El País de Otegi


John Carlin, periodista británico conocido por "El factor humano", un ensayo sobre el apartheid que llevó a Nelson Mandela a la presidencia del país, entrevistaba recientemente al miembro de la dirección de la izquiera abertzale, Arnaldo Otegi, que acaba de cumplir un año en prisión, a la que asegura le han llevado "no un decisión judicial sino una persecución política de los partidos mayoritarios, contrarios a la participación de la izquierda abertzale en las próximas elecciones."


Coincide esta entrevista con un cambio de gobierno que para algunos analistas encierra una estrategia clara del presidente Zapatero: terminar con ETA, una de las premisas para devolver la confianza a buena parte del electorado. Parece una entrevista condicionada, donde Otegi se niega a responder a seis preguntas, entre otras, la de "por qué no ha condenado la violencia ya ni sobre por qué no lo hace antes de que muera alguien", pero si las respuestas no encierran otra estrategia, que a saber si lo que se dice en la cárcel no se dice para salir antes, o para quedar bien, o para ganar también voces que se unan para pedir la indenpendencia del País Vasco, que fin de cuentas es lo que siempre quisieron, serían suficientes las respuestas que ha dado a las preguntas que contesta: 

"La estrategia independentista es incompatible con la violencia armada". 
"Si ETA matase mañana, la izquierda abertzale se opondría". 
"El impuesto revolucionario y la kale borroka deben desaparecer y merecen el rechazo en términos políticos"... 

Lo que sorprende a algunos analistas vascos es el medio donde se hace público, "El País", tan crítico con la izquierda abertzale y que sean (o parezcan) tan contundentes y tan claras cuando, a lo sumo, sólo alguna vez se pronunciaron en privado. Todos hemos vivido entretenidos en este juego de perversión, muchos han muerto, muchos han sufrido en su carne las heridas que ya no cerrará nadie y llámese proceso de maduración, llámese conversión, llámese como se llame, tarde se ha dado cuenta de que todo vale, menos la muerte. Que no se le olvide si un día se sienta en la bancada del Parlamento Vasco


@Diario Palentino, Nueva Época, 2010

Entradas populares de este blog

Piedrasluengas

Farmacias de Guardia

Polentinos

Pino de Viduerna

Pisón de Castrejón