31 diciembre 1989

,
Hemeroteca: 1987-1989 


**Caso del Oso
**Pantano de Vidrieros
**Cartas a los diarios
**Información de periódicos y revistas nacionales y extranjeros
**Seguimiento semanal de la noticia
**Impresiones


Caso del Oso
Especialistas de Anatomía y de Zoología de la Universidad de León, parecen confirmar a un grupo ecologista palentino, que la versión del cazador de Brañosera no se ajusta a la realidad, según demuestra la trayectoria de las balas.

José Manuel Marraco Espinosa, Abogado [ALERTA, 17/12/1988]
Lo que se pretende con la eliminación de plantigrados es que desaparezca un supuesto riesgo en las montañas para fomentar la visita de turistas...

Caso del Oso: Brañosera con Lorenzo
El veterano cazador, minero jubilado, vuelve a ratificarse en sus declaraciones. Los vecinos apoyan la versión de Lorenzo. "Sentí que mi vida peligraba. "Me encuentro apenado por lo sucedido, pero a la vez alegre, por haber salvado mi vida..."

Caso del Oso: Denuncia de los Eciologistas
Al conocerse los resultados de la autopsia, el colectivo ecologista palentino presenta una denuncia contra Lorenzo Fernández, cazador de Castrejón de la Peña, que abatió al oso "Rubio" en Brañosera.

Gonzalo Alcalde Crespo geógrafo palentino [ALERTA, 5/11/88]
Yo soy una de las muchas personas que ha tenido encuentros con los plantígrados, y ni yo ni muchos de los que hemos vivido esa experiencia nos hemos sentido amenazados por el peludo animal, todo lo contrario...

Caso del Oso: La Asociación con Lorenzo
"Fermín Sardina", secretario de la Asociacion de Cazadores, manifiesta su apoyo al cazador que el día 30 de Octubre abatió a tiros a un ejemplar de Oso pardo en la sierra de Brañosera.

César Blanco muere al despeñarse en Piedrasluengas
El Secretario para la defensa de los Recursos Naturales de Cantabria, murió a causa de las heridas que se produjo el 18 de octubre de 1988, al caer por un terraplén en las proximidades de Piedrasluengas. César estaba estudiando la invernada de los osos.

Evitar la despoblación en el norte de Palencia
El Comité de Coordinación de Desarrollo de la Agricultura de Montaña, ha anunciado que la inversión que se realizará en este sector durante el año 1989, será de 16.500 millones de pesetas, de los cuales, 5700 corresponden a iniciativas desplegadas por la Aministración central.

Ambrosio Calzada, escritor [ALERTA, 3 de Diciembre de 1988]
Claro que, de goce de paisaje no se puede solamente subsistir, y es por esto, en beneficio de los que allí están, y de los que allí se trasladan en un afán de liberar a sus retinas de imágenes de hormigón y a sus pulmones de aire viciado,que deben mantenerse y revitalizarse los pueblos, lugares y aldeas.

Caso Pantano de Vidrieros
Mariano San Martín, concejal del ayuntamiento palentinoy coordinador de Izquierda Unida, declara que " La Coordinadora para la Defensa del Río Carrión", está en contra del embalse, ya que de llevarse a efecto, no servirá para mejorar la calidad de las aguas del Río Carrión.

Jesús Mañueco Alonso, Pte. Diputación de Palencia [D PALENTINO]
Alguien tiene la misión de defender únicamente sus intereses, y es legítimo; otros tenemos la responsabilidad de velar por los intereses en conjunto de toda una provincia. . No vamos a consentir que se atropellen los intereses reducidos de la economía del sector ganadero y agrícola en una zona de la provincia de Palencia, tan importante y necesitada de la colaboración y respeto como las demás.

José Pérez Llorente, periodista [ALERTA, 18 de Agosto de 1990]
En el año 1910 se construyeron en Barruelo dos grupos de casas para obreros, en cada uno de las cuales podian albergarse cuatro familias, además de la construcción de tres casillas para alojamiento de Ingenieros de las minas y jefes de interior y exterior. La compañía ferroviaria subvencionaba las escuelas que previamente habían solicitado los empleados, con el fin de dar educación a sus hijos. Maestros que además pertenecían a la plantilla de empleados y como tal gozaban de todos los adelantos.

Visita del Dtor. general de Turismo de la Junta
Santos Sánchez, director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, visitó a mediados de octubre de 1990 el norte de la provincia y "quedó impresionado por su enorme potencial de recursos turísticos".El director general subrayó que era un ferviente convencido del espléndido futuro que espera al turismo rural, un turismo en el que se pueden ofrecer recursos tan atractivos y caa día más buscados como la naturaleza, la ecología, la gastronomía, los paseos a caballo por la montaña, la pesca...etc.

