Mostrando entradas con la etiqueta Prensa 2012. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prensa 2012. Mostrar todas las entradas

28 diciembre 2012

,

Ahondando en estas reflexiones, ahora que nos acercamos, según los adivinos de otros siglos, al fin de todo o al comienzo de algo, aunque a veces mejor que nos quedemos como estamos, entiendo que los únicos que han acertado han sido los que han dicho que por encima de las hecatombes y las crisis, los pobres serán cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos. Y esta sentencia podría servir no sólo para los individuos, también para los pueblos.


Un día, hace pocos años, las cámaras de una televisión se detuvieron al lado de un hombre que vivía en la calle. Nosotros estábamos en la burbuja esa de viva la vida, aquí todo es posible... y no hicimos ni puto caso de su premonición, que hablaba de un futuro muy negro para muchos millones de personas en un tiempo muy breve, es decir, aproximadamente en este hoy en el que estamos. "Muchas personas se verán, como yo, tirados en la calle "...
A mi aquello me impresionó mucho.

Porque a la postre, la felicidad no es nada de lo que uno tanto persigue para él, preguntando si los demás saben dónde está y cómo conseguirla; dudando, lógicamente, de que exista o de que pueda confundirse con esos pocos momentos en los que luce el sol con fuerza en nuestra vida.

No somos nada sin el otro, sin los otros...
Quiero decir que esa felicidad de la que tanto alardeamos, no sirve para nada, porque vivimos en un círculo, volvemos a encontrarnos, la historia se repite;  nos acogemos a una ideología hasta que ese lider que nos seducía nos engaña y nos roba; nos echamos en brazos de alguien que nos promete el cielo hasta que se marchita o crece en el interior de alguno de los dos un sentimiento nuevo.

Dentro de la desdicha y de los malos tiempos que vivimos creo que es tiempo de disfrutar a diario de lo poco que tengamos. Que no hace falta ser adivino para saber que hoy estamos y mañana no estamos.
Y como ahora estoy, aprovecho para desearles lo mejor para hoy y para el próximo año, si es que por un casual se detiene el fin del mundo que tantas veces nos vienen anunciando. 

Imagen: @Pumar59

21 diciembre 2012

,

Siempre me ha inquietado el continuo avance de las tecnologías. No discuto que sea malo ese vaivén incesante que por otro lado nos obliga a estar en alerta permanente para no perder el hilo de lo que se lleva en cada momento.



Ahora las redes sociales lo inundan todo, llegando también a los más apartados rincones.

Pensando en esto mismo, leía el otro día en nuestro diario que la Junta se ha proyectado en las redes sociales para estar más cerca y comunicar su actividad.

¿Más cerca de quién? ¿Más cerca para qué?

Ya digo que me parece bien, pero es otro invento más que no aportará nada al ciudadano de los pueblos. Nada, me refiero, de lo que interesa para resolver las necesidades en las que se debaten la mayoría de ellos. Lo que no se han dignado concederles antes en base a que eran pocos, tampoco ahora se lo concederán por sentarse ante un ordenador. ¿Servirán las tecnologías para que avancen más rápido las obras de la única carretera que los comunica?¿Servirán las tecnologías para que no se cierren los Centros Sanitarios? ¿Servirán para que abran antes sus carreteras en invierno?

Pues eso, no servirán para nada de lo que demandan porque recién inaugurado ese apartado y sabiendo, como bien dijo el periodista castellano ..... Que dependemos del turismo para que la llama no se acabe apagando, pues van y nos cierran el Parador de Cervera.

Todo lo que invierten en acercamiento de pantalla, nos aleja cada día más de las resoluciones que estamos precisando. 

Ni éste ni todos los gobiernos anteriores han respondido a lo más elemental cuando nos desplazábamos desde los más alejados puntos en busca de ayuda y respuestas.

Imagen: Por Pineda, de @Pumar59

14 diciembre 2012

,

Pasan los años y uno tiene la sensación de que se deja algo en el camino, de que se queda al margen alguien que ha prestado su voz desde otros púlpitos.
La vida es un círculo en el que más pronto que tarde vas coincidiendo con voces que hablan tu misma lengua, con gentes que defienden a su modo el latido de los últimos pueblos de la cornisa cantábrica.


Y eso es lo que ha pasado ahora, cuando me llega desde la localidad cántabra de Mazcuerras, un libro del palentino José Manuel Gutierrez Bravo, oriundo de Bascones de Ojeda, licenciado en filosofía e Historia Moderna por la universidad Complutense, y en el que ha colaborado con estupendas fotografías el doctor Jose Antonio Andrés Vera, natural de zaragoza y médico de profesión, vinculados ambos de alguna manera y sobretodo emocionalmente a aquellos lugares de Cantabria.

Es la historia del Santuario de la Virgen de la Peña (1756-1842), y como bien señala el texto del profesor Carlos Urdiales que lo abre, se trata de un libro memorable y de preciosas semblanzas, lo suyo pesa, que si como bien señala importa sobre todo a los habitantes del valle de Cabezón, interesa a cuantos de alguna manera estamos en deuda de admiración con las vecinas tierras de Cantabria...

