admirar es lo de dentro.

¿Usted se acuerda, cuando se cayó el altar, que muchos de los que asistían a los oficios creyeron que llegaba el fin del mundo...?
Cuando sucedió eso yo no estaba aquí. Estaba en Vallejo, pasando una temporada con una hermana. Pero ahora mismo está está otra vez en muy mala situación, dispuesto que cualquier día se vuelva a caer y la avería sea más gorda.

¿Cómo recuerdas la fiesta de los Reyes Magos?
Les cantaban la víspera y aquí el aguinaldo se comía siempre en una casa particular. Venían la Junta y el señor cura a merendar, las mozas traían chorizos que los metían en la puchera. Algunas veces metían una "machorra" (tarugo) para que siguiera la juerga más tarde. Era una tradición que se hacía todos los años.

Dígame así, a bote pronto, una curiosidad que recuerde
¿Tú has oído que Reinosa fue de la provincia de Palencia? Se quemó la casa donde tenían todos los archivos y un abogado lo agregó después a la provincia de Santander. Yo lo he leído y se lo he tenido que enseñar a mucha gente para que lo creyera....

Sección: "Protagonistas de la montaña palentina"

Lo +visto el último año

El descubrimiento del carbón

El Santuario del “Carmen”

Mahou

Curavacas

¿Alguien escucha?

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más