Pasión por el Románico


Hace unos días he aprovechado mi semana libre para repostar en aquellos lugares que tanta nostalgia me provocan. Para degustar un cocido lebaniego en Potes, una lubina en la Posada de Camasobres, el menú degustación en "La Taba" de San Salvador y alubias con conejo en el restaurante "Pacho" de Cervera, amigos que me siguen por las redes sociales.

En San Salvador me impresionaban gratamente las láminas que adornaban el pasillo del establecimiento, donde se muestra a plumilla una veintena de iglesias románicas del norte de la provincia. Un acierto que se suma a la mano exquisita en la cocina y que se traducirá próximamente en las jornadas gastronómicas que alcanza ya la dieciseisava edición.

Al placer que se mete por el gusto en tantos rincones de nuestra montaña, hay que sumarle el que entra por los ojos al llegar a los sitios, esas ermitas en mitad de la nada, que estimulan los sentidos, alabando el quehacer anónimo de tantos artesanos como las dieron vida.

Siento que a lo largo de los años, tal vez motivado por la maravillosa colegiata de mi pequeño pueblo, el románico ha hecho llaga en mi vida; llaga o nido, de manera que, siempre que surge la ocasión, vuelvo a mis orígenes; cuando alguien trabaja sobre una nueva Enciclopedia, cuando alguien lo menciona en un blog personal, en un artículo para la prensa, me invita a reflexionar sobre el particular, colocándome en la piel de esos viajeros que esperan encontrar por estos lugares algo de las maravillas que otros cuentan que vieron.

En esta ocasión, el comentario obedece a la nueva incursión en el románico de la Fundación Santa María la Real dedicando tres tomos de su Enciclopedia al Románico en el País Vasco, uno de los más desconocidos hasta la fecha y que hace un recorrido exhaustivo por 255 localidades vascas.

Mi amigo Luis Guzmán Rubio es de nuevo protagonista en un Cancionero que hace un exhaustivo recorrido por nuestro folklore. 

Pero es otro cantar que les cuento otro día. 

Feliz Año

Otras entradas del autor sobre el Románico Norte
Reflexiones Románicas
El hogar del Románico

Entradas populares de este blog

Piedrasluengas

Farmacias de Guardia

Polentinos

Pino de Viduerna

Pisón de Castrejón