Excelentes imágenes de los molinos del valle, cómo eran el comercio, las comunicaciones y los transportes, los mercados, el arreglo de los caminos, los oficios y la religiosidad, las gentes que vivían y laboraban por aquellos años, donde ya se cita en el concejo de Mazcuerras a cuatro abarqueros, un tendero de bacalao, hierro, ballenas y dalles, un Ollero y un escribano de millones.

Una de mis entradas en la colección "Historias de la Montaña Palentina", lo que con toda probabilidad podemos considerar como el primer reportaje gráfico realizado en La Pernía, llega por casualidad a las manos de los autores de este excelente libro, localidad de donde procedía José González Zuloaga, el padre de César y autor de las fotografías, realizadas en su mayoría entre 1905 y 1918, algunas, incluso, en la última década del siglo XIX, motivo por el que se establece la comunicación entre nosotros y que prometo comentar con amplitud próximamente.

Imagen: Libro "El Santuario de la Virgen de la Peña"


30 noviembre 2012

,

De vez en cuando, rescatamos una historia enternecedora de las páginas de sociedad de los diarios, cada vez más oscuras, afectadas, qué duda cabe, por ese entorno hostil que nos rodea.
Semanas atrás prometí dedicarle un amplio espacio a la herida de la despoblación, cada vez más grande, entendiendo que quienes deben afrontarlo y resolverlo, miran la historia desde las grandes urbes.


No es por lo tanto un problema que les sacuda a ellos en medio de la frente, ni que les afecte para su vida diaria. Ellos son los encargados de resolverlo, pero tienen la disculpa ahora mismo de los múltiples frentes abiertos en sus círculos. Y se tiende de cualquier modo a priorizar los problemas cercanos.

Pero existen los pueblos. Y se vive en los pueblos. No es como antaño, cuando se valoraban tanto los pequeños gestos, cuando se compartía todo, cuando un vecino era más que un amigo, cuando el pueblo crecía en gente, no en casas que ahora parecen fantasmas anunciando la ruína más inminente...

No es un problema suyo. Ni es un problema nuestro. Nadie se hace cargo de un asunto que preocupa a todo el mundo, disculpándose cada uno con prioridades y criterios que sirven para ir apagando fuegos donde se prodigan más plácemes y votos.

Esta es la ley injusta de un desorden que se ha ido haciendo cada vez más grande y que se impone ya como un asunto al que todo el mundo mira desde lejos.

Todos, menos quienes lo siguen viviendo y padeciendo a diario.

En la imagen de Estalayo, La Lastra


23 noviembre 2012

,

Suelo preguntarme, como seguramente se preguntarán muchos de ustedes, ahora cada vez más a menudo, qué es lo que empuja a un cambio en las costumbres, tan profundo como el que se ha vivido en pueblos pequeños y apartados como los nuestros, reacios siempre a experimentar con los inventos nuevos, confiados en sus propios métodos a la hora de desempeñar sus tareas ganaderas o agrícolas.


Las huebras que convocaban a todo el pueblo para arreglar las calles, preparar las fiestas,... La siega, la trilla, la cabaña....

La matanza del cerdo, que ahora recuerdan algunos colectivos, y que era el alimento esencial e imprescindible en cualquier casa.

A propósito de la matanza y antes de que se me olvide, hace unos días he subido a facebook una de las primeras fotos que se hicieron en Pernía y que aparecen en el libro que trata la vida de César González, "las primeras imágenes de Pernía, publicado en Julio de 2010 por la editorial "Aruz".

José Luis Estalayo, que anduvo unos años por Perú para emigrar después a Mexico y fundar alli la Casa Hogar, "El Niño Feliz", recoge a propósito de todos estos recuerdos a los que ahora me abandono, un video espectacular que tiene como testigo al pueblo de Casavegas. Sin obviar que a mi me puede gustar la poesia más que a ustedes y puedo darle una entonación especial que sobresalga, no quisiera que se perdiera ningún palentino ese estupendo recorrido por la memoria que nos propone este perniano, oriundo de Tremaya, a cuya abuela Ninfa le cantábamos aquí mismo hace ya algunos años.

Es la reflexión de nuestros emigrantes, de quienes han podido volver de visita alguna vez, de aquellos que han ido atesorando en viejas grabaciones los ritos que aquí vieron y vivieron. Y lo hacen desde la serenidad también, entendiendo que todo aquello se acabará perdiendo para siempre, reemplazado, allí donde queda gente todavía, por historias nuevas; por costumbres, a las que a veces no acabamos de adaptarnos y más que por costumbres, por simulacros de divertimento como el botellón donde parece que beber es la única función que toca.

Imagen: José Luis Estalayo


16 noviembre 2012

,

Pero ahora, más que la exaltación del Fuero, que tiene su fundamento y su importancia, tanto como la defensa y la puesta en orden de las Juntas Vecinales, interesa defender los Centros de Salud de nuestros pueblos. Así lo han entendido también los habitantes de la comarca del Rubagón que salieron a la calle para reclamar el mantenimiento íntegro de las guardias médicas en el conocido como Punto de Atención Continuado.



