Entradas

Mostrando entradas de 1991

Nieve en la prehistoria

Imagen
"¿Las regiones atacadas por las nevadas no están en lugares que conocen temperaturas baje cero y heladas durante tres o cuatro meses al año, desde que los osos campaban por sus respetos en la península? ¿Cuándo vamos a dotar de una suficiente estructura de limpiezas de carreteras y mantenimiento de los servicios a estas poblaciones?".




Estos son algunos de los interrogantes que Lidia Falcón se hacía unos meses atrás en un diario nacional. Los mismos o parecidos interrogantes que se hacen las gentes que viven al norte de Palencia. Son situaciones que se repiten cada año y que vienen a recordamos nuestra insignificante fuerza para hacer la llamada de rigor a quienes rigen los destinos de esta provincia.

Ahora que ya ha pasado todo ese remolino de promesas, conviene recordar a quien proceda, ahí está la mandanga, la situación, el trato tan desigual que se dispensa al que está arriba, que está lejos, que está como siempre solo ante el lobo del invierno, tiritando, encerrado -como…

El eclipse

Imagen
Ha pasado el tiempo veloz y llega otro verano al norte, a los pueblos. No hace mucho; en una conferencia, en Bilbao, se dijo que, lo del verano y lo del pueblo era una mentira. Que la gente que tenía pueblo, venía a él porque no tenía dinero para irse más lejos, en avión y de hotel, a ver cosas extraordinarias, a probar comidas exóticas y no a comerle el jamón y el chorizo al pobre padre, y a tirar de su dinero y de su paciencia cargándole con los nietos. No es bueno presumir de lo que no se tiene, le podríamos haber rebatido al indigno conferenciante. A propósito, uno de tantos, metido en esa cadena misteriosa que tanto prolifera y que en fechas recientes ha sido denunciada por la Asociación de Consumidores de España. Podíamos situarle en el ejemplo de quienes no pudiendo se cargan de préstamos para ir de vacaciones por el mundo. Ese no es un modo grato, porque le vamos a recordar buena parte del año por lo que nos cuesta y no por lo que nos dio.

Uno siempre viene a parar a los comie…

Historias de aquí

Imagen
El periodista Santiago Córdoba, que escribía en el diario madrileño "Pueblo", veraneaba en Palencia. De aquí sacaba las notas de sociedad para sus crónicas. Materia, desde luego, no le faltaba. Cuentan que había un hombre en estos páramos, amigo de Manolo Nestar, una historia sin desperdicio, que, dándole un poco de tiempo, comía treinta y cinco kilos de filetes. Y tal fue el interés que el insólito caso despertó, que le llevaron a varios especialistas a fin de determinar aquel extraño comportamiento.




La verdad, al parecer, es que el individuo en cuestión evacuaba los alimentos sin hacer la digestión.

Mas, "dime con quién andas y te diré quién eres", un paradigma que a todos se nos viene a la cabeza con frecuencia. Porque Manolo Nestar es más que una leyenda, suena a mito, a fantasía, a aventura medieval. Entré pillaje y cortesía desmesurada, quien anduviera de zagal a sus órdenes podía hacerse famoso contando una por una las hazañas de su señor.

Dicen que alquiló …

Carta para Félix

Imagen
Me entero por el periódico, en mi visita a San Salvador el pasado fin de semana, de la muerte de Félix, y al instante, me viene a la memoria el breve contacto mantenido con él, unos años atrás, en Cervera de Pisuerga.



Fue con motivo del Festival de la Canción que anualmente organiza el Ayuntamiento de esta villa norteña, promovido por Luis Guzmán Rubio y al que asistieron también Claudio Prieto y Felipe Calvo. Casualmente, me pregunta por Félix un joven de Camasobres, Gonzalo, que fuera alumno suyo en la capital unos años atrás. ¿Qué le puedo decir?

"El que lee, sabe. El que sabe, puede". Escribiría Félix en su ensayo "Nacimiento del Periodismo Palentino". Félix Buisán consiguió a su modo y manera esos tres objetivos o principios, sembrando la palabra, dejando la esencia, permaneciendo hoy en la memoria de cuantos le conocimos y admiramos. Aunque no quiero y no debo recurrir a los tópicos aquellos de bueno, serio, responsable, calificativos que sin duda merece, pue…

El Aguilar de Blanco

Imagen
El recuerdo, en el que a menudo recaemos, nos devuelve la imagen de un Aguilar de lujo: Antonio, cronista que se nos fuera hace unos años.