Cantabria suspende la carretera que atravesaba el norte
El proyecto fue aprovado por el Gobierno de Hormaechea en agosto de 1989, con un presupuesto de 2500 millones de pesetas. El trazado de la carretera trascurría en su mayor parte por el norte de Palencia, en una zona considerada de alto interés ecológico, por lo que había provocado numerosas protestas de colectivos naturalistas y ecologistas.

Ricardo Calvo Olea [DIARIO PALENTINO, 5 de Julio de 1990]
En Guardo humea la térmica. No parece importar poque prevalece la pureza del ambiente. El Coro tarraconense de Castilla y León, ofrece a los mayores sus mejores canciones de la tierra. La señora Laura Regueiro da las gracias y la bienvenida a los catalanes: "Sois como un aliento nuevo que llega de lejos a romper la monotoníade cada día de la manera más hermosa: cantando".

Edesio Gómez [DIARIO ALERTA]
Tierras de Aguilar de Campoo, la villa bucólica palentina, donde vivir es patriarcal, señorial y laboral, henchido de recursos históricos, de una inquietud inmensa de progreso, preñada de esperanza de futuro. Aguilar de Campoo, entre la mirada de Cantabria y de Castilla.

Gonzalo Ortega Aragón [DIARIO PALENTINO]
Las posturas radicales pueden llevar a errores históricos y a ocasiones perdidas. Y lo malo es que, si se producen esos errores, los vociferantes de aquí y de all´esconderán la cabeza y no querrán saber nada, porque nada perdieron ni ganaron en el embite, que lo suyo era otra canción. Otra canción no se sabe si desesperada, oportunista o despistada.

Isabel Calle [NORTE DE CASTILLA]
Han sido ya 5 años en los que el "Día de la Provincia" con más o menos aciertos ha tratado de recordar y hacer un recuento de la identidad palentina y ha rememorado en pregones oficiales la emigración indeseada a que se han visto sometidos muchos convecinos por falta de trabajo. Deliberadamente se ha convertido en una fecha clave de encuentro con los palentinos que viven aquí y los que residen fuera de las fronteras provinciales y Mañueco ha sabido explotarlo programando la fiesta en agosto.

Froilán de Lózar [DIARIO PALENTINO]
Cervera de Pisuerga, del Río que brota en las entrañas de nuestros Redondos, a la sombra del Pico Almonga, vive estos días de agosto llena de gente. Gente de todos los puntos, de todas las condiciones; gentes que vinieron para catar las mieles y, han regresado hoy llenos sus coches de más gente. El Pantano de Ruesga, abajo del Parador "Fuentes Carrionas, el propio Ruesga y Ventanilla hacen el resto. Poderoso imán, para el ansiado encuentro que nos devuelve con más fuerza que nunca a esta tierra que amamos...

© Copyrighn: Orígenes

13 julio 1989

,
A propósito de la última muerte de un minero.
Escribió Ortega y Gasset: "La civilización del siglo XIX es de índole tal que permite al hombre medio instalarse en un mundo sobrado, del cual percibe solo la superabundancia de medios, pero no las angustias".


 
Sabemos que existen dificultades a nuestro alrededor, nosotros mismos las tenemos, y no han de ser necesariamente materiales: las hay culturales, de adaptación, sanitarias... Creíamos que disponer de medios era la razón fundamental para perder el miedo a todo lo demás, y nos hemos equiparado en base a las mejores tierras, a los mejores inversores, sin importar esos anuncios que tanto hablan de crisis. Y bien, hemos conseguido anular en buena medida las angustias. Cada uno que tire de las suyas. Esa es la mayor barrera, que no tiemble ante las angustias de los demás.

La vida está llena de duelos, a cada cual mayores, pero cada persona rumia el suyo y, si acaso, una vez encumbrado, bien surtido de todo, entre tanto movimiento, justifica el paulatino deterioro de su entorno.

Aquí los duelos, ¿sabéis?, continúan. En esta tierra a los muertos se les arregla bien, más que a los vivos, más que a los viejos, más que a los niños. Aunque dice una de las rimas de Gustavo Adolfo Becquer, amigo de nuestro gran pintor Casado del Alisal:

¡Díos mío, qué solos
se quedan los muertos!

Y es verdad. Pero la soledad qué mala es para los que permanecen, para quienes viven sometidos a un duelo permanente.

Nadie se va para siempre. Pasamos, hacemos caminos, dejamos rescoldos, y antes o después seguiremos doliendo a quienes se nos van, en apariencia, sin motivo, y seguiremos esperando que se vayan los que a nuestro juicio ya han cumplido, ya están listos, son muertos/vivos ambulantes por una ley natural que nos hemos creado.