A mi me parece una tomadura de pelo. Hablamos de una de las escasas atenciones que no necesitarían reclamarse de contínuo, que ya se plasmó en la ley de la reforma sanitaria de 1984, donde se hablaba de algo que han recordado hace unos días los convocantes: "climatología, edad y patologías".

Es decir, a las ya de por sí escasas prestaciones que reciben los pueblos, porque son pocos, porque están lejos, porque sus protestas no cuajarán en ningún foro..., se suma la retirada paulatina y silenciosa de los servicios básicos.

Es probable que por exponer un día tras otro la situación en la que quedan, alguien piense que no es para tanto, porque alguien sigue latiendo en ellos pese a todas las cosas, pero verdaderamente, ésta es la puntilla definitiva para que muchos de los que viven en ellos de contínuo, echen el pestillo, aconsejados por sus familiares y puesta la vista en quienes tomaron antes el camino de las villas cercanas.

A medida que pasan los años, cambian también algunas posiciones con respecto a las cosas, pero es evidente que los alcaldes de estos pueblos tienen en su mano la llave para que retornen las guardias médicas. En eso no he cambiado de idea. Los alcaldes tienen mucho poder, más de lo que imaginan y al margen de sus afinidades y las lecturas de sus correspondientes partidos, deben hacerse piña en esta lucha hasta conseguir el retorno de las guardias médicas.

Algo se mueve en este aspecto y por ahí han de seguir las cosas para que los gestores pongan freno a la desmantelación de estas comarcas.

Imagen: @Pumar59 

09 noviembre 2012

,

El tiempo se va raudo. Nadie puede detenerlo. Es lo que nos va llevando, en medio de un mundo que se mueve rápido. Hay un proverbio que circula por ahí y que nos dice que le aprovechemos, que es el único recurso verdaderamente no renovable.



Pero lo cierto es que a veces se nos escapa, después de años esperando un cambio, después de años llamando a las puertas de nuestros representantes, que saben sobradamente las cosas que nos preocupan, lo que necesitan las gentes que viven en tantos pequeños pueblos.

En ese viaje a través de los años, uno se encuentra con mil historias que nacieron, algunas con gran pomposidad, en las últimas décadas del pasado siglo y que fueron cayendo en el olvido o desapareciendo a medida que pasaban los años.

Nuestro diario nos contaba hace unos días el nuevo proyecto que lleva por título "La Convención de Territorios de Montaña", un proyecto de trabajo hasta el 2015 promovido por la asociación "Euromountain".
Y por todo lo que se debatió en el mismo, se puede deducir que nada saldrá de allí que resuelva y mitigue el apagón de estas comarcas. La situación problemática de sus habitantes, que es lo que ahora se quiere remediar, es una situación común a muchos pueblos y la Carta Española de las Montañas que se presentará como borrador ante el Consejo de Ministros es una carta que debió escribirse mucho tiempo atrás y que parece haberse extraviado por el camino...

La idea es buena. Siempre es bueno recapacitar, dialogar, mostrar la situación que padecemos.  Es bueno que Cervera de Pisuerga haya servido como sede. Son buenas palabras. Son encuentros amenos. Son proyectos importantes. Pero mirando lo que ha quedado atrás inservible y, en unos momentos delicados para tantas personas, el asunto llega con retraso y no parece que pueda regenerarse tan fácilmente, porque las causas son mucho más profundas que todos esos manifiestos. No entiendo qué es lo que pintan todos esos Diputados elegidos y pagados por el respetable que no lo vieron antes, o que no se hicieron eco de las razones que llevaron a la desaparición de muchos pueblos. No entiendo por qué nos empeñamos en ver pasar la historia sin ponerle remedio a tiempo a las heridas.

Imagen: FdL

26 octubre 2012

,

El 14 de octubre a las nueve de la noche, en las alertas que he habilitado en mi correo sobre Polentinos, comenzaron a llegar las primeras noticias sobre un oso herido por error en una montería en Vañes.


Durante dos días, aquella misma noticia fue recalando en medios nacionales, sumándose a la misma el hondo pesar de la Real Federación Española de Caza, lo que, atendiendo a las declaraciones de ambos colectivos, acabará criminalizando al individuo que pegó el tiro.

No puedo por menos de salir en defensa de una carta que publica por aquellos días en un diario cántabro, un vecino de la zona, en referencia a la reacción inmediata que provocó aquel hecho.

Es evidente que, un buen número de personas que no viven en estas zonas apartadas, le apuntarán sin reservas al cazador, alguno tiene que pagar el muerto, entendiendo todas las causas abiertas para la protección del oso pardo, algo similar a lo que ocurrió con el cazador de Brasoñera en la década de los 80.

Pero muy pocos verán las adversas condiciones en las que viven estas gentes, cuyo arreglo de la única carretera que los comunica se contempla en un plazo de 39 meses, de forma que no se rompa el canto ni el sueño de esos animales a los que el Gobierno y los distintos colectivos defienden a fuego y muerte.

Paradójicamente, sólo parecen sorprendidos y hasta admirados por el revuelo que estos casos provocan, los escasos habitantes de estos núcleos a quienes el Gobierno ha decidido dejar sin Sanidad y sin recursos, mientras que un oso herido despliega titulares, mueve agentes, mueve Gobiernos de ambas comunidades, para luego encerrarlos en Cabárceno, como el caso reciente de "La Güela", y que muera sin saber a quien le corresponde su cuidado y traslado.

Imagen: Diario Montañés


19 octubre 2012

,

Esta mañana me he despertado con el sublime canto de Nacho González Urcelay en un portal de Cantabria. Asegura que en aquel lado de la montaña quien no paga por verlos vivos, paga por verlos muertos, en estos días en que el otoño vuelve a cubrir los campos y llegan a los pueblos sus potentes bramidos.


Como bien apunta Nacho, simboliza sendos cantos a la vida y a la muerte que el hombre ha unido para componer una sola sinfonía: el negocio. Negocio al que allí le han sacado buena punta.

La Consejería de Ganadería de aquella Comunidad ofrece dos salidas diarias hacia Campoo, Liébana y Saja/Nansa con un éxito rotundo de acogida, gentes que llegan desde otras comunidades para contemplarlo, habiéndose completado todas. En Polaciones, la Dirección General de Montes autorizó a las juntas vecinales la captura y la posterior subasta de venados, lo que ha reportado un beneficio de 40.000 euros, amén de lo que se embolsen comercios y posadas por quienes vienen a verlos vivos.

No es una historia nueva, ni es una historia nuestra únicamente. Dicen que uno de los mejores escenarios para contemplarlo es Cabañeros. O en la sierra de Cazorla. También hay berrea en Extremadura, en Asturias, en La Rioja... Pero lo cierto es que, en uno de los lugares donde más fuerte suena es en el Parque Natural Fuentes Carrionas Fuente Cobre, el nuestro, donde se promociona más la visión del animal actuando, corriendo, luchando… Quizá es que somos más románticos, y tendemos a verlos y mostrarlos vivos, apreciendo en todo su esplendor la ceremonia que conlleva, además de los espectaculares berridos, el choque de cornamentas entre los machos, como se miden en los claveros, cómo muestran orgullosos sus cuernos y cómo escarban y se revuelven en la tierra para delimitar su territorio.

Tal vez no sea suficiente para frenar la muerte de los pueblos, pero dejaremos buen recuerdo a las generaciones venideras.

Imagen: @Pumar59

12 octubre 2012

,

Según refiere la Crónica de Albelda, la situación era caótica: se arruinaron las villas, la tierra quedó yerma y la población fue replegándose sobre la cordillera del norte. "Eran en poca tierra muchos omes juntados; de fambre e de guerra eran muy lacerados...".


Aunque me documento para llevar ese apasionante momento de la historia al libro de "Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería", insisto siempre en lo que allí decía.

Uno se aferra a la esperanza, y entiende y se imagina la mirada de aquellos castellanos que se van amontonando en los valles cantábricos y a quienes les empieza a acuciar el hambre y la miseria. Por eso hay que abandonar las montañas. Hay que dar el salto. De este modo, en el año 814 comienza la tarea de la repoblación.

Santa María del Naranco, San Emeterio de Valpuesta, San Vicente de Fistoles, Cervera en el 818 y San Román de Tovillas cuatro años más tarde, donde el Abad Avito suena como el repoblador de los lugares de Valdegobia.

Más tarde la tarea se emprende en otros lugares como Cillaperlata o Cuevacardiel y Brañosera en el 824, que recupera estos días su importante papel en la historia de España, de la mano del periodista y escritor José Javier Esparza, lo que motiva esta entrada de hoy para el diario.

El caballero del jabalí blanco es una ficción hitórica sobre los pioneros de la Reconquista, donde aparece Zonio, uno de los firmantes del fuero de Brañosera.

En el Monasterio de San Millán de la Cogolla, se cita por primera vez el nombre de Castilla en un documento de Lebato y Muniadona un matrimonio que buscan su futuro por el valle de Mena. Van surgiendo un grupo de colonos que se van extendiendo hacia otros puntos hasta que en el 824, nace el primer municipio español en Brañosera.

"Contar la historia de España es una forma de mantener nuestra identidad".

Prometo volver sobre este apasionante asunto, en cuanto me meta en su lectura. Apasionante me parece que alguien fuera de aquí nos señale como parte importante de la historia de España.



El caballero del jabalí blanco
La novela de los pioneros de la Reconquista
Autor: José Javier Esparza.
Edita: La Esfera de los Libros.
Colección: Novela histórica.
Número de páginas: 480.
Precio de venta: 21,90 euros.
Fecha de publicación: 28 de agosto de 2012.

28 septiembre 2012

,

Aprovecho las próximas entregas para detenerme en el estudio de la población, lo que implica, lógicamente, la inclusión de ese asunto del despoblamiento que tanto preocupa a todo el mundo, y que va minando sin antídoto que lo frene el futuro de tantos pueblos castellanos.


Atiendo la llamada de un buen amigo que desde Barcelona me lanza el reto de hacer un análisis donde podamos matizar todas y cada una de las causas que lo provocan.

Pero hay expertos que se encargan de eso, dirán ustedes. Y claro que los hay, pero hemos perdido la cuenta de cuando hicieron el último estudio de situación, posiblemente, porque no había subvenciones para hacerlo y porque todo el mundo entendió que bastaba con lo que había para hacerse una idea, que otra cosa son las medidas que se pongan en marcha para paliar la situación.

Probablemente no sirva para mucho hacerlo. Uno no sabe en realidad dónde está la falla, por dónde hay que empezar, quién es la autoridad en ello.

La alusión a estos demoledores efectos ha llegado al Parlamento Europeo, cuyos miembros, han resuelto respaldar, mediante futuros proyectos, una iniciativa que busque alguna respuesta a esta amenaza que hoy se cierne sobre pueblos y ciudades de los Estados miembros.

Si es verdad, y todos somos conscientes de ello que, al perder habitantes, las comunidades pierden su identidad cultural, pierde valor el patrimonio, se abandonan las actividades económicas, se pierden tradiciones milenarias y aumenta el desequilibrio, todo ligado a la falta de cuidado por efecto de la despoblación.

Sinceramente, después de tantos años abordando este delicado asunto, y sin despreciar los análisis que vuelvan a realizarnos, soy consciente que nadie va a resolverlo. La despoblación es una enfermedad de largo tiempo, que parece que requiere un largo tiempo para detectarla y otra largo tiempo para ponerle freno.

Y todo lo que requiere de tanto tiempo, te vuelve forzosamente incrédulo. Ya dice el refrán: "No creas en el tiempo y cree en el ahora, que es lo único que sabes con certeza".

Imagen: Cielo de Mayo, de @Pumar59

21 septiembre 2012

,

Hay una pregunta que siempre nos hacemos, no sólo quienes escribimos del mundo rural en los distintos medios, es una pregunta que se hacen las gentes que viven aquí, que se hacen los Agentes que transitan el Medio, los forasteros, y que se hacen los políticos, quienes tienen el encargo de darle la vuelta a ese dintel despoblacional que está en boca de todo el mundo.


¿Por qué está tan desprotegido el mundo rural?

Dirán ustedes que es normal, que hay poca gente. Algunos, incluso, dirán que el fin de los pueblos está empezando a vislumbrarse, que no tiene sentido alargar mucho más este dolor. Que es una cosa natural e inevitable que pasa cada equis siglos. Y que puede tocarte como a otros les toca ahora el paro o a otros les tocó antes la peste...

Quienes hemos nacido en uno de estos pueblos, los que se han pasado toda su vida en ellos, lo vamos asumiendo mientras contamos los vecinos que van quedando en uno y otro sitio..

Es una recta boca abajo que no recupera ya la vertical, que se deshilacha por los bordes, que se encoge en el invierno, que asoma la cabeza por temporadas y que en el verano se deshace víctima de los halagos y los beneplácitos de todo el mundo.

Es una línea vieja, que ha soportado el paso de los años, que seguirá estando ahí sin disculparse por el terrible invierno, ni por los secos veranos.

Esa línea, real o imaginaria, también se pregunta como todos nosotros por qué le encanta a casi todo el mundo y, por qué, si tanta exclamación de admiración despierta, nadie hace nada para impedir su ocaso.

Imagen: Mirador de Cerradillo o Bocarón de Casavegas, por José Luis Estalayo. Más imágenes en facebook

14 septiembre 2012

,

Algo que te hace ver distinto es la garra de la gente, frente a todos los abismos que vaticinamos unos y otros en los Medios de Comunicación.
Ellos, los que viven aquí, no tratan de explicar su vida con las prestaciones tan escasas de que disponen. Ni siquiera se pronuncian cuando les colocan en medio algo que va a impedir que su vida transcurra en esa especie de balón de oxígeno que todos los demás aventuramos.



Cuando te propones algo, sabes a grosso modo con lo que cuentas y en la mayor parte de los casos, ellos han hecho lo que les apetecía, de ahí que no tengan que pedir cuentas de nada a nadie. Ellos viven la vida que les toca con lo que tienen a mano, rompiendo muchos miedos, sobrellevando muchas ausencias, remendando donde otros fracasaron antes…

Un buen ejemplo lo tenemos ahora en la Casona de Camasobres, con un cocinero cubano que se ha ganado ya la estima del contorno. No sólo te regala pinceladas genuínas en los condumios que elabora. Aquí no falta la tapa castellana entre trago y trago. Se nota y se agradece, sobre todo, esa preocupación constante porque todo esté en su punto y los comensales se vayan satisfechos.

El establecimiento se encuentra a la entrada del pueblo, junto a la carretera comarcal. Entre San Salvador y Piedrasluengas. Inicialmente, la posada se pensó para un turismo más selecto, pero el actual propietario ha cambiado de politica y ha abierto las puertas de par en par a todo el mundo. El pueblo tiene su taberna de lujo y la gente de la pernía sube a tomar sus vinos.