"De los que Aguilar dejaron,
oliendo a galleta y brezo,
a tahona y a panera,
y de los que nunca han vuelto,
la Virgen del Llano lleva,
sus nombres en un cuaderno.






Aguilar ha cambiado mucho desde entonces, indudablemente. No es tiempo de labranza y "capacheras", aunque el Pisuerga siga con su misma canción por el mismo cauce.

Blanco era un buen cronista de costumbres, y un poeta, y un hombre sin curriculum. "Amigo Froilán -me dice en su última carta, respecto a mi curriculum, perdona, pero no sé sí tengo alguno. Esto sí lo sé: que quiero mucho, mucho, a Aguilar y toda esa comarca, y que, además, soy correspondido".


Suerte la suya, porque muy pocos son tenidos en cuenta, como se merecen, en honor a su esfuerzo, su dedicación, a su canto sincero a lo que aman.

"Con tus aguas, Pisuerga, fui cristiano,
contigo fui feliz…

Cancionero de Palencia

Imagen
José María Femández Nieto, que cuida bien de los autores, está al cuidado de este libro que Mario Angel Marrodán me remite desde Portugalete: "Cancionero de Palencia". He tenido la suerte de editar numerosos trabajos de este prolífico autor, que veranea en Barruelo de Santullán y que huye de profundas dedicaciones. De ahí este pequeño recuerdo, si así se quiere ver, al autor vasco.


Palencia es inolvidable por muchos conceptos: detalles familiares, cuadros bucólicos, paseos naturales, reliquias, regazos de la piedra, púlpitos y campanarios, y un sin fin más de adjetivos que el poeta, con sencillez, va desgranando a lo largo de 168 páginas.

Esto me recuerda a un cancionero que yo inicié en 1981, de viaje por tierras extremeñas: la impresión era nueva, y así brotaba el canto, diferente.
El poeta no miente; observa y graba; almacena detalles y así brotan, por ejemplo, los arcos querubines de Frómista, la soledad de soledades de Olleros de Pisuerga, el paraje sugestivo de Paredes…

La ouija

Imagen
La tierra es como una tabla. Le inducimos para que se nos muestre poco a poco, y sale a nuestro encuentro, y nos revela caminos , y nos devuelve historias. En esta búsqueda no hay nada peligroso, no hay nada oscuro, no hay nada que pueda, posteriormente, herirnos. Se nos muestra tal cual, sin ataduras, y el mensaje que emana garantiza un final asombroso.



Lo curioso y lo cierto es que unos más, otros menos, todos estamos descontentos por algo, con alguien, y esto se nota demasiado en la dinámica de estos núcleos. Esa es la crónica diaria.

A esa noticia se añaden otras, como la que, desde California, nos recuerda José, y que habla del descontento de los jóvenes por tanto olvido, por tantas y tantas ausencias de los poderes públicos. Uno vota a una determinada persona y espera una respuesta que le alcance, una ayuda que, no sé por qué historias, nunca llega cuando se necesita. Será por eso que, como dijo Celaya: "Somos el golpe terrible de un corazón no resuelto". Vivimos con l…

Hemeroteca, 1990

Imagen
Hemeroteca: 1990 Cartas a los diarios
Información de periódicos y revistas nacionales y extranjeros
Seguimiento semanal de la noticia
Impresiones



Dorar la píldora
"Hay una lucidez deslumbrante, siniestra, sórdida en el dolor", -explica el filósofo Rafael Argullol en su lucha contra un dolor físico irresistible. Nosotros no luchamos ahora contra ese tipo de dolor, un dolor de tantos como se nos descubren a lo largo y ancho de la vida. No se da a ver nuestro padecimiento. Es posible que nos neguemos a ver la realidad, esa realidad que habla de la inexorable agonía de nuestros pueblos. Esa fórmula de los políticos que consiste en dorarnos la píldora, ocultar datos para rebajar la inflación, quitarle importancia a las declaraciones vergonzosas de un individuo en torno a la pensión de las mujeres...., ha sido la misma fórmula que han utilizado los grupos que se disputan la montaña: sublimar hasta el último de los límites, proyectos y obras que no impiden el flujo doloroso de la emigrac…

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más