Al muerto se le viste por última vez; amortajadores de paso, amigos del café, en presencia de la esposa que ya no tiene lágrimas. Le colocan uno de aquellos trajes arinconados en el armario, sin usar desde la última ceremonia: el bautizo del hijo de una sobrina, la boda de un hermano, el funeral de una cuñada que murió de infarto... No le preguntan nada, ¿para qué? El cadáver va de unos brazos a otros sin nudos que desatar en la garganta; de vez en cuando, se percibe algún leve vahído en personas que se han visto envueltas en el acto tan desagradable de imponerle a aquel hermano ausente un traje de rayas que siempre rechazó.

La cocina se va llenando de gente.

Rostros silenciosos que tratan de buscar un momento de concentración para musitar un padrenuestro. Todo en vano. Una mujer entra gritando, clama justicia al cielo. "¿Por qué él"?

Esta es la tía de Barcelona -dice alguien en voz alta, cuando la dolorosa dama sube las escaleras buscando el cuerpo inerte, para ver si es verdad.

Ya sabe ella que es verdad, pero los humanos tardamos mucho en aceptar las verdades que hablan del dolor, parece un sueño amargo, no alcanza fundamento la noticia. ¿Antonio muerto? No puede ser verdad. ¡Pero si estaba en la flor de la vida! ¡Pero si estuve hablando hace unos días con él!

Una vecina llega con un manojo de troncos. Pone los ramos más delgados debajo, mete un papel y prende fuego. ¡Aquello es otra cosa! Aquí las noches de duelo son muy largas y los vivos, aunque incrédulos, tienen los pies helados.

Ha entrado un hijo del finado, el que estudiaba en Valladolid. ¡Y que deben juntarse para esto las familias! La madre estalla en sollozos: ¡Hijo mío, qué gorda ha sido! ¡Ya nos quedamos solos!

El hijo no dice nada. Viene cansado de tanto tren. Se humedecen sus ojos, trata de esbozar una palabra de ánimo y carraspea al sentirse observado por aquellos rostros familiares. Si vivieran en la ciudad estarían solos y podría llorar sin que nadie le compadeciera. ¡Qué angustioso era todo!

Allí no respiraba nadie. Había cuarenta ojos pendientes de ellos. Ya han bajado a su padre, le han metido en una pequeña sala que hacía de comedor en el verano. Varios vecinos han pedido permiso para verle. Quieren que se abra la tapa. Ya está abierta. Este muerto no es igual que los otros. Los otros tienen blanca la cara. Este la tiene amoratada y la lengua le sale muy afuera. Le han cubierto la cabeza con un trapo para que no se vea la herida. Las manos una en otra, sobre el vientre. A dos o tres personas aquella imagen comienza a darles náuseas. Ayer estuve con él -comenta el Rubio, su compañero de partida. Acacio, su compañero de tajo, allá en el pozo cuarto de una mina perdida en la montaña, intenta explicarlo. "Yo estuve a su lado hoy mismo, a las doce de la mañana. Oí un ruído, voví la cabeza y vi como la tierra se nos echaba encima, Me tiré de cabeza por un pequeño hueco que daba a la galería..."

Los presentes asisten pasmados al relato. Aquí, en estas tierras, yas les han contado muchas veces sucesos parecidos, pero la vida sigue y las minas también, y los relatos no se acaban. En la sala, con el corazón apagado del difunto, brotan los primeros misterios del rosario. Otra vecina ofrece un poco de café. La cocina se ha llenado de humo, alguien ha metido un travesero encima de las brasas. Algunas risas se suceden. Hay comentarios jocosos que intenta apagar ese dolor reciente. Alguien recuerda el motivo por el que están allí reunidos y pide un poco de respeto.

Ha llegado Isabel, la hija más pequeña. A esta la engañaron las monjas de Palencia. Le dijeron que su padre estaba enfermo. Cuando llegó al pueblo era de noche, pero no se le escapó aquel ambiente tenso que reinaba. Había más luces que de costumbre, y la gente, mucha gente iba camino de su casa, hacia el monte, hacia la soledad, camino del duelo, y ella tan joven, con una mentira piadosa entre los dientes, sintiéndose presa fácil de tantos ojos, compadecida por otros que lo sufrieron antes, con su paso macilento, anunciando presagios a todos aquellos rostros que mañana volverían a su función , olvidando el vacío tan inmenso de aquel hogar, a las afueras de un pueblo montañés, que lo mismo te coloca en la gloria, que te anega de luto, que igual te eleva que te hunde... Un pueblo que para tí, niña temprana en el dolor que eres, habrá perdido buena parte de aquel encanto que tenía, cuando llegabas con tus risas y tu padre, el elegido esta noche para el cielo, salía a la puerta a recibirte con los brazos abiertos.

Para tí y para muchos otros, la montaña está de luto permanente.


@Del libro "Viaje a través de la montaña", Froilán de Lózar, Julio de 1989


Follow Us @soratemplates