Ah, todo en su punto, pero si vienen a pasar un dia a la montaña y comen aquí, no dejen de probar la crema de orujo. !bendición de los dioses!

31 agosto 2012

,

Desde el principio, allá por el año 81, que comencé a remitir historias al diario, muchas han sido las sensaciones experimentadas. No ha faltado la desilusión, el desencanto, la impotencia, sensaciones que se han ido agrandando a medida que pasaban los días, con interrogantes nuevos a las que nadie ha contestado. Si quienes se prestan para representarnos, lo hacen convencidos de poder cambiar la situación, y no vuelven nunca para poner remedio, una de dos, o aquel sistema no funciona, o no hay remedio y nos mintieron.


Si quienes se quedan en los pueblos, se sienten a su manera satisfechos con lo que tienen y no se sienten parte de nuestro lamento, es evidente que no hemos sabido transmitirlo o hemos pretendido cambiarlo, sin adaptarnos a ese cambio paulatino que ha ido experimentando el mundo rural, en definitiva, el mundo de los que dejamos.

Nuestra voz es un pequeño surco sobre el que se va depositando una semilla en un afán sincero y nada interesado de que aquella tierra donde diste tus primeros pasos prospere; prospere más de lo que quieren sus alcaldes, aleje cuanto pueda esa sensación de vacío que parece amenazar en el ambiente. Resista a esa presión de la soledad que busca puertas, que busc a ventanas, que busca manos que se sumen para que los Gobiernos valoren ya el momento de un cambio efectivo, si es que, como digo, no nos falta la razón a nosotros y todo está donde debiera, y todo será como está escrito en algún lado y todo tiene su comienzo y su final.

Aún así, que todo esté en su lugar, a juicio general de los más críticos, y de quienes no hacen nada porque entienden que nada puede hacerse, nos lleva a quienes exponemos aquí nuestro pensamiento al pesimismo, pues nada desaparece tan rápido, y menos una forma de vida, aunque los recuerdos nos acompañen siempre, aunque quienes están ya no sonríen como antes.

Ya digo que no es cosa a estas alturas de echar la culpa a nadie, que ya dijo Confucio: "Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos".

Imagen: Molino de Lores, por Pumar59

24 agosto 2012

,

Decía el político y estadista español Francisco Cambó: "Hay dos maneras de llegar al desastre: una, pedir lo imposible; otra, retrasar lo inevitable".
Pedir un hospital para Guardo, un hospital para Cervera, unos ambulatorios abiertos de lunes a viernes en los pueblos más importantes, no es pedir algo imposible, pero estamos condenados al desastre igualmente porque, todo lo que se ignora, se aborrece. Y se ignora la realidad por la que pasan nuestros pequeños pueblos, que luchan cada día con las armas que tienen contra lo inevitable.



Ahora el Gobierno regional estudia reducir o eliminar también el servicio sanitario básico en las zonas rurales, de manera que, como ya han apuntado los responsables de otros partidos políticos, los más desfavorecidos se exponen a otra estocada más, que no será la última; como una invitación a abandonar sus casas, una especie de vacío invernal o emigración temporal, como las especies animales, sin el amparo ni los derechos que dice la Constitución que "a todo el mundo le asisten".

Miguel Angel Cardo, procurador leonés por el partido socialista declaraba recientemente que con esta decisión de retirar médicos y enfermeros del mundo rural para trasladarlos al área urbana se condena al abandono de los pueblos de aquella provincia. Se tarda muchos años en arreglar la única carretera que los comunica con Potes y Cervera, que en ello están y parece que la obra, que no complace a casi nadie, tardará años en culminarse. Se habla de retirar o encarecer las rutas de transporte público, se suprimen escuelas y, así, volvemos a las andadas y de ahí que muchos de los vecinos de estos pueblos, ante este panorama cada día más sombrío, hayan optado por la compra de una vivienda en Cervera o en Aguilar a la que se irán trasladando en busca de todos esos servicios que ahora se les retira, terminando por asentarse allí definitivamente.

Leo hoy mismo en un diario regional que representantes de la Junta, de la Diputación y de las Cámaras Agrarias han hecho acto de presencia en la Feria de San Bernardo, para apoyar emocionalmente a estas zonas ta alejadas. ¿Eso es todo lo que pueden hacer nuestros representantes en las Instituciones? ¿Quien nos salvará de este desmantelamiento que se avecina, cuando tan escasa es nuestra fuerza?


Imagen: Buitres en Peñasendino, por @Pumar59

17 agosto 2012

,

En un artículo anterior reflejaba aquí la importancia de no perder las Juntas Vecinales. En Palencia, según informa Oscar Herrero para este diario, hay 226 núcleos de población con posibilidad de elegir al alcalde pedaneo. El equipo que ahora gobierna la nación, y que lo está racionalizando todo a la medida de su bolso roto, haciendo al pueblo responsable de la herencia que tanto ambicionó, ha decidido que todas esas pedanías sean absorbidas política, administrativa y económicamente por los municipios de los que ya dependen.



Se ha demostrado la buena administración que hacían de sus recursos muchos de estos pueblos, (que también hay que citar el abandono y la desidia en otros que llevan décadas sin presentar cuentas) es decir, el arrendamiento de sus puertos para pastos, el arrendamiento de sus cotos, las subastas de madera.... Y recurre el redactor para ambientarlo al ejemplo de la Junta Vecinal de Tarilonte de la Peña que en 2010 decidió conceder 12000 euros en ayudas económicas a sus vecinos para hacer frente a los gastos corrientes, dinero obtenido de los intereses recibidos por la expropiación de las presas del Valdavia. La ley le permitía hacer ésto sin necesidad de consultarle al municipio del que dependía.

Resulta que con esta premisa, el Gobierno de la Nación, ese que jamás se ocupó de vosotros, ni ahora ni con todas las mareas de mandatarios que pasaron antes, habla de racionalizar, suprimiendo 312 concejales que no cobran ni un duro por hacer su trabajo y que mantienen y organizan en muchos casos las fiestas de los pueblos, o dejan la casa Concejo para que los pocos jóvenes que quedan se reúnan y ensayen sus obras de teatro.

Esa es la solución que aporta un gobierno que viene para solucionar las cosas y que nos va llevando a una depresión y sometimiento propio de otros tiempos.

Una revolución es lo que se necesita para que esta casta politica deje de dictar normas para su beneplácito hundiendo siempre a la parte más débil del pueblo. Y eso es lo que llegará si siguen tirando de la cuerda.

En la imagen de Estalayo, una panorámica de Celada de Roblecedo

10 agosto 2012

,

Son más de cuatrocientas imágenes las que ha recuperado Victor Manuel Fernández en un libro terminado en 2011 que presentaba este año como plato fuerte en la feria de Cervera la editorial Aruz.




Parpadeo rápido, al que alude su autor en la presentación, que nos lleva a otros momentos de la historia en los doce lugares de Fuentes Carrionas, de los que voy a recoger aquí una breve pincelada.

Curiosa la imagen y la semblanza de Hermenegildo Lobato, el rabadán de la cabaña de "Perales", que aparece cuidando un rebaño de ovejas en el valle de Valcabe, en Cardaño de Arriba. Singular el chozo de pastores de Cabriles, en Vidrieros; cómo los vecinos de Valcobero sembraban una finca de centeno que, una vez recogido y majado servía para la conservación del tejado de la "Benina", ejemplo de cubierta tradicional hasta que fue sustituída por la teja en el siglo XVII y que ha sido restaurada recientemente con la ayuda de La Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León y la Obra Social de Caja Burgos; estampas típicas de cazadores y pescadores luciendo sus presas a las puertas de Velilla; las vacas que arrastraban los vagones en las minas de Besande...

Aunque el tiempo sea inmisericorde, nos queda la memoria gráfica a la que el autor ha querido dar vida citando con precisión hechos y rostros dentro y fuera del trabajo: las siete ferias ganaderas de Guardo, colocación de la primera piedra del pantano de Camporredondo, la Central Térmica de Velilla... así, hasta llegar a la segunda parte del libro donde se describe la situación y la historia de cada pueblo.

Me complace que todas aquellas imágenes que se daban por perdidas se hayan recuperado con la participación de todos los protagonistas, pues como bien expresó el cantautor Facundo Cabral: "Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son y cuando las canta el pueblo, ya nadie sabe el autor. Procura tú que tus coplas vayan al pueblo a parar, que al volcar el corazón en el alma popular, lo que se pierde de gloria se gana de eternidad."

27 julio 2012

,

A todo se le suele dar la vuelta cuando no encaja en nuestro pensamiento. Buscamos culpables al precio que sea, considerando que con un voto que metimos en la urna ya hemos participado y que todo lo demás es responsabilidad de quien se puso al frente. En la ciudad por lo que cobran. En el pueblo por lo que representan. En todos los casos, porque para eso les votamos...



A la par, quienes ostentan el poder, lo llevan todo escrito e ignoran muchas veces el alcance de sus decisiones: hasta dónde les obliga un determinado asunto, por qué se posicionaron en contra de algo, cuando habían prometido lo contrario...

Poco o nada que ver los fangos de los municipios grandes como Madrid con cualquiera de los pequeños municipios de nuestra provincia, que cuando se enfangaban en una obra millonaria, era por necesidad, por buscarle una salida turística y alargar como fuera la vida del municipio en las mejores condiciones.

Si hay un ejemplo que poner, ahí está bien claro el de Jesús González, alcalde de San Cebrián de Mudá, que apostó desde el principio por una serie de inversiones que encajaban en aquel lugar, como el observatorio astronómico "Mirador de las Estrellas", la senda ecológica del Acebal de las Comuñas y, desde junio de 2010, la Reserva y Centro de Interpretación del Bisonte Europeo, lo que genera de algún modo aliento y expectativas para un futuro próximo.

Nadie se va a librar de la crítica, haga lo que haga, viva donde viva; nadie va a entender que todo eso ha supuesto muchas horas de inquietud y desvelos.

Quienes han llegado tan lejos en su planteamiento, también pueden verse ahora en el punto de mira de aquellos otros que les apoyaron, pero creo que la iniciativa merece la pena y que no deben detenerse los proyectos por mucho que amenace la recesión.

Personalmente, aunque entienda la delicada situación por la que atravesamos, creo que el Gobierno en pleno nos están metiendo en una depresión, dando a entender que la única salida que queda es la de cerrarse en casa y esperar unos años hasta que pase el temporal. De las grandes recesiones del pasado se ha salido sin meter la tijera por todos los sitios, animando a la gente a que salga a la calle y, de una forma más racional y moderada siga consumiendo.

Imagen: Pumar59

20 julio 2012

,

Un empeño que parece tranquilizar un poco a la comarca de Omaña, por ejemplo, es el de Israel Martínez, que con sus iniciativas ha logrado atraer a cuatro parejas jóvenes al municipio de Urz, perteneciente al ayuntamiento de Riello.



Sólo que, en éste caso, se entiende el ánimo de los nuevos pobladores por su cercanía a León.

Hace unos días, nuestro diario nos hacía un guiño con el anuncio de que 170 familias estaban interesadas en instalarse en la Montaña Palentina, movimiento vinculado al proyecto "Abraza la Tierra" al que se sumaba un grupo de acción local de nuestra montaña.

No quiero poner en entredicho nada, ni valorarlo hasta que no se conozca el verdadero alcance de la misma, porque todos sabemos las dificultades por las que ahora pasan las personas que viven en tantos pequeños pueblos de nuestra provincia.

Y todas las carestías que no se solventaron en tiempos de bonanza, tampoco ahora se repararán, dado el tiempo de recortes que nos está tocando. La apisonadora del Gobierno no hace distingos entre quienes tienen mayores medios para la subsistencia y entre los que tienen el cinturón apretado desde que nacieron, donde se engloban estos pequeños ayuntamientos, al no disponer de recursos para obras y servicios.

Entre los puntos favorables con los que cuentan quienes han puesto su vista en estos pueblos para vivirlos, está el alquiler adsequible de la vivienda y, principalmente, la tranquilidad que aporta el medio. Esto ya es obvio y está claro. No se necesita la publicidad para ésto, porque al pueblo se le quiere o no se le quiere. Venir para experimentar en ese aspecto, cuando hay gente que le del pueblo no le va ni en pintura, y es respetable, pues son ganas de perder el tiempo, por más programas educativos que se hagan al efecto.

Y abro este comentario con el ejemplo de La Omaña, porque es conveniente saber que estamos a muchos kilómetros de la capital, a unos cuantos de una asistencia sanitaria que nos de confianza, a otros tantos de un centro educativo... Y así el resto.

Que nadie nos mienta sobre esa realidad, porque nos ahogaremos a la primera de cambio, por más tranquilidad y ensueño que nos ofrezca el pueblo al que lleguemos.

Imagen: Estación de Vado, por José Luis Estalayo

13 julio 2012

,

Uno quisiera detener el tiempo. Detener, por un momento, esta estación del año que nos devuelve, si acaso, una imagen más humana del pueblo que dejamos; quiero decir, una imagen más serena, cuando pasada ya la barrera de los cincuenta años, volvemos por una "demanda del cerebro" muy usual y generalizada, a nuestros orígenes .



Es una mirada diferente, exenta por lo común de grandes intereses, donde prima el encuentro con los caminos que tantas veces recorrimos, buscando los frutos, sobre el pescante de aquellos carros que, llegado este tiempo, se engalanaban de armaduras nuevas.

De este modo lo resumía yo hace pocos años para el libro "Cervera, Polentinos, Pernía y Castillería":

"Se procuraba terminar la faena para el día de Santiago, aprovechando todas las manos que estuvieran disponibles en casa. Para echar la hierba al carro se utilizaba el horcón. Para echar la paja, el gario. Para transportar grandes cantidades de hierba del prado a los pajares, al carro tradicional se le colocaba una armadura. Los primeros carros estaban construidos totalmente de madera. De los carros tiraban primeramente bueyes y andando el tiempo se utilizaron vacas, por lo general de raza tudanca, las cuales se uncían a un yugo..."

No cabe duda de que este ejercicio es un paso importante para que no se pierdan algunas de aquellas costumbres, aunque ya no se practiquen.

Hace unos días rememoraba en mi rincón de facebook las tardes de bolos en Ventanilla y en Lebanza. Recuerdo la bolera de San Salvador, junto al bar Pisuerga, donde se concentraba gente de toda la Pernia. En Polentinos también gustaba y, en Herreruela, el juego era como una norma, a cuya cita acudían hasta los mozos de Cervera.

Uno quisiera congelar ese instante donde se encontraban los pueblos al caer de la tarde, con la disculpa de jugarse los cafes a una partida de bolos.

Esta mirada retrospectiva, después de tanto tiempo, hace que entendamos mucho mejor los hábitos de quienes juegan y sonríen en las viejas fotografías, porque sin tener nada de lo que ahora nos facilita y mejora la vida, sabían disfrutar como nadie de lo poco que tenían a su alcance.

Imagen: Pumar59

Follow Us @soratemplates