Monasterios de San Salvador del Monte y San Miguel de Infravillas de Polentinos

Miguel Vicente Basterra Adán
Vestigios medievales de la montaña palentina
(III)

Siguiendo dos testimonios documentales de la segunda mitad del siglo XII, se puede afirmar la existencia de los monasterios de San Salvador del Monte y de San Miguel de Infravillas en el término de Polentinos (Palencia) durante la época altomedieval. Estos documentos son los siguientes:
  • 1) La donación que el rey Alfonso VII y su familia hacen de la villa de Polentinos y de la iglesia de San Salvador a la sede episcopal palentina. Este escrito está datado el 18 de junio de 1153 (21) 
  • 2) La donación del rey Alfonso VIII a la abadía de Santa Maria de Lebanza y a la sede episcopal palentina de la villa de Polentinos y de sus monasterios de San Miguel de lnfravillas y de San Salvador de Monte. El documento en cuestión está fechado en marzo de 1178. Este texto es el único testimonio documental que se conserva del monasterio de  San Miguel de Infravillas [22].
En contra de lo que afirma algún autor, consideramos que se ha de descartar que el monasterio de San Salvador del Monte coincidiese con el monasterio homónimo, situado en la vecina localidad de San Salvador de Cantamuda [23] . Son varias las razones que nos llevan a ello:
a) La iglesia de San Salvador de Cantamuda siempre ha sido una colegiata independiente de la abadía de Lebanza.
b) En los documentos anteriormente transcritos el monasterio de San Salvador (de Montes) se vincula expresamente a la villa de Polentinos; mientra que en otro documento firmado por el mismo monarca y datado poco tiempo después, concretamente el 31 de julio de 1181 [24], el monasterio de San Salvador de Cantamuda aparece claramente vinculado a la localidad homónima del actual municipio de La Pernía y, más aún, en ningún lugar de este último texto se alude a la villa de Polentinos. 
c) En este documento de 1181 se afirma que el monasterio de San Salvador de Cantamuda posee solares en Lebanza y Santa Maria de Lebanza. Si este monasterio hubiese sido donado precedentemente, carecería de personalidad jurídica y, por ello, no podría poseer propiedad alguna.
Igualmente habría que descartar la probable identificación que hace otro autor del monasterio de San Salvador (del Monte) con la iglesia parroquial homónima de Vañes [25] . Son varias las razones que aducimos en contra de esta equiparación. La primera de ellas es que Vañes (Bannes) aparece como una localidad con identidad propia en el documento del año 1181 [26]. Luego, en el caso de que el monasterio de San Salvador del Monte se ubicase en Vañes, debería haber una constancia expresa de esta pertenencia en los textos que estamos analizando y, además, una omisión de cualquier vinculación con Polentinos. Es también significativo al respecto lo que el libro Becerro de las Behetrías afirma de Vañes. Es preciso resaltar que esta obra recoge datos de mediados del siglo XIV, pero que fueron cristalizándose en los tiempos precedentes. En este libro se afirma que la localidad de Polentinos, esto es, allí donde sostenemos que estuvo el monasterio de San Salvador del Monte, pertenecía totalmente al abadengo de Lebanza; mientras que, por el contrario, Vañes, esto es, la localidad donde existía una parroquia con título de San Salvador, pertenecía al abadengo de Sahagún [27]. En dicho libro no consta ningún vinculo entre Vañes y la abadía de Lebanza.

Creemos que el monasterio de San Salvador del Monte se correspondería con las ruinas de edificaciones que se hallan a unos 900 metros al sureste del casco urbano, aliado de la carretera general y como su mismo nombre indica, junto a un monte: el de Peña Cereza y las casas. El pago en cuestión actualmente se denomina, significativamente, 'el Santo'. En dicho lugar se aprecian gran número de piedras sin labrar, amontonadas entre las fincas. También se observan muros perpendiculares, los cuales bien pudieron haber sido paredes de antiguas edificaciones. A ello habría que añadir el testimonio de los lugareños de haber hallado en una de las fincas losas que conformaban un pavimento. Ahora bien, hemos de precisar que no todos estos vestigios corresponden sólo al monasterio de San Salvador del Monte, sino también a modificaciones y ampliaciones realizadas por la Abadía de Lebanza tras la donación real del año 1178. Finalmente, cabe preguntarse si el locativo presente en la denominación del monasterio, " ... del Monte", no sólo hacía referencia al lugar donde se ubícaba, sino, además, permitía diferenciarlo de los templos homónimos de San Salvador de Cantamuda y de Vañes, que se hallan en el valle del Pisuerga y junto a su cauce.

El monasterio medieval de San Miguel de Infravillas, como su nombre indica, habría de estar situado debajo (lnfra-) de los núcleos urbanos (-villas) que a la sazón configuraban la localidad de Polentinos en la época altomedieval. 
Debemos subrayar que en el documento de 1178 se indica expresamente que Polentinos estuvo constituido por varias villas: ("Prefatas uillas, (scilicet, Polen)tinos" (año 1178). Una de ellas coincidiría con el actual casco urbano de Polentinos, mientras que la otra se hallaría a unos 100-200 metros al este de la actual localidad. Este último lugar actualmente recibe el significativo nombre de 'Pra(d)o Barrio'. Los anteriores datos nos conducen hacia un lugar denomínado los 'Casares', que está situado en las mismas laderas en las que se halla Polentinos, y por debajo (infra-) de esa localidad y de su antiguo barrio (-villas) [28]. Hemos de advertir que, según el Diccionario de la RAE, el término 'casar' antiguamente significaba «solar, pueblo arruinado, o conjunto de restos de edificios antiguos» [29]. En el terreno se observan algunos fragmentos de cerámica y algún resto de tejas. También se ven alineaciones de piedras mayormente soterradas en el terreno. Hay bastantes bloques calizos, algunos parecen haber sido labrados. Así pues, en virtud de todos estos datos, consideramos que el antiguo monasterio de San Miguel de Infravillas bien podría haber estado situado en el pago de los 'Casares'.

Se entiende así que, tras la donación que se menciona en dicho documento, ambos monasterios fueron incorporados a la Abadía de Lebanza, pasando a ser anexos de la misma. Atendiendo a los vestigios, se aprecia que el monasterio de San Salvador del Monte adquirió más desarrollo que San Miguel de Infravillas.

Habida cuenta de los monasterios dc San Salvador de Cantamuda, Tremaya y Polentinos aquí estudiados, así como la abadía de Lebanza [30] y del eremitorío de San Vicente de Cervera del Pisuerga [31] , se puede constatar el florecimiento de la vida monástica durante los siglos VIII al XI en la comarca actualmente llamada Montaña Palentina [32], en consonancia con lo acontecido en la comarca cismontana de Liébana. Serían pequeños monasterios, algunos de ellos dúplices o familiares, regidos por la regula communis de vida inspirada en la regla de San Fructuoso de Braga y en los que sus miembros se integraban por un pacto con el abad del monasterio [33].
___________________


[21] Cf. APENDICE III.
[22] Cf. APENDICE IV
[23] «En 1155 Alfonso VI dio al obispo la villa de Polentinos y la iglesia de San Salvador de Cantamuda; probablemente la primcra volvió a la corona» GONZALEZ GONZÁLEZ, J. Historia de Palencia. T. I. Diputación Provincial, Palencia 1984. p. 212.
[24] Cf. APÉNDICE V.
[25] Cf. MARTÍNEZ DIEZ, G, «Restauración y límites de la diócesis de Palencia»; PITTM. 59 (1988), p.377.
[26] Cf. APENDICE V.
[27] Cf. MARTÍNEZ DÍEZ, G, Becerro de las Behetrías. Vol. I. Centro de Estudios e Investigación San Isidoro León 1981, p.566.
[28] Lat.: 42° 56' 08"; Log.: 04° 31' 39",
[29] Cf. BASTERRA ADÁN, M. V., «San Martín de Redondo. Existencia y ubicación»: PITTM, 73
(2002), p. 442.
[30] Cf. ANDRÉS MARTÍN, M.. «En torno a los orígenes del castellano. Un documento del año 932»: Norba 3 (1982). pp. 162-164
[31] En un estudio anterior intentaba deducir el origen de dos ermitas que actualmente se conservan en la comarca de Castillería: la dc San Roque de Celada de Roblecedo y la de Nuestra Señora del Monte de Herreruela de Castillería (cf BASTERRA ADÁN, M.V. Las antiguas vías... p. 134). En aquel momento, apoyado en razones arquitectónicas y circunstanciales y desconociendo otra posibilidad, intuía que éstas hubiesen sido antiguas ventas y hospitales de transeúntes convertidas en ermitas al perderse con el tiempo la utilidad para la que fueron erigidas. Ahora bien, habida cuenta el auge de la vida monástica en esta comarca durante el Medioevo. cabe reconsiderar la hipótesis de que estas ermitas pudieron haber sido en su origen sendos monasterios, análogos a los estudiados en este artículo. Si hubiese sido asi, hubiese habido presencia de monasteríos en toda la comarca aquí estudiada durante la Edad Media. Su distribución seria: San Tirso y Santa Maria de Tremaya, San Salvador de Cantamuda y Santa María de Lebanza en La Pernía; Nuestra Señora de las Nieves de Herreruela dc Castillería y San Roque de Cclada de Roblecedo en Castillería;  San Viccnte en Cervera de Pisuerga; y San Miguel de Infravillas y San Salvador del Monte en Polentinos.
[32] El convento del Corpus Christi de Viarce del Valle de Redondo y, por ende, enclavado también en la Montaña Palentina, fuere erigido con posterioridad. Corría por aquel entonces el año 1320. Con su creación se reinstauró en un contexto social y religíoso distinto aquel mismo estilo de vida eremítico que tanto floreció en esa comarca unos siglos antes (cf.  BASTERRA ADÁN, M. V., El origen del convento..., pp. 155-189).
[33] Cf. Idem, p. 163